Los veterinarios españoles reclaman la esperada rebaja del IVA al 10%: «Cuidar de tu animal no puede ser un lujo»

Advierten del riesgo a la salud pública que puede provocar el descenso en las visitas al veterinario por el alto precio.

Algunos propietarios se han visto obligados a pedir préstamos de 3.000 euros para pagar pruebas y tratamientos.

Por una consulta o una operación en el veterinario se paga el mismo IVA que «por comprar un reloj de oro», el del 21%. El sector lleva nueve años reclamando una rebaja al tipo reducido del 10%, algo que en un primer momento iba a entrar en los presupuestos de 2021, pero que por la pandemia terminó quedándose en el tintero. «No es un lujo que una persona cuide a sus animales: con los tratamientos preventivos se evita que enfermen, lo que repercute en la salud de las personas», asegura a RTVE.es Manuel Lázaro, vocal del Colegio de Veterinarios de Madrid.

Algunas cirugías y tratamientos pueden llegar a costar 3.000 euros, mientras que una vacunación completa o una revisión anual ronda los 200, dependiendo del animal o del centro veterinario. Precios que obligan a algunos dueños a pedir préstamos, a iniciar campañas de recogida de fondos en Internet o a posponer o no realizar las intervenciones. 

Noelia, de 25 años y sin trabajo en el momento, se vio obligada a pedir un crédito de 3.000 euros para pagar el tratamiento a su perra Nika. De un día para otro enfermó gravemente y solo la visita al veterinario de urgencias tenía un coste de 200 euros. A ello se sumó un ingreso de varios días y pruebas neurológicas. «Me llegué a plantear de todo, hasta pedir dinero por Internet, pero conseguimos un préstamo», cuenta. Francesca, en cambio, ha optado por retrasar la operación de rodilla que necesita su perra Edel. Niella ni su novio pueden hacer frente ahora a un gasto de varios miles de euros por su inestabilidad laboral.

«Él está de becario y a mí me pueden echar de mi trabajo en cualquier momento, así que hasta que no tengamos más clara nuestra situación no vamos a hacerlo», explica. Ante la incertidumbre ya están apretándose el cinturón y recortando sus gastos, «aunque no había mucho donde recortar», ironiza: «Compramos verduras en conserva en lugar de frescas, salimos menos y este verano como mucho iremos a mi pueblo, nada de viajes».

Por el momento, cuidan a su pequeña teckel dándole unas pastillas -que también suponen un gasto de entre 60 y 70 euros al mes- y esperan. «Si la operación fuera una cuestión de vida o muerte no me lo pensaría», dice Francesca. Aunque la perra podría vivir sin operarse, se quedaría coja de por vida.

Más riesgo de enfermedades para los humanos

Los profesionales del sector insisten en que el tipo impositivo actual, aplicado en 2012, ha supuesto que los propietarios de animales de compañía vayan menos al veterinario, lo que redunda «en menos controles sanitarios y un mayor más riesgo de zoonosis, la transmisión de enfermedades de animales a humanos», según Armando Solís, presidente del Colegio de Veterinarios de Asturias. Precisamente el coronavirus, con origen animal, ha puesto de relevancia este tipo de enfermedades y su riesgo en la salud pública.

Desde el Ejecutivo comparten el diagnóstico de los veterinarios y defienden que la salud animal no debe ser un artículo de lujo. «Es una reclamación con absoluta lógica y por eso mismo vamos a rebajar el IVA al 10%. Es un compromiso del Gobierno y se cumplirá sí o sí», afirma el director general de Derechos de los Animales, Sergio García Torres.

El responsable de esta Dirección General, de nueva creación, explica que el acuerdo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos incluye esta rebaja «a lo largo de la legislatura». «Se planteó la posibilidad de bajar el impuesto en los anteriores presupuestos, pero debido a la situación en la que no se bajó prácticamente ningún impuesto, lo que hicimos fue posponerlo a los siguientes meses», aclara.

«Son productos de primera necesidad, no un lujo»

Rocío también se tuvo que enfrentar a un calvario veterinario con sus dos gatos. Uno de ellos, ya mayor, sufrió un fallo renal y quedó en estado grave. Tomó la decisión de sacrificarlo «teniendo en cuenta que le quedaban semanas de vida y solo podía empeorar». Sabía que, de no hacerlo, podría llegar a estar un mes teniendo que ir al veterinario y gastando cada día alrededor de 300 euros.

Dos meses después su otro gato enfermó. «El gato entró con una supuesta pancreatitis y a los cinco días acabó muriendo. El gasto total que tuve en esos días entre veterinarios y urgencias fue de 1.126 euros», rememora.

Calcula que con el IVA reducido estos precios habría reducido los gastos en varios cientos de euros. «Son productos de primera necesidad, no un lujo. Tu animal es tu familia. Quico llevaba 15 años conmigo, desde que yo era adolescente». 

«Vivía con cierto pavor el horizonte de no saber cuanto tiempo iba a tener el animal así y decir en qué momento me planto», cuenta. «Hubo un momento en el que tenía que decidir que no le iba a dar la atención que necesita porque no podía gastarme más dinero y eso implica que el animal se muere, es una parte de tu familia a la que estás dejando morir».

Rocío reconoce que parte de una situación privilegiada y que «mucha gente no se lo puede permitir». Otros dueños sin recursos para afrontar situaciones imprevistas recurren a la ayuda a las protectoras en las que adoptaron la mascota o piden dinero en campañas de recaudación de fondos en Internet. En la plataforma de crowdfunding Gofundme son cientos los casos de peticiones de ayuda, la mayoría alrededor de los 2.000 euros, para cubrir operaciones veterinarias.

 Campañas de recogidas de fondos para operaciones a animales de compañía
Campañas de recogidas de fondos para operaciones a animales de compañía 

Sin fecha exacta para la rebaja

Desde el Gobierno no dan una cifra sobre cuándo se aplicará la prometida bajada del IVA. García señala que dependerá de la situación económica. «Los datos de paro y de mejora económica nos hacen ver que será en una fecha próxima», subraya. El cambio impositivo llegará probablemente de la mano de una «revisión de diferentes impuestos» en los próximos meses, aunque tampoco descarta que se pueda incluir en los siguientes presupuestos.

Lázaro se muestra «medianamente optimista» de que se apruebe durante la legislatura. Los profesionales de la salud animal llevan desde años haciendo un «trabajo lento de convencimiento», algo que finalmente «ha abierto las puertas tras tantos años cerradas».

La medida, añade, no es partidista, y de hecho formaciones de todo el arco ideológico la han apoyado. Desde Unidas Podemos, el partido de García e impulsor de la rebaja en su entrada al actual Gobierno, al PP, que presentó una pregunta parlamentaria en este sentido en febrero. «Cualquier político con el que hablas te dice que lo entiende perfectamente», apunta.

Los veterinarios reconocen que no tienen la repercusión social de otros colectivos que han salido a la calle a pedir cambios en el IVA, como la cultura o las peluquerías, pero insisten en la importancia del servicio que prestan. Según Solís, «cuando los animales tienen buena salud las personas con las que conviven tienen buena salud».

Antes de la llegada de la pandemia, García llegó a plantear una rebaja hasta el 0%, como reconocía en una entrevista a RTVE.es. Ahora, «aunque no se descarta», ve más «probable» que llegue la del 10%. Lázaro es más escéptico y lo ve «francamente difícil».

La prevención, la principal víctima del IVA al 21%

A pesar de las dificultades económicas, los dueños de animales «procuran no ahorrar en los gastos con los animales de compañía». Fue lo que ocurrió durante la crisis de 2008, aunque finalmente el golpe llegó. El aumento del impuesto, que pasó del 8% al 21%, supuso una «caída de la demanda tremenda», recuerda Lázaro, especialmente en lo referido a la atención.

«La mejor forma de hacer frente a la zoonosis es con tratamientos preventivos contra parásitos o infecciones que luego pueden contagiarnos a las personas. Los propietarios cuando ven mal al animal igual se va a retraer un poquito menos, pero quizá el consumo de servicios de prevención sea el que más se vea afectado», vaticina.

Según detalla, los centros veterinarios tienen que asumir un sobrecoste en las consultas, porque los medicamentos tienen un IVA del 8%. «Se genera un desfase luego con nuestra facturación al 21%», lamenta.

Más adopciones y más atención a la salud animal por la pandemia

Los meses de confinamiento y restricciones, afirma Solís, no ha supuesto sin embargo un gran descenso en las visitas al veterinario. Por el contrario, «con la pandemia la gente cogió más sensibilidad a los problemas sanitarios con los animales con los que convive». García admite que a los veterinarios «les ha afectado como al resto de la sociedad», pero también recuerda que han podido abrir en parte al ser considerados un «recurso esencial».

Otros sectores dedicados a la atención de los animales, como peluquerías caninas, auxiliares de veterinaria, educadores o adiestradores, en cambio, sí que han sufrido más este último año.

La atención a los animales, ya sea sanitaria o estética, ha vivido en los últimos meses un gran empujón por el aumento de las adopciones. Estas crecieron especialmente durante la primera desescalada, pero también lo hicieron los casos de abandono. «El animal es un miembro de la familia, un ser querido. La gente cada vez se da cuenta de los beneficios», explica Solís, también presidente del Registro de Animales de Compañia (RIAC).

«La gente que tenía un animal de compañía llevó mucho mejor la pandemia que quien estaba solo», señala, y cree que el aumento se mantendrá porque «la gente cada vez vive más sola». Razón de más para reclamar de nuevo una bajada del IVA, ya que, asegura, «los animales son bienes de primera necesidad».  

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (76405 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: