Una salvadoreña rumbo al techo del mundo

Poco a poco, golpeada pero decidida, la montañista salvadoreña Alfa Arrué se acerca a su meta de convertirse en la primera persona de su país que alcanza la cima del monte Everest.

Por Tomás Lobo*

«Si las condiciones climáticas lo permiten, Alfa Karina estaría haciendo cumbre entre viernes y sábado», tuiteó esta semana Yamil Bukele, presidente del Instituto Nacional de Deportes de El Salvador (Indes), aunque esto bien podría cambiar.

Si algo tienen seguro los alpinistas, es la incertidumbre, y más cuando lo que se intenta coronar no es una montaña cualquiera sino el temible Everest, también conocido como Chomolungma y Sagarmatha, con sus 8.848 metros sobre el nivel del mar.

De hecho, la cumbre recientemente se cobró su tercera vida de la actual temporada, un sherpa nepalés que cayó por una grieta cuando descendía del monte, a una semana de que murieran el suizo Abdul Waraich (40 años) y el estadounidense Puwei Liu (55 años).

Tales noticias duelen, pero sobre todo ponen a prueba el ánimo de quienes necesitan algo más que equipamiento y condiciones físicas para encaramarse en el techo del mundo. Sin determinación, voluntad y mente fría, esta aventura sería un suicidio.

DURAS CONDICIONES

Arrué lo está experimentado en carne propia. Las rotaciones para aclimatarse a la exorbitante altura y al frío punzante la dejan con el cuerpo dolorido y exhausto, por la trepada y por la carga que debe llevar para sobrevivir en los campamentos.

«En el campo 2, en la madrugada, estuvimos a una temperatura de -30 grados centígrados. Cuando desperté, parte de mi cabello estaba congelado y quebrado porque quedó fuera de la bolsa de dormir», compartió la salvadoreña en Facebook.

En esa suerte de bitácora, Arrué reveló que subió a los campos 2 y 3 bajo una nevada, y sus dedos se pusieron azules, pese a cubrirlos con los guantes adecuados. En ocasiones, le sangró la nariz y le ronda el miedo, como un necesario llamado a la alerta.

«Ya en campo base. Nuevamente me tocó cruzar Khumbu. Mucha exigencia y miedo, pero me llené de coraje y lo hice de nuevo», relató la centroamericana, a propósito del paso por el glaciar más alto del mundo, y uno de los grandes escollos de la ruta.

«Fue duro. Bajé desde el campo 3 hasta el campo base. La tormenta fue inesperada. He llorado mucho. Pensé que el viento nos levantaría la tienda y caeríamos al abismo», contó la montañista en otra publicación en redes sociales.

El deterioro climático es tal, que la expedición de la salvadoreña decidió posponer el intento por llegar a la cumbre hasta que mejore el panorama.

«Por favor oren mucho por mí, para que pueda hacer cumbre, volver con bien al campo base y poder regresar a El Salvador», pidió Arrué a través de un vocero.

EN BUSCA DE UN SUEÑO

Arrué, una abogada salvadoreña que se enamoró del alpinismo tras una crisis personal, llegó a Nepal para enfrentar el desafío luego de meses de duro entrenamiento y con el aval de coronar el imponente Aconcagua, un pico de 6.961 metros en los Andes.

Tras cumplir con los rituales de rigor, comenzó el ascenso junto al sherpa Ngima Dorjee Lama, quien ha escalado siete veces el Everest, y desde un inicio comenzó a lidiar con la falta de oxígeno, el frío y el aplastante efecto de la gravedad.

Las autoridades nepalíes entregaron esta primavera 275 permisos para subir el Everest, 55 para escalar el Lhotse (8.516 metros) y 44 para el Annapurna (8.091 metros), lo cual supone un ingreso de casi tres millones de dólares para el país, sin contar gastos en el camino.

La pandemia de covid-19 obligó a prohibir los ascensos en 2020, apenas un año después de que 885 personas llegaran al techo del mundo, al punto que tuvieron que hacer fila para pararse en la cima. Esos atascos plantean un riesgo extra.

El problema con estos atascos, a veces inevitables por el mal tiempo imperante, es que se pueden agotar las reservas de oxígeno embotellado, y quienes necesiten ese recurso corren riesgo de desvanecerse, quedar inconscientes o morir.

Sin embargo, Arrué confía en su preparación, su fuerza de voluntad y la fórmula mística salvadoreña de «primero Dios» para cumplir su sueño de asomarse al techo del mundo, regodearse en la hazaña, y volver sana y salva para contarlo.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (76405 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: