EDITORIAL.- COVID-19, vacunas y la narrativa del Poder

Instalar la idea de que mientras más personas se vacunen contra el COVID-19 más pronto se habrá de salir de toda esta crisis, no es más que propaganda. Y para concretar, ya se ha inventado la «luz al final del túnel», denominado como «carnet verde», «certificado COVID» o «certificado de inmunidad», y que aún no sabemos claramente cómo se habrá de implementar ni la respuesta que habrá de tener en cada país que lo llegue a adoptar. Pero el guión de implementación pareciera ser el mismo o un tanto parecido.

No sabemos ese afán por querer vacunar a todos, inclusive a niños, cuando los que verdaderamente están en riesgo son las personas de edad avanzada y las personas con enfermedades preexistentes. Si fuéramos a los gráficos, nos podríamos encontrar que las muertes por COVID-19 mayormente se trata de personas sobre los 70 años (60% de las muertes). Por lo que no se entiende que se pretenda vacunar a todos cuando las tasas de recuperación por COVID-19, además, se han mantenido ya hace aproximadamente un año por encima del 97% y las tasas de mortalidad muy por debajo del 3% o promediando el 2%.

Preocupa que no haya mucho debate al respecto y que únicamente veamos que se imponga la «verdad oficial». ¿Cómo no podría haber miedo y confusión en las personas?

Pareciera haber cierta resignación o temor en generar debates y plantar cara a todo lo que está sucediendo a nivel global. Lo cierto es que la «verdad oficial» se impone y avanza significativamente sin tener al frente muchos obstáculos. 

Voltear la mirada e ignorar lo que pasa no es el camino, y menos cuando se está al frente de una gran maquinaria propagandista y de censura a nivel global. Nuestros Medios críticos deberían hacer un mayor esfuerzo y poner más acento.

Estamos viviendo una situación anómala y, en vez de enfrentarla, vemos que la estamos obviando y, a su vez, aceptando la narrativa del Poder. Siendo que situaciones similares, o peores («gripe española»), no han constituido una barrera a nuestras libertades y derechos.

Estamos claramente ante una dictadura global sanitaria de la mano de la OMS, los Grandes Medios de Comunicación y los nuevos gigantes tecnológicos. 

Se ha quitado o limitado el derecho que tienen las personas a poder trabajar, educarse, divertirse y desplazarse. Y ahora, después de un año de llenar la atmósfera de miedo y más miedo, nos vienen a ofrecer la «luz al final del túnel» («carnet verde») para que podamos recuperar nuestras libertades y derechos, a cambio de ser un «voluntario» servil de las vacunaciones masivas y experimentales que se están realizando.

¿Todo se ha tratado de cuidar nuestra salud o se ha tratado, más bien, de preparar el terreno para lograr obtener un control absoluto sobre la población y dar paso a los nuevos gigantes tecnológicos? ¿El nuevo enemigo del mundo de ahora en adelante serán los «virus»? 

Y si todo se tratara de nuestra salud, ¿por qué no han hecho antes, algo parecido, pero con la plaga del cáncer? 9,6 millones de personas en el mundo, en promedio, mueren cada año a causa del cáncer. ¿No lo han hecho porque chocaría con los intereses de la gran industria alimentaria, la gran industria del tabaco o la gran industria del alcohol, los mismos que han sido tratados como «esenciales» durante la actual pandemia?

About ELCOMUNISTA.NET (76405 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: