Cuba, el bloqueo de EEUU y el reclamo de la comunidad internacional

Por vigesimonovena vez, Cuba presentó ante la Asamblea General de la ONU un informe reclamando el fin del bloqueo económico que le impone EEUU hace seis décadas, y una vez más, la inmensa mayoría de la comunidad internacional brindó su apoyo a la isla.

Por Miguel Fernández Martínez*

Desde 1992, el Gobierno de La Habana presenta, año por año, este informe-denuncia, donde enumera los daños provocados por la política de hostilidad que le impone la Casa Blanca desde 1962, cuando se aplicaron las primeras medidas que intentaron asfixiar la economía de la isla, dirigidas a derrocarlo.

Según expertos, esta política de EEUU a Cuba quedó definida el 6 de abril de 1960, cuando el entonces subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, Lester D. Mallory (1904-1994), envió un memorándum secreto a la Casa Blanca –desclasificado en 1991- y donde proponía aplicar medidas restrictivas para impulsar la desestabilización del Gobierno cubano.

«La mayoría de los cubanos apoyan a Castro (…) No hay una oposición política efectiva (…) La única forma posible de hacer que el Gobierno pierda apoyo interno es provocando la decepción y el desánimo a través de insatisfacción y penurias económicas (…) Se deben utilizar inmediatamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica (…) negar a Cuba fondos y suministros para reducir los salarios nominales y reales con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno «, propuso Mallory en 1960.

Y esa propuesta de un funcionario gubernamental terminó convirtiéndose en política por seis décadas y durante 13 administraciones estadounidenses, que en mayor o en menor grado, han mantenido la presión sobre La Habana, en su afán de recuperar su vieja «posesión» caribeña.

POR QUÉ EL BLOQUEO

Desde el siglo XIX, EEUU puso sus ojos en la isla, y varios fueron los intentos de hacerse de la mayor de las Antillas. En 1848, el presidente estadounidense James K. Polk (1845-1849) intentó comprarle a España a las islas de Cuba y Puerto Rico por 100 millones de dólares.

En 1897, el embajador estadounidense Stewart L. Woodford, a propuesta del entonces presidente William McKinley (1897-1901) ofreció a España 300 millones de dólares a cambio de Cuba, propuesta también rechazada por la corona ibérica.

Al verse impedidos de anexar la isla, EEUU decidió intervenir en 1898 en la guerra de independencia que libraban los cubanos contra la metrópoli española, frustrando el sueño de soberanía que por 30 años se defendió en el campo de batalla y despojando a Madrid de sus últimas colonias en América.

A partir de ese momento, Washington intervino militarmente la isla, desarmó al ejército libertador, y estableció la Enmienda Platt, un baldón a la independencia cubana, declarada en 1902 con el beneplácito de los ocupantes gringos, y que daba derechos a EEUU de intervenir militarmente cada vez que lo decidieran. Esta enmienda, colocada como un apéndice de la Constitución de la República naciente, fue abolida en 1934.

En ese período de 1902 hasta 1958 en que triunfa la Revolución cubana, la isla se convirtió en un traspatio de EEUU, con bases militares en el territorio de la isla, los capitales norteamericanos controlaban el 70% de la producción azucarera además de su infraestructura y los negocios colaterales, las mejores tierras del país eran propiedad de las empresas estadounidenses United Fruit Company y la West Indies, y los embajadores norteamericanos eran procónsules que dictaban las políticas domésticas en Cuba.

En enero de 1959, al triunfo de la Revolución cubana, fueron expropiadas miles de caballerías de tierras en manos de EEUU y entregadas a los campesinos que las trabajaban, fueron nacionalizadas todas las empresas extranjeras y confiscadas las propiedades con origen dudoso.

Desde ese momento, EEUU le declaró una guerra sin cuartel al nuevo Gobierno en Cuba, y decidió derrocarlo bajo cualquier circunstancia. El bloqueo económico, comercial y financiero fue su principal arma.

POR QUÉ CUBA SIGUE RECLAMANDO

Uno de los principales propósitos del bloqueo que EEUU impone a Cuba desde 1962, ha sido aislar a la isla del concierto de naciones, y buscar generar un rechazo general que obligue a al Gobierno cubano a ponerse de rodillas, una propuesta efímera que solo lograron en los primeros años de la década de 1960, cuando La Habana fue expulsada de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de otros organismos regionales que respondían a EEUU.

Después, el escenario cambió, Cuba se abrió al mundo y hoy mantiene relaciones diplomáticas con casi todos los países del orbe, incluso con naciones de diferentes ideologías, credos religiosos y posiciones políticas.

Dese 1992, Cuba presenta anualmente ante la ONU el informe contra el bloqueo de EEUU, y cuenta con una mayoría abrumadora de países que la apoyan en su reclamo, como sucedió este año al recibir el voto favorable de 184 naciones, y solo el rechazo de EEUU e Israel, y la abstención de Brasil, Colombia y Ucrania.

Este año, representantes de Eritrea, Guinea, Azerbaiyán, Singapur, Haití, Nicaragua, Vietnam, México, Rusia, Venezuela, Argelia, San Vicente y las Granadinas, China, Sudáfrica, Antigua y Barbuda, Filipinas, Namibia, Egipto, India y Bolivia, entre otros países, alzaron sus voces en la ONU a favor de Cuba y condenaron las políticas de EUU hacia la isla.

Solo queda esperar la reacción del Gobierno de Joe Biden, en EEUU, quien prometió modificar las políticas agresivas de su antecesor Donald Trump (2017-2021), pero casi seis meses después de asumir la presidencia, olvidó sus promesas de campaña.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (77751 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: