España se prepara a contrarreloj para lidiar con el virus sin estado de alarma

El estado de alarma decretado para luchar contra el coronavirus en España expira el próximo 9 de mayo. El andamiaje legal en el que se sustentaban las medidas sanitarias desaparece, pero el virus sigue circulando, lo que obliga a buscar alternativas.

La caída del estado de alarma no supone la caída de todas las restricciones. Normas como la obligatoriedad de las mascarillas o el cierre del ocio nocturno fueron acordadas al margen del estado de excepcionalidad, por lo que no sufrirán variaciones a partir del domingo.

Sin embargo, el estado de alarma sustentaba otras restricciones como los toques de queda, los cierres perimetrales de regiones y municipios con una alta incidencia de contagios, la limitación de horarios comerciales o el control al aforo en reuniones con no convivientes.

La respuesta se dará a nivel regional a partir de ahora. Serán las comunidades autónomas quienes decidan hasta qué punto restringen la libertad de sus ciudadanos. Por el momento, el proceso para elaborar las nuevas normas avanza marcado por la improvisación y la disparidad de criterios entre territorios e incluso entre los jueces encargados de arbitrar las restricciones.

SIN UNANIMIDAD

Los planes anunciados por las administraciones regionales abogan de forma generalizada por poner fin al toque de queda, quizás la restricción más dura de todas las que imponía el estado de alarma. Sin embargo, no todas las comunidades autónomas renuncian a ella.

Canarias, Navarra, País Vasco, Comunidad Valenciana y Baleares pretenden seguir limitando la movilidad nocturna. Para ello necesitan el aval de los tribunales superiores de cada región, pero la respuesta de los jueces, en algunos casos aún por llegar, está siendo desigual.

Baleares y Comunidad Valenciana mantendrán el toque de queda tras recibir el aval judicial. En cambio, en el País Vasco los jueces tumbaron el plan del Gobierno autonómico para mantener el toque de queda, el cierre perimetral de la región y limitar el aforo de las reuniones públicas.

«Nuestro actual ordenamiento jurídico no permite que las comunidades autónomas puedan acordar, fuera del estado de alarma, medidas restrictivas de derechos fundamentales con carácter general no individualizado», argumenta el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Los magistrados reconocen que estamos «ante una grave crisis sanitaria que pudiera justificar la adopción de medidas restrictivas de derechos fundamentales en abstracto», pero puntualizan que esas decisiones deben ser «conforme a derecho».

Por su parte, los jueces que sí avalaron el toque de queda en otros territorios afirman que las leyes de 1986 para escenarios especiales en materia de salud pública sí permiten la restricción de derechos fundamentales en el actual contexto de pandemia.

Según un Real Decreto aprobado este martes por el Gobierno de España, el Tribunal Supremo tiene la última palabra para decidir en este tipo de disputas sobre las medidas anticovid. No obstante, el presidente vasco, Íñigo Urkullu, optó por no tensar la cuerda y obedecer a los jueces regionales.

«No nos podemos arriesgar a que haya periodos de indecisión e incertidumbre ante recursos», declaró Urkullu, que este viernes presentará un nuevo plan adaptado al mandato judicial.

En cualquier caso, el episodio revela la falta de criterios comunes para afrontar esta nueva fase.

OTRAS RESTRICCIONES

En cuanto al resto de restricciones, los cierres perimetrales se levantarán en todas las comunidades autónomas del país a excepción de Baleares, aunque otros territorios, como Canarias, seguirán pidiendo prueba negativa de coronavirus para entrar a las islas.

Asimismo, algunos territorios se reservan el derecho de cerrar las zonas con más contagios. Por ejemplo, Andalucía cerrará los municipios con tasas de incidencia por encima de 1.000 casos de covid-19 cada 100.000 habitantes, algo que Murcia hará a partir de los 250 casos.

En cuanto a las reuniones sociales, la situación varía en función del territorio. Madrid, Extremadura o Castilla y León no limitarán el número de personas que se pueden reunir en la calle, mientras que la Comunidad Valenciana lo limita a diez y Baleares o Cataluña a seis.

Uno de los puntos polémicos está en el ocio nocturno. Son varias las comunidades que permitirán a bares y restaurantes abrir hasta la medianoche (o incluso una hora después, como en Galicia), pero Andalucía dobló la apuesta, permitiendo también abrir las discotecas.

«Los bares con música y discoteca, que llevan un año cerrados, podrán abrir hasta las 02.00 con las mismas condiciones de aforo que los restaurantes», anunció este jueves el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, como parte del plan de desescalada en la región.

Sin embargo, el plan aún está pendiente de aprobación por los tribunales regionales y la ministra de Sanidad, Carolina Darias, recordó que el cierre de discotecas fue acordado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud al margen del estado de alarma.

En ese sentido, Darias señaló –aunque sin citar a Andalucía– que los acuerdos del consejo siguen siendo «de obligado cumplimiento». Además, recordó que el consejo aprobó un ‘semáforo covid’ con una serie de recomendaciones para la desescalada que, entre otras cosas, desaconsejan abrir el ocio nocturno hasta que la pandemia remita en mayor medida.

Al margen de esta disputa, la ministra de Sanidad hizo un llamamiento en las últimas horas a que prevalezca la «cultura del cuidado» para que el fin del estado de alarma no degenere en imprudencias que amenacen el «descenso lento pero continuado» de los contagios en fechas recientes.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (76248 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: