Gobierno uruguayo está obligado a buscar a desaparecidos de la dictadura, dicen familiares

El Gobierno uruguayo no puede esperar a que la información sobre los desaparecidos de la última dictadura (1973-1985) «aparezca» o «le llegue», sino que tiene la obligación de buscar, dijo a Sputnik el integrante de la organización Madres y Familiares de Detenidos Desparecidos, Nilo Patiño.

«La respuesta del ministro de Defensa (Javier García) cuando tuvimos la entrevista con él la semana pasada y le preguntamos sobre la información (de un archivo militar) que habíamos aportado al presidente (Luis Lacalle Pou,) fue: «toda la información que a nosotros nos llega, toda la documentación, la vamos a entregar», lo cual nos produce insatisfacción, porque el Gobierno tiene la obligación de buscar», expresó.

Este jueves se celebra una nueva edición de la «Marcha del silencio», movilización que se realiza todos los 20 de mayo desde 1996, en reclamo de verdad y justicia para las víctimas de la dictadura, tanto las que fueron asesinadas, como las que permanecen desaparecidas.

La fecha recuerda el asesinato, en 1976 en Buenos Aires, de los entonces legisladores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, y los militantes Rosario Barredo y William Whitelaw; los cuatro habían desaparecido dos días antes.

Por este hecho fueron condenados como autores intelectuales el exdictador Juan María Bordaberry (1971-1973, como presidente constitucional; 1973-1976, como presidente de facto) y quien fuera canciller entre 1972 y 1976, Juan Carlos Blanco.

Sin embargo, todavía se desconoce quiénes fueron los autores materiales.

Patiño, sobrino de Luisa Cuesta, referente de la búsqueda de los desaparecidos en Uruguay, fallecida en noviembre de 2018, dijo que el reclamo de una actitud activa es algo que han hecho con todos los gobiernos desde el año 2000, e insistió en que «no se puede encontrar si no se busca».

«La información está», agregó.

NUEVO HALLAZGO

La semana pasada, a días de una nueva marcha, el Ministerio de Defensa anunció el hallazgo de documentación militar en el Grupo de Artillería 5 de Montevideo, lugar que funcionó como centro de detención y tortura de presos políticos entre 1972 y 1974.

El material fue entregado rápidamente a la Fiscalía, el Instituto Nacional de Derechos Humanos, y la organización Madres y Familiares.

Además, fue publicado en la página web de la cartera.

Al anunciar el hallazgo del material, el ministro García aseguro que «la voluntad política e institucional es que esta información sea pública» y «actuar con transparencia (…) sobre un período tan trágico de la vida del país».

Respecto a eso, Patiño dijo que si bien aún no han revisado todos los documentos, pueden concluir que «hay un porcentaje grandísimo que no aporta en nada», ni siquiera al contexto histórico, porque son cosas que ya se sabían.

Incluso, añadió, hay información repetida de otros archivos que aparecieron antes.

INTELIGENCIA MILITAR

Para Madres y Familiares se trata de una información implantada, una tarea de inteligencia militar.

«Creo que eso sin lugar a duda lo plantaron, es una tarea de inteligencia militar, no estoy involucrando acá al ministerio, no tengo elementos para decir si está implicado o no, por lo que dijo el ministro, (a él) le llegan los materiales», dijo Patiño.

Asimismo, explicó que la información fue implantada porque es «impensable que en una unidad militar pasen 40 años y haya una caja que no se tocó, que nadie sabe que estaba ahí», y precisó que se trata de documentación encuadernada, y que está en muy buenas condiciones.

«Fueron conservados correctamente, después de 40 años no tienen humedad», añadió, antes de señalar que «los militares siempre hacen el juego de la mosqueta, ponen una cosa en un lado y cuando la vas a agarrar está en otro lado».

El integrante de Madres y Familiares afirma que la organización no tiene información para conocer los motivos exactos de la jugada militar, pero insiste en que no es casualidad en que aparezcan a días del 20 de mayo y cuando hay un reclamo hecho al presidente sobre otro archivo más importante para encontrar a los desaparecidos.

Hace casi un año la organización entregó a Lacalle Pou el lugar exacto donde podría estar el archivo central de uno de los organismos más importante en cuanto a represión en Uruguay, el Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA), pero hasta ahora la única respuesta ha sido que «cuando llegue» esa información, se entregará.

La ubicación de esa documentación se pudo establecer gracias al estudio de los investigadores de Cruzar, un proyecto universitario de sistematización de archivos militares.

Patiño insistió en que se debe salir a buscar información «porque siempre se encuentra algo» y porque cuando la entregan, por lo general está «envenenada»

Agregó que los militares dan información a cuentagotas y estratégica, y que la actitud del Ejército cada vez que hay ruido sobre alguna cosa, en particular sobre los desaparecidos, es desviar la atención para otro lado y dar cosas que en definitiva desvirtúan la búsqueda.

«De alguna manera tratan de enturbiar las aguas para que no se vea el pescado», lamentó.

LA BANDERA DE LAS MARGARITAS

Desde 1996, todos los 20 de mayo cientos de miles de personas recorren la principal avenida de Montevideo para exigir verdad y justicia por las personas desaparecidas en la dictadura.

Cuando finaliza la movilización se nombra a las 192 personas desaparecidas, y las decenas de miles de asistentes responden con un «presente» tras cada uno de los nombres.

En 2021, por segundo año consecutivo, la marcha no podrá ser presencial debido a la emergencia sanitaria por el covid-19.

Sin embargo, a pesar de no poder movilizarse, la Marcha del Silencio sobrevive, e incluso crece, desde los barrios, desde las redes, desde cada uno de los hogares.

«Para nosotros fue una cosa importantísima, con la marcha del año pasado se dio una especie de salto en la participación de la gente, impresionante», dijo Patiño.

El símbolo de margarita a la que le falta un pétalo, que representa a las personas desaparecidas de la dictadura, se volvió protagonista y se multiplicó para decir «presente» en tapabocas, remeras, balcones, banderas de autos y muros en todos los rincones del país.

«(Eso) es muy importante porque esto es una causa que está por encima de los partidos políticos y la única forma de que perdure es que la causa esté en la gente», añadió Patiño, al tiempo que celebró la participación de los jóvenes en esta lucha.

El lema de la marcha de este año es: ¿Dónde están? No al silencio ni a la impunidad. Memoria, Verdad y Justicia.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (79231 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: