España traza las líneas de sus próximas tres décadas

Bajar el balón al piso y pensar la jugada para los próximos 30 años. Este símil futbolístico podría servir para explicar lo que pretende el Gobierno español con la primera Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia, creada a finales de enero de 2020, en las primeras semanas de andadura del Gabinete Sánchez.

Por Jon Cordero*

«Necesitamos una nueva visión de España, la España que queremos para las próximas décadas, más allá de las urgencias y de las necesidades inmediatas (…) necesitamos una visión ambiciosa y realista, que nos inspire y cohesione», resumía el líder del Ejecutivo español este jueves en la presentación del proyecto ‘España 2050’, en el auditorio del Museo Reina Sofía, en Madrid.

Este análisis es el fruto del trabajo que durante un año han realizado un centenar de investigadores y profesores universitarios con la colaboración de varias instituciones. «En España 2050 no tratamos de adivinar el futuro -puntualizó el director de la oficina, Diego Rubio-, lo que hacemos es anticipar los principales desafíos a los que se enfrentará nuestro país en las próximas décadas y sugerimos formas para superarlos».

Lo cierto es que estos expertos fueron divididos en grupos con títulos como «ser más productivos para crecer mejor», «conquistar la vanguardia educativa» o «convertirnos en una sociedad neutra en carbono, sostenible y resiliente al cambio climático», que dan una idea de las áreas sobre las que se ha reflexionado a las que se suman otras como la cohesión territorial, el mantenimiento del estado del bienestar en un sociedad más envejecida o la reforma del mercado de trabajo.

Son algunos de los asuntos sobre los que ponen el acento las políticas del Ejecutivo de Pedro Sánchez y la prueba es que sus cuatro vicepresidentas acudieron a la puesta de largo del plan, además de los responsables de más de 100 empresas públicas y privadas.

MENOS HORAS, MENOS PARO

Pero yendo a las propuestas que han emanado de esos grupos de expertos, una de las más importantes ataca de lleno a uno de los principales problemas estructurales de la economía española y lacra social por excelencia en el país: el desempleo.

Se pretende reducir la semana laboral progresivamente hasta el año 2050, desde las 37 horas semanales actuales de media hasta las 35. La propuesta va en la línea de la tendencia mantenida en España en las últimas décadas, ya que en 1980 este indicador medio estaba en 42 horas y media.

Con esta reducción, y según los grupos de expertos consultados por Moncloa, la tasa de paro pasaría del 18 por ciento de media del periodo 2015-2019, al 12 por ciento en 2030; 10 por ciento en 2040 y 7 por ciento en el ‘deadline’ de 2050. Un 7,93 por ciento es la tasa de paro que llegó a tener el país en el segundo trimestre de 2007, meses antes del estallido de la crisis financiera mundial. Esta cifra, el 7, no se volvió a ver en toda la serie histórica de este siglo en España, que hasta el momento tiene más trimestres con tasas de paro de dos dígitos que con uno.

La economía sumergida, otro de los males endémicos de la economía española, se pretende reducir a la mitad en 30 años: del 20 al 10 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Para ello, se prevé dotar de más recursos a la administración tributaria y mejorar la coordinación de la hacienda estatal con las forales.

LÍMITES AL AVIÓN

Pero en este futuro dibujado por los analistas recabados por Moncloa también hay espacio para otro tipo de medidas que, futuristas o no, no dejan de parecer sorprendentes hoy en día.

Así, se recomienda la prohibición de los viajes aéreos que se puedan hacer por tren en dos horas y media, o menos. El objetivo: reducir las emisiones que produce el transporte aéreo.

También se pretende cambiar por completo la fiscalidad que grava la posesión de vehículos en la actualidad y trasladarla más hacia el uso real que se les da, para evitar la tendencia a no comprar un coche por los costes que supone mantenerlo en materia de impuestos.

El Gobierno español está haciendo una fuerte apuesta por el vehículo eléctrico. Los primeros planes aprobados con los 140.000 millones de euros que mandará en los próximos años Bruselas para la recuperación apuntan a incentivar la fabricación de tanto de automóviles como de componentes en territorio español, conscientes como son en Moncloa de que el sector de la automoción es un gran generador de empleo y de la importante presencia de factorías de fabricantes mundiales en el país.

Por otra parte, también son numerosos los cálculos demográficos que se utilizan para varias estimaciones, como la del gasto educativo. Para 2050, se prevé que haya 800.000 estudiantes menos de entre 3 y 15 años, dado que se trabaja con un estancamiento de la natalidad. Con estos números, se podría estar hablando en esa fecha, según recoge el plan, de «duplicar el presupuesto por alumno hasta equipararlo con el que ya tiene Dinamarca sin incurrir en un incremento significativo del gasto público».

Como recuerdan los impulsores del plan, en los últimos 30 años, España ha pasado de estar en el grupo de rendimiento bajo de los países de la Unión Europea (UE) a estar en el grupo de rendimiento medio. Lo que se pretende es una reflexión para pasar al grupo de rendimiento alto, en el que se encuentran los países económica, social y medioambientalmente más avanzados de la UE.

Este jueves en el auditorio del Reina Sofía, Pedro Sánchez rememoraba cómo las generaciones anteriores cambiaron la dictadura por la libertad, el aislamiento por el pasaporte europeo o la beneficencia por el estado del bienestar. Ahora y según sus palabras «toca trazar una nueva meta» y este jueves esa meta se puso negro sobre blanco.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (79225 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: