EDITORIAL.- Tabula rasa

La crisis actual y sus excesos, agravada por una pandemia que ha sacado a la luz la incapacidad del sistema para garantizar el bienestar los ciudadanos, no constituye una más de las acaecidas a lo largo de la historia del capitalismo. Estamos asistiendo a las últimas convulsiones de un sistema económico que se pretende perpetuar bajo fórmulas de sometimiento a países soberanos por parte de una poderosa minoría global, con imposición de políticas financieras que comprometen su prosperidad económica y subsistencia futura.

Los Estados están más endeudados que nunca. Y sobre esa loza pesa una gigantesca especulación de los grandes y desalmados capiatalistas, escondidos tras el FMI o cualquier otra estructura de intervención financiera y cuyas consecuencias las padecen en mayor medida las clases populares.

Para Michael Hudson, ex economista de Wall Street, profesor e investigador de la Universidad de Missouri, las finanzas se han convertido en el modo de guerra preferido del siglo XXI por las propias élites de poder económico mundial cuyo objetivo es apropiarse de la tierra y la infraestructura pública.

Ante la agresión financiera extranjera, conviene a los pueblos exigir un referéndum para rechazar políticas neoliberales de austeridad, aumentos de impuestos a las clases más desfavorecidas, recortes de los gastos públicos esenciales y privatizaciones dictadas por lo que se ha dado en llamar “los mercados”, blindando en las respectivas constituciones los derechos humanos esenciales de los ciudadanos como la vivienda, la salud, la educación y el trabajo o, en ausencia de éste, una renta mínima vital.

Hay que impedir así el saqueo público de los carroñeros financieros. Una consulta para enfocar una fiscalidad justa  y progresiva, que elimine las enormes desigualdades existentes. Soluciones  acordes a los tiempos de crisis económica y sanitaria que vivimos, para promover una reforma económica creando una Tabula Rasa de todas las deudas con el fin de liberar a la economía de un lastre que empobrece a los pueblos, algo similar al Acuerdo sobre la deuda externa alemana de 1953 o Acuerdo de Londres de 1953, que consistió en la anulación de parte de la deuda externa alemana en un 62,6%;  -la  más amplia  quita de los tiempos modernos- y que se convirtió en la base del llamado milagro económico alemán.

Pero para evitar defectos del pasado, como es que propietarios absentistas con mínimas inversiones obtengan inmensos beneficios, una cancelación de la deuda tendría que combinarse con un impuesto retroactivo a la renta económica patrimonial, teniendo en cuenta que en la actualidad, a diferencia de otros tiempos, la gran masa de la deuda, y la cancelación de la misma sin otras garantías beneficiaría a las grandes fortunas sospechosamente amasadas con la especulación de la misma. Algo que se puedellevar a cabo tras una completa auditoría.

Desambiguar para construir un modelo económico radicalmente distinto al actual, que ha llevado al mundo a un desastre económico, social y medioambiental.

About ELCOMUNISTA.NET (76405 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: