Perú se pregunta si llegó el momento de cambiar de modelo

La irrupción en el escenario electoral peruano del izquierdista Pedro Castillo, ganador de la primera vuelta el 11 de abril, desató un debate inesperado que ahora parece dividir en dos a la ciudadanía, y que marcó la cancha para el balotaje de este domingo: ¿debe seguir vigente el modelo económico que mantiene el país desde los años 90?

Por Sergio Llerena Caballero*

Castillo, de Perú Libre (izquierda), propone dejar el modelo actual neoliberal y pasar a uno de corte socialista, estatizador y que, según ha anunciado en campaña sin dar muchos detalles, podría incluir la expropiación de empresas en sectores extractivos, particularmente el minero, el energético y el de hidrocarburos.

Casi de inmediato, su rival para la segunda vuelta, Keiko Fujimori, de Fuerza Popular (derecha), hizo suyo un discurso opuesto que defiende el libre mercado, la inversión privada y rechaza el «comunismo» que encarna su adversario.

La asociación con el actual modelo económico es natural para Keiko, pues fue el Gobierno de su padre, Alberto Fujimori (1990-2000), que lo instauró y promovió, rescatando la economía luego de la anterior administración de Alan García (1985-1990), que en términos económicos fue deficiente, terminando el país con una hiperinflación de 7.000% anual.

COSTO DEL CAMBIO

Quizá el problema que enfrente actualmente Keiko Fujimori respecto a la defensa del statu quo frente a su oponente, es el costo social y político que se le atribuye a un modelo que, si bien trajo cierta prosperidad durante el Gobierno de su padre, estuvo acompañado de graves casos de corrupción que acabaron con Alberto purgando prisión hasta la actualidad.

Rodolfo Rojas es analista político financiero y consultor en la firma Sequoia Political Advisory. En conversación con Sputnik, ofrece algunos alcances sobre la relación entre el modelo económico y el fujimorismo.

«Hay muchos malos entendidos alrededor del fujimorismo, (y) uno de ellos es que la Constitución (de 1993), el golpe de Estado (cierre del Congreso de 1992) y el esquema político que ellos plantearon, generaron una prosperidad económica que en varias generaciones no habíamos visto; es falso, es sólo la mitad de la ecuación», opina el experto.

Rojas indica que «la otra parte de la ecuación» de la prosperidad de aquellos años tiene que ver con el auge minero chino, que demandó fuertes exportaciones para el país durante esos años, pero que terminó extinguiéndose alrededor de 2013 a 2014.

Luego de ese episodio, el analista considera que la derecha «inventó una narrativa en la que todo se derrumbó porque apareció un socialista como (el expresidente) Ollanta Humala (2011-2016)», politizando lo que, por deficientes y corruptas gestiones gubernamentales, ha hecho que el modelo actual «esté completamente agotado» y eso, argumenta Rojas, sucedió antes de la pandemia.

Visto así, y a pesar de que Humala realizó una gestión de centroderecha y el modelo no lo cambió, es cierto que el electorado está polarizado hoy por hoy por la apuesta a la continuidad de un modelo que, es cierto, ha generado buenas cifras a nivel macro, pero que no se reflejan en los sectores menos favorecidos, donde todo sigue siendo prácticamente igual que siempre.

REFORMAS URGENTES

Entonces el escenario electoral tiene a una parte de la población al parecer «atemorizada» por la llegada del socialismo, con el ejemplo de Venezuela presente en su día a día a través de los cientos de miles de inmigrantes de ese país, al punto de que muchos han depuesto sus consideraciones políticas, quizá morales, apoyando al fujimorismo para anteponer la estabilidad económica.

Por otro lado, quizá el apoyo del otro sector ciudadano a Castillo, quien lidera por pocos los sondeos, no sea necesariamente por un cambio hacia el socialismo sino un cambio que reclaman como impostergable y, en cierta manera, merecido contra un modelo que les ha vendido una bonanza al final del día imaginaria.

«El problema es que el fujimorismo cree que todo marcha de maravillas y nada hay que cambiar, sólo hay que destrabar e invertir más; y del otro lado está esta gente (Perú Libre) que quiere repetir historias que ya conocemos y no sirven, y creen que la manera es estatizar todo como si el dinero cayera del cielo y no fuera generado por privados», argumenta Rojas.

Con Keiko Fujimori alentando a sus electores a perdonar los males políticos de su agrupación (investigada por corrupción en el caso Lava Jato) con tal de bloquear el supuesto modelo socialista, y Castillo llamando a un cambio impostergable y con las clases bajas como su gran bolsón, ya se verá el 6 de junio, día de los comicios, qué camino toma Perú.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (79078 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: