Zhúkov, el mejor comandante militar de la Segunda Guerra Mundial

Cuatro veces Héroe de la Unión Soviética, el mariscal Gueorgui Zhúkov fue el artífice de las victorias clave del Ejército Rojo contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Siempre fue enviado a los sectores más peligrosos del frente soviético-alemán.

Fue uno de los principales autores del triunfo de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi. El mariscal Gueorgui Konstantínovich Zhúkov participó en la creación de las operaciones estratégicas más importantes del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. Los soldados solían decir de él: “Donde está Zhúkov, está la Victoria”.

Mariscal de la Unión Soviética Gueorgui Zhúkov.

Mariscal de la Unión Soviética Gueorgui Zhúkov.

Zhúkov comenzó su carrera militar en los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial, durante la cual alcanzó el rango de comandante de escuadrón y fue condecorado dos veces con la Cruz de San Jorge. Tras unirse a los bolcheviques después de la Revolución de 1917, también participó en la Guerra Civil. Su debut como comandante militar destacado se produjo mucho más tarde: en el verano de 1939, durante los combates contra el Ejército Imperial Japonés en el río Jaljin Gol.

Comandante del 39º regimiento de caballería de Buzuluk G. Zhúkov, 1923.

Comandante del 39º regimiento de caballería de Buzuluk G. Zhúkov, 1923.

Al tomar el mando del 1er Grupo de Ejércitos, que tenía dificultades para contener a los japoneses tras su incursión en el territorio de Mongolia, aliado de la URSS, Zhúkov convirtió esencialmente la derrota en victoria. No solo fue capaz de repeler el ataque enemigo planeado en la retaguardia de sus fuerzas, sino que logró rodear y destruirlo. “Para todas nuestras tropas, comandantes de formaciones, comandantes de unidades y para mí personalmente, las batallas de Jaljin Gol fueron una gran escuela para ganar experiencia de combate”, informó Zhúkov a Stalin. “Creo que también la parte japonesa sacará ahora sus propias conclusiones con mayor precisión sobre la fuerza y la capacidad del Ejército Rojo”. Se le dio la razón: después de la derrota, Japón se volvió mucho más cauto en sus planes agresivos contra la Unión Soviética.

Gueorgui Zhúkov, comandante del 1er grupo del ejército (2º a la derecha), el comandante del ejército de Mongolia, embajador soviético en Mongolia y el coronel general Grigori Shtern hablando de una próxima operación durante la batalla en Jaljin-Gol.

Gueorgui Zhúkov, comandante del 1er grupo del ejército (2º a la derecha), el comandante del ejército de Mongolia, embajador soviético en Mongolia y el coronel general Grigori Shtern hablando de una próxima operación durante la batalla en Jaljin-Gol.

“En mi opinión, Gueorgui Konstantínovich Zhúkov sigue siendo un hombre de fuerte voluntad y determinación, ricamente dotado de todas las cualidades necesarias para un líder militar”, dijo sobre el general otro distinguido comandante militar soviético, Konstantín Rokossovski. Zhúkov nunca tuvo miedo de actuar con audacia y decisión, sabía evaluar correctamente una situación estratégica complicada y tomar las decisiones correctas en circunstancias críticas y rápidamente cambiantes. Fue uno de los primeros líderes militares soviéticos en darse cuenta del importante papel que desempeñan las formaciones mecanizadas en la guerra moderna, y aprendió a utilizarlas con eficacia.

Comandante del 1er Frente de Bielorrusia mariscal de la Unión Soviética, Konstantín Rokossovski (izquierda) y mariscal de la Unión Soviética Gueorgui Zhúkov en Polonia.

Comandante del 1er Frente de Bielorrusia mariscal de la Unión Soviética, Konstantín Rokossovski (izquierda) y mariscal de la Unión Soviética Gueorgui Zhúkov en Polonia.

Tras la invasión alemana de la Unión Soviética, Zhúkov fue muy solicitado. No solo fue miembro permanente del Cuartel General del Alto Mando Supremo y adjunto del Comandante en Jefe Supremo Stalin, sino que en varias ocasiones comandó las fuerzas de cinco frentes. Fue enviado a los sectores del frente donde caían los golpes más peligrosos del enemigo.

Comandante del Distrito Militar de Kiev, el general del ejército Gueorgui Zhúkov y el comisario de división Mirónov.

Comandante del Distrito Militar de Kiev, el general del ejército Gueorgui Zhúkov y el comisario de división Mirónov.

En septiembre de 1941, Zhúkov llegó a Leningrado, que entonces estaba al borde del desastre. Según sus órdenes, por la retirada no autorizada o el abandono de la línea de defensa alrededor de la ciudad cualquier comandante o soldado debía ser fusilado inmediatamente. “Un solo creador de pánico podía ser la perdición de toda una unidad; escuadrones y pelotones podían sufrir grandes pérdidas por culpa de un solo cobarde. Todos lo experimentamos durante las batallas por Leningrado. Por eso puedo afirmar con seguridad que las órdenes de Zhúkov nos ayudaron a derrotar al enemigo”, recordaba P. Mushtakov, uno de los defensores de la ciudad.

Al final, habiendo movilizado todos los escasos recursos de la ciudad, el general estabilizó el frente e impidió que el enemigo capturara la ciudad, además de impedir que los ejércitos alemán y finlandés unieran sus fuerzas.

El general del ejército Gueorgui Zhúkov en los ejercicios de campo.

El general del ejército Gueorgui Zhúkov en los ejercicios de campo.Sputnik

En octubre, con la Operación Tifón alemana que se extendía en dirección a Moscú, Zhúkov fue trasladado a la capital. Las tropas del Frente Occidental bajo su mando resistieron los principales golpes del enemigo y desgastaron y debilitaron a los alemanes. El 5 de diciembre comenzó la contraofensiva a gran escala del Ejército Rojo, en cuya planificación había participado activamente Gueorgui Konstantínovich. Como resultado, la Wehrmacht retrocedió entre 100 y 250 km de la capital. “Durante el período de los combates especialmente encarnizados… yo personalmente no podía dormir más de dos horas al día, e incluso entonces era en momentos extraños…”, recordó Zhúkov. “Cuando pasó la crisis de la batalla de Moscú, me quedé tan dormido que no pude despertarme durante mucho tiempo. Stalin me llamó dos veces durante este tiempo. Le dijeron: ‘Zhúkov está dormido y no podemos conseguir que se despierte”. El mandatario dijo: “No lo despierten, esperen a que se despierte solo”.

Iósif Stalin y Gueorgui Zhúkov en la tribuna del Mausoleo. Desfile de la Victoria.

Iósif Stalin y Gueorgui Zhúkov en la tribuna del Mausoleo. Desfile de la Victoria.

En el período postsoviético se extendió la opinión de que Zhúkov era un “carnicero” despiadado que no perdonaba a sus hombres y amontonaba el campo de batalla con cadáveres en sus encuentros con el enemigo. “Destaca por su bajo nivel de bajas”, responde el historiador Alexéi Isáev. “Si se observan las cifras en relación con el número total de hombres en el frente, tiene sistemáticamente menos bajas en términos porcentuales que otros comandantes, por ejemplo, Konev o Malinovski. Por eso se le confió un frente de un millón de hombres. Sabían que lograría manejar el frente y mantener las bajas dentro de niveles moderados, porque realmente era un profesional de primera clase”. 

El mariscal Gueorgui Zhúkov (1896-1974), comandante de las tropas soviéticas del Primer Frente de Bielorrusia, en su puesto de mando sobre el terreno, Rusia, a principios del siglo XX.

El mariscal Gueorgui Zhúkov (1896-1974), comandante de las tropas soviéticas del Primer Frente de Bielorrusia, en su puesto de mando sobre el terreno, Rusia, a principios del siglo XX.

El general también tuvo que enfrentarse a importantes contratiempos, sobre todo a la Segunda Operación Rzhev-Sychevka, también conocida como Operación Marte, que tuvo lugar bajo su mando. Comenzó el 25 de noviembre de 1942, justo una semana después del inicio de la ofensiva de las tropas soviéticas en Stalingrado. La Operación Marte acabó en fracaso, pero también tuvo un papel positivo. El debilitado Grupo de Ejércitos del Centro alemán no pudo enviar reservas para ayudar al 6º Ejército de Friedrich Paulus que se encontraba rodeado en Stalingrado.

La Gran Guerra Patria de 1941-1945. Durante la ofensiva cerca de Rzhev. El Frente Noroeste, 1942.

La Gran Guerra Patria de 1941-1945. Durante la ofensiva cerca de Rzhev. El Frente Noroeste, 1942.

Zhúkov fue el artífice de la victoria del Ejército Rojo en el saliente de Kursk en el verano de 1943, tras la cual los alemanes perdieron definitivamente la iniciativa en la guerra contra la URSS. Fue Zhúkov quien aconsejó al Cuartel General del Alto Mando Supremo que no montara una ofensiva a gran escala, sino que operara desde una postura defensiva: “Sería mejor que desgastáramos al enemigo con nuestra defensa y derribáramos sus tanques, y luego, trayendo nuevas reservas y pasando a una ofensiva general, acabáramos definitivamente con la agrupación principal del enemigo”, escribió en un informe fechado el 8 de abril. El se puso en marcha de manera magnífica en julio y agosto.

La batalla de Kursk.

La batalla de Kursk.

Convertido en Mariscal de la Unión Soviética en 1943, Gueorgui Konstantínovich Zhúkov dirigió operaciones ofensivas a gran escala que literalmente aplastaron y aturdieron al enemigo. Por ejemplo, así es como el general Friedrich Wilhelm von Mellenthin describió la Operación Vístula-Oder, en la que el 1er Frente de Bielorrusia de Zhúkov derrotó a 35 divisiones alemanas y llegó a los accesos a Berlín: “La ofensiva rusa más allá del Vístula se desarrolló con una fuerza y rapidez sin precedentes; es imposible describir todo lo que ocurrió entre el Vístula y el Oder en los primeros meses de 1945. Fue una tragedia a una escala inaudita… Europa no había visto nada parecido desde la destrucción del Imperio romano”. 

El Vicecomandante Supremo en Jefe del Ejército Rojo, el mariscal G. Zhukov, el Comandante del 21º Grupo de Ejércitos, el mariscal de campo Sir Bernard Montgomery, el mariscal K. Rokossovski y el general Sokolovski del Ejército Rojo abandonan la Puerta de Brandemburgo tras la ceremonia.

El Vicecomandante Supremo en Jefe del Ejército Rojo, el mariscal G. Zhukov, el Comandante del 21º Grupo de Ejércitos, el mariscal de campo Sir Bernard Montgomery, el mariscal K. Rokossovski y el general Sokolovski del Ejército Rojo abandonan la Puerta de Brandemburgo tras la ceremonia.

No es de extrañar que Stalin confiara a Zhúkov la toma de la capital del Tercer Reich y, posteriormente, la inspección del Desfile de la Victoria en la Plaza Roja de Moscú el 24 de junio. A pesar de ello, en la posguerra tuvo desacuerdos con Jrushchov, por lo que cayó en desgracia. En cualquier caso, siempre gozó del gran afecto de la gente común, que lo apodaba el “Mariscal de la Victoria”. Por su parte, Zhúkov escribió en sus memorias “Lo más importante para mí era servir a mi patria y a mi pueblo. Y puedo decir con la conciencia tranquila que hice todo lo que pude para cumplir con mi deber”.

El mariscal Gueorgui Zhúkov participa en el Desfile de la Victoria.

El mariscal Gueorgui Zhúkov participa en el Desfile de la Victoria.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (77562 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: