EDITORIAL.- Chile, voluntad soberana alienígena

“Vendrá el mañana libre, vendrá la democracia.

No por mandato extraño ni por divina gracia;

vendrá porque el dolor ha de unirnos a todos

para barrer miserias, opresores y lodos.»

Alfonso Gillén Zelaya

La Convención Constituyente que tendrá como misión redactar una nueva Constitución, tal como lo expresó el Plebiscito del 25 de octubre de 2020, es una expresión genuina de la Soberanía Popular, de esa mayoría de alienígenas que hartos de ser esclavos por defecto (deudas públicas, personales y familiares e innecesarios impuestos) y de trabajar para favorecer la acumulación desvergonzada de una Oligarquía parásita y represora, se levantaron en decidida protesta de calle para exigir el cambio del Contrato Social heredado de una sanguinaria dictadura militar: la de Pinochet (auspiciada por la Oligarquía de EEUU).

La mayoría, 118 Convencionales Constituyentes, representan a los alienígenas, al pueblo trabajador. Tendrán, pues, ocasión de cambiar el rumbo a lo que ha sido el primer gran experimento neoliberal (bajo el imperio de las botas militares y erigido sobre los cadáveres de los que se opusieron al sangriento golpe de estado de 1973) del mundo y del que se pavoneaba orgullosa la derecha chilena hasta el estallido popular de 2019.

Esa ventaja debe prevalecer en la NUEVA CONSTITUCIÓN de forma enfática y explícita.

Hay temas fundamentales, por ejemplo, las consultas populares para otorgar mandato a los gobernantes (normalmente traidores con el bien común) para que sean obedientes y no deliberantes con la colectividad.

El voto ha sido usado, tradicionalmente, para despojar a la mayoría de su poder de DECISIÓN; es tiempo de usarlo mayoritariamente para decidir por el bien común y el pleno empleo.

¿No convendrá, entonces, que la representación ante el Congreso Nacional se conforme en el futuro de forma proporcional a los pueblos y sectores sociales que conforman la Sociedad Chilena?

Que en el Congreso Nacional estén representados todos los sectores y no como en las tradicionales constituciones de las democracias burguesas que permiten a los grupos oligarcas acaparar todo.

La igualdad de género ha sido manipulada en muchos países; de esta forma se incrementa el número de mujeres  en cargos de elección; pero en representación de los que controlan el Dinero: los banqueros y demás familias oligarcas.

Son ellos los que en Chile tienen el control de la casi totalidad de medios productivos y de comunicación.

Sin embargo, los hermanos chilenos de los pueblos originarios y la clase trabajadora en general, deben aprovechar la oportunidad de redactar una Constitución en la que prevalezca la justicia, la igualdad de acceso a bienes y servicios, la obligatoriedad del empleo, el control de los medios productivos y de comunicación en manos de las comunidades.

Todo aquello a lo que los 37 representantes de la derecha se opongan con pasión, será el mejor indicador de lo que la Nueva Constitución debe garantizar.

Así que esa mayoría debe tener la imaginación, la capacidad de redactar un Contrato Social en el que se garantice el bien común y no del beneficio particular basado en la explotación de la mayoría y en el desigual reparto de lo producido con su esfuerzo físico e intelectual.

El dinero (medio de medios; y con cuyos artilugios se le roba o despoja a la mayoría de su trabajo físico o intelectual) debe quedar bajo control de la Sociedad y no de los banqueros privados, porque, entonces la Constitución deja de tener sentido.

Que esa nueva Constitución reivindique al heroico Camarada, Salvador Allende, para que Chile se convierta en un ejemplo más de Latinoamérica en la forja de un mundo justo y se hagan  realidad sus palabras:  “…se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.” Pero sin olvidar estas otras palabras: «El pueblo debe estar alerta y vigilante, siempre.»  Y, agregamos desde acá, no de pasivo observador, sino participando activamente, tomando decisiones, formando parte del Gobierno; y con el pleno derecho a equivocarse y volver a experimentar para lograr una vida digna en comunidad.

About ELCOMUNISTA.NET (76427 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: