Médicos cubanos: trabajar por el mundo con la convicción de salvar vidas

Para el doctor cubano Julio Guerra Izquierdo, especialista en Nefrología y en Medicina General Integral, haber trabajado en cinco países de África, América Latina y Europa, es uno de sus mayores orgullos profesionales, en especial porque fue a esos lugares movido por la convicción de salvar vidas humanas.

«La enorme satisfacción que siente un profesional cubano de la salud cuando atiende y cura a una persona en cualquier rincón del mundo, es lo que no entienden y no son capaces de comprender las personas que piensan que somos esclavos y explotados por nuestro Gobierno», comentó el doctor a Sputnik.

A pesar de los resultados y los reconocimientos internacionales de la colaboración médica cubana en el exterior por casi seis décadas, EEUU insiste en acusar a La Habana de «esclavizar» a los profesionales de la salud, y de practicar la «trata de personas», cuando en realidad ejercen una práctica humanitaria reconocida por organismos internacionales y especializados.

«Como yo, miles de médicos cubanos, en estos 58 años de colaboración médica cubana en el exterior, han estado en muchos países y en varios continentes, muchos de ellos con varias misiones internacionalistas y con un enorme orgullo de haber participado en ellas», afirma el galeno, de 45 años.

El doctor Guerra, que además es profesor asistente en la Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos, en el centro de la isla, rememoró los esfuerzos de su familia para que él, siendo de raza negra, de origen muy humilde, hijo de una cocinera y un obrero, pudiera alcanzar un título universitario.

«Mi madre siempre tuvo muy claro que a pesar de la situación en que vivíamos, lo más importante era estudiar, y tanto mi hermana, que hoy es licenciada en Enfermería, y yo, seguimos ese camino», dijo.

«Soy un producto de la formación médico-profesional de este país, de esta pequeña isla del Mar Caribe, forjado en los criterios más profundos y de convicción revolucionarios y humanistas. Soy un médico graduado en el año 2001 y este año cumplo 20 años de graduarme, con dos especialidades médicas, en Nefrología y en Medicina General Integral, y con más de diez años de ejercer en la cooperación médica en el exterior», agrega Guerra, orgulloso.

MISIONES MÉDICAS EN EL EXTERIOR

Con más de una década acumulada en el cumplimiento de cinco misiones de colaboración médica alrededor del mundo, el doctor Guerra trabajó en Guatemala (2003-2004), Venezuela (2004-2011), y México (2021), en América Latina; en Djibuti (2016-2019) en África; y en la ciudad italiana de Turín, en 2020.

«La primera vez que salí a cumplir una misión médica tenía 26 años de edad, y como el resto de mis compañeros, fuimos a Centroamérica (Guatemala) por absoluta convicción, simplemente por querer ayudar a esas personas que necesitan de nuestros servicios», dijo.

«En ese momento estuve en el departamento del Quiché (noroeste de Guatemala), atendiendo comunidades integradas por varias etnias indígenas, y ahí comenzó mi largo recorrido en la colaboración cubana en el resto de los países», agregó, destacando que tras cada misión siempre «queda la satisfacción» de dejar atrás «pacientes y amigos eternamente agradecidos por la labor que hacen los médicos cubanos en el exterior».

ENFRENTAMIENTO AL COVID-19

«Nuestra presencia en los países afectados por la pandemia del covid-19 es una muestra de qué estamos hechos, y que somos capaces de hacer por salvar vidas y por la humanidad. Nos han enseñado a ser de esa manera», explica Guerra, quien dirigió la brigada médica cubana integrante del contingente internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias «Henry Reeve», que brindó colaboración en la ciudad italiana de Turín.

Los médicos cubanos estuvieron en Italia en abril de 2020, en uno de los momentos más duros de la pandemia del nuevo coronavirus en ese país europeo.

«Fuimos a riesgo de nuestras vidas, pero fuimos simplemente por convicción, y el mayor logro de esos meses de colaboración médica fue el cariño y la satisfacción de pacientes italianos que no entendían qué hacían allí un grupo de médicos y enfermeros procedentes de una pequeña isla que apenas conocían», relató el galeno.

El doctor trajo de Italia muchas anécdotas. Una de ellas refiere a una conversación que sostuvo con la jefa de enfermeras en el hospital en el que trabajaba. El médico le preguntó qué conocía de Cuba, a lo que la italiana respondió que solo sabía de son, ron y tabaco, pero que después de ver a los médicos cubanos, estaba conociendo a la gran humanidad de ese país.

«Lo que soy se lo debo a la Revolución y a esta isla, que no ha escatimado en recursos para brindar una excelente formación a los profesionales cubanos, y por eso hoy, el hijo de una cocinera y un obrero puede decir que tiene dos especialidades médicas, y ofrece sus conocimientos a quien los necesite en el mundo», sentenció Guerra.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (77697 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: