Así se celebró en la URSS en 1945 la victoria en la Segunda Guerra Mundial

Para la mayoría de los ciudadanos soviéticos estaba claro que la derrota en la guerra significaba la muerte. De modo que la tan esperada victoria fue percibida como una salvación y una nueva vida.

El 9 de mayo de 1945, a las 2:10 de la madrugada, la radio soviética informó a los ciudadanos del país de la noticia más esperada: en Berlín se firmó el Acta de rendición incondicional de Alemania.

Mark Redkin/МАММ/МDF/russiainphoto.ru

El locutor de la radio, Yuri Levitán, leyó el famoso mensaje: «Por la noche hemos anunciado varias veces que hoy la radio funcionará excepcionalmente hasta las cuatro de la mañana. Esta información, aparentemente sencilla, intentamos leerla para que la gente la entienda: no se duerma. ¡Espera! E inmediatamente llegó un nuevo flujo de llamadas telefónicas. Voces familiares y desconocidas, ya felices, gritaron en el receptor: «¡Gracias! Se ha oído la pista. ¡Preparemos las mesas! Bien hecho». 

Casily Fedossev/TASS

Esa noche, el vasto país no durmió. La gente abría las ventanas, despertaba a sus vecinos, la música se oía por todas partes y los gritos de alegría de “¡Victoria! ¡Victoria!”. “Todo el mundo salió a la calle, abrazándose, llorando, riendo. Había una especie de euforia por todas partes”, recuerda Yasen Zasurski. 

A.Ustinov/Administración del Archivo Principal de la Ciudad de Moscú/Mos.ru

Si la gente veía a un soldado y a un oficial, inmediatamente lo cogían en brazos y empezaban a felicitarlo. “Los desconocidos se besaban. Ya no recuerdo una unidad de la gente como la que hubo el 9 de mayo de 1945, todos éramos uno: rusos, tártaros, uzbekos, georgianos… estábamos todos unidos como nunca antes”, dice el moscovita Guennadi Tsypin.

Evgueni Umnov/TASS

Liudmila Surkova, que vivía entonces en la capital, recordaba: “La multitud fluye por la calle como un río. Los arroyos de los callejones desembocan en él. Todo el mundo está tratando de entrar en el centro. Por ahí también intentan pasar los camiones con soldados. Los soldados se agachan y besan a los que pueden. Tiran paquetes de Belomor en el camión, extienden botellas… Todo lo que se ha acumulado durante cuatro años -angustias, esperanzas, decepciones, pérdidas- ha volado en un suspiro y se ha abrazado a todos, intensificado muchas veces. Parecía imposible, pero todos se entendieron, se relacionaron estrechamente”.

Grigory Chertov/Sputnik

“Las ventanas estaban abiertas de par en par, de ellas salían canciones y luz. La calle Lenin estaba iluminada; baterías antiaéreas en cada colina. Parecía que disparaban desde todas partes”, describió Viacheslav Ignatenko aquel memorable día en el lejano Vladivostok. El colofón de la celebración fue el ondeo de la Bandera de la Victoria sobre la bahía del Cuerno de Oro. “Desde las colinas más cercanas, en el punto de mira de un punto sobre el Cuerno de Oro, deslumbrantes rayos de focos golpearon el cielo. En un punto volaba la Bandera de la Victoria. Era algo increíble: un mensaje del cielo. Hubo un viento en lo alto y el estandarte desplegó toda la anchura de su deslumbrante tela roja hacia la ciudad”. 

Nikolái Sitnikov/TASS

Muchos soldados del Ejército Rojo se vieron atrapados por las noticias de la rendición de Alemania justo durante los combates. El marino de la Flota del Báltico Pável Klimov en mayo de 1945 se encontraba en el oeste de Letonia, donde todavía había una gran agrupación del enemigo. “Los alemanes fueron los primeros en hacernos saber que la guerra había terminado. Estábamos caminando por la costa. No entendíamos por qué había tanto alboroto y vítores a lo largo de las trincheras alemanas. Resulta que se enteraron de que la guerra había terminado. Por los fuegos artificiales y los disparos al aire supimos que era el final. Entonces recibimos la orden de cancelar la operación por radio. Hubo una gran alegría”, recuerda Pável. 

Elizaveta Ignatovich/МАММ/MDF/russiainphoto.ru

Por la noche, en la Plaza Roja de Moscú, se produjo una gran salva: 30 salvas de artillería de un millar de cañones, acompañadas por los rayos cruzados de 160 reflectores y el disparo de cohetes de colores. Yasen Zasurski recuerda: “Por alguna razón, recuerdo cómo las salvas asustaban a las bandadas de cuervos: cuando empezaba el saludo, las aves salían gritando detrás de los muros del Kremlin y daban vueltas en el aire, como si se alegraran junto a nosotros. Fue todo muy bonito”. 

Nikolay Sitnikov/МАММ/MDF/russiainphoto.ru

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (79079 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: