Radiografía de la temporalidad en España: superior en las mujeres, los jóvenes y los sectores de Sanidad y Educación

La tasa de temporalidad del mercado laboral español es 11,1 puntos superior a la media europea.

Uno de cada cuatro contratos que se firmaron en mayo tenían una duración de menos de una semana.

El Gobierno de coalición se ha propuesto acabar con la temporalidad en España, uno de los mayores lastres que azotan a nuestro mercado laboral y por ende a la economía. No solo somos el país de la Unión Europea (UE) con mayor peso del trabajo eventual, sino que la mayoría de contratos temporales que se firman son de corta duración. Si atendemos a las últimas cifras registradas, uno de cada cuatro contratos que se firmaron en mayo tenían una duración de menos de una semana.

Las cifras son aún más representativas si echamos la vista atrás en el tiempo. En 2019, cuando la pandemia aún no había irrumpido en nuestras vidas, había unos 4,4 millones de trabajadores temporales, frente a los 12,5 millones de indefinidos. Ese mismo año la Seguridad Social dio de baja un total de 27 millones de contratos con una duración máxima de un mes, un dato significativamente superior al total de afiliados en España entonces -19 millones-. De estos contratos, 5,4 millones eran de un solo día.

Desde Bruselas llevan años reclamando a España que reduzca la temporalidad en el mercado laboral, tanto en el sector público como en el privado. El Ejecutivo se ha comprometido ante la Comisión Europea, en el marco de las reformas asociadas a los fondos europeos, a acometer una transformación del Estatuto de la Función Pública antes de fin de año para reducir el número de interinos. También quiere eliminar el contrato por obra y servicio y establecer un máximo de un año de duración para los contratos de duración determinada. Pero, ¿cómo de profunda es la brecha en el mercado laboral español si hablamos de temporalidad?

España cuenta con una tasa de temporalidad 11,1 puntos superior a la media europea

España se sitúa a la cabeza de la Unión Europea en lo que a temporalidad se refiere. Solo Montenegro registra una tasa más elevada, si bien sus datos corresponden al segundo trimestre de 2020, en plena pandemia. De esta manera, según las últimas cifras registradas por la oficina estadística europea, Eurostat, el porcentaje de empleados temporales en España alcanzaba el 24,7 % a cierre de 2020, un dato 11,1 puntos superior a la media de los Veintisiete, que se situaba entonces en el 13,6 %.

A España le sigue algo más alejado Serbia, con un 20 % de empleados con contratos de duración determinada, y posteriormente Países Bajos, Polonia y Portugal, con tasas en el entorno del 17 %. En el extremo contrario se sitúan Letonia, Estonia, Lituania y Rumanía, donde la tasa de temporalidad no supera el 3%.

El número de contratos temporales no ha parado de crecer desde 2013

Pese a que la pandemia arrasó con unos seis millones de firmas -el pasado año se firmaron cerca de 14.400.000 contratos temporales, frente al alrededor de 20.350.000 que se rubricaron en 2019-, la cifra no ha dejado de aumentar desde 2013, tal como apuntan los datos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE). Entonces se ejecutaron un total de 13.600.000 contratos y la cifra continuó ascendiendo hasta 2015, cuando se superó el número de contratos previo a la llegada de la Gran Recesión: unos 17 millones. Tres años después, en 2018, se alcanzó por primera vez la cifra de 20 millones y en 2019 se marcó un nuevo récord.

Uno de los focos de temporalidad en España está en la propia Administración Pública. El peso del personal con contratos de duración determinada asciende al 30,4 %, frente al 22 % del sector privado, de acuerdo a los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) relativa al primer trimestre de 2021. Para revertir esta situación, el ministro de Función Pública, Miquel Iceta, ha planteado despedir a los nuevos trabajadores interinos que acumulen tres años de contrato, con el objetivo de incentivar a las instituciones a sacar las plazas a concurso. También negocia ya con los sindicatos las condiciones del proceso de estabilización de unas 300.000 plazas antes de que termine 2024.

No obstante, y a pesar de que la Administración cuenta con un porcentaje de temporales más elevado, el grueso de trabajadores eventuales se sitúa en el sector privado: unos tres millones de personas. En este caso es la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien se ha propuesto llevar a cabo una reforma “de calado y estructural” que tiene como objetivo reducir la duración de estos contratos a seis meses, ampliable a un año por razones productivas. A efectos prácticos, supone acabar con los contratos por obra y servicio y plantea, además, que el despido sea nulo cuando se extingan contratos sin causa justificada.

Uno de cada cuatro contratos dura menos de una semana

Aunque si por algo destacan los contratos temporales en España es por su corta duración. Según los datos del SEPE de mayo, la duración media de los 1.487.648 contratos que se firmaron en este periodo no llegó a los 53 días. Y uno de cada cuatro rúbricas fue inferior a una semana.

La duración media de los contratos era incluso más acusada antes de la llegada de la pandemia y ha ido reduciéndose desde la crisis financiera. A cierre de 2007, la duración media de un contrato era de 78,6 días. En 2013, la media cayó a 53,3 días y, en 2019, se desplomó por debajo de los 50 días por primera vez hasta los 49,1 días.

Por tipo de contrato, el SEPE revela que se han registrado notables reducciones en la duración de las firmas de los contratos por obra o servicio, que han pasado de los 91,9 días en 2007 a los 54,1 días en 2019. Los eventuales han caído de 65,5 a 43,5 días; y los de interinidad han pasado de 35,5 a 31,4 días. Mientras que por sexo, son los hombres los que firman la mayoría de contratos por un tiempo inferior a un mes, pero también los que firman la mayoría de indefinidos.

Las mujeres, las que más contratos temporales acumulan

Las estadísticas también revelan notables diferencias por sector y sexo. No obstante, a nivel global, son las mujeres las que acumularon el grueso de los contratos temporales en el primer trimestre del año, de acuerdo con los datos de la EPA. Del total de asalariados, la cifra de mujeres con contrato temporal ascendió al 25,8 %, frente al 21,9 % de los hombres. En valores absolutos, 2.007.400 y 1.824.700, respectivamente.

Las mujeres con una situación de inestabilidad laboral también son mayoría en la Administración Pública: el porcentaje alcanza el 68,1 %, frente al 31,9 % de los hombres. Por el contrario, en el sector privado la mayoría de trabajadores temporales son hombres, un 53,4 %; las mujeres copan en este caso el 46,6 % restante.

Respecto al tipo de contrato, los eventuales fueron mayoritarios en mayo con un total de 688.230 rúbricas, seguido muy de cerca por los de obra y servicio, que sumaron 576.728 firmas. Supusieron el 46 % y el 39 % del total de contratos firmados en España, frente al 7 5 de indefinidos. En el caso de los hombres, los contratos totales prácticamente se repartieron entre estas dos modalidades, mientras que entre las mujeres ganaron terreno los eventuales.

Los menores de 29 años firman uno de cada tres contratos temporales

A pesar de que la temporalidad se ceba con todos los grupos de edad, los menores de 29 años son los que más la sufren. De los casi cuatro millones de asalariados existentes en España en el primer trimestre del año, según la EPA, más de un 30 % pertenecen a este grupo de edad. Los jóvenes no solo acumulan el grueso de la temporalidad en España, sino que también ostentan las mayores cifras de paro. En el mismo periodo, los menores de 29 años representaron el 28,8 % de los 3,65 millones de parados que se contabilizaron en nuestro país. La cifra es, además, se coloca a la cabeza de la UE.

Para combatir estas cifras, el Gobierno anunció durante el pasado mes de mayo la «inminente» puesta en marcha de un plan para luchar contra el desempleo juvenil, facilitando así la formación y la contratación de más de un millón de jóvenes en los próximos tres años. Ya en junio, se aprobó el plan de empleo juvenil, con una dotación de casi 5.000 millones. Una cifra que, según la ministra de Trabajo, es «la mayor inversión que ha realizado el Gobierno de España en la historia de la democracia para abordar el problema del desempleo juvenil».

La temporalidad se ceba con la Educación y la Sanidad

Los dos grandes pilares del Estado del bienestar, la Sanidad y la Educación, son los sectores que presentan las cifras más altas de temporalidad: un 15 % y un 11 % del total, respectivamente, según los datos de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2021. Le siguen muy de cerca el Comercio y la Industria manufacturera, que acumulan el 10 % del total de trabajadores temporales en España.

Ha sido la pandemia la que ha incrementado la demanda de estos profesionales del sector público, que también muestra diferencias muy significativas en función del sexo. Mientras que el mayor número de hombres con contratos de duración determinada trabajaban a comienzo del año en el sector de la Construcción -más de 300.000-; la mayoría de mujeres lo hacían en los sectores de la Sanidad y la Educación, con cifras que superan las 472.000 y 300.000 personas, respectivamente.

A la espera de reformas de mayor calado, algunos Gobiernos autonómicos como el de la Comunidad de Madrid ya ha anunciado que renovará los contratos realizados de forma extraordinaria en la Sanidad con motivo de la pandemia el año pasado. Los sindicatos, no obstante, insisten en que no es suficiente.

Melilla, Andalucía y Extremadura, los territorios con más temporales

Y en lo que respecta a los territorios, la temporalidad es mayoritaria en el sur del país. Entre otros motivos, una parte importante de esta relación se explica por las diferencias entre sectores. La industria, que está más presente en el norte de España, recurre menos a la temporalidad; mientras que las actividades agrarias o el turismo se basan mucho más en este tipo de contratos.

La ciudad autónoma de Melilla registró la mayor tasa de temporalidad en España durante el primer trimestre del año, un 36,3 %; seguida muy de cerca por Andalucía con el 33,7 %. La cifra también fue elevada en Extremadura (30,9 %) y en la Región de Murcia (29,2 %). A la cola se situaron Ceuta (16,7 %), la Comunidad de Madrid (18,8 %) y Cataluña (19,3 %).

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (77623 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: