Nicaragua: aniversario del triunfo sandinista y campaña mediática hostil

Muy cerca de celebrar el 42 aniversario del triunfo de la Revolución nicaragüense y en medio del año electoral, el Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) enfrenta una campaña mediática relacionada con la detención de una veintena de personas investigadas por presuntos delitos de lavado de dinero y lesiones a la soberanía.

Por Gonzalo Becerra*

Las elecciones generales están señaladas en el calendario para el 7 de noviembre. Una encuesta publicada esta semana reveló que el oficialismo cuenta con una intención de voto del 60,2%.

Pero las presiones desde grandes centros de poder no cesan: a las ejercidas desde Washington, a dos bandas (Casa Blanca y OEA), se sumó el miércoles la de Canadá, cuyo Gobierno sancionó a 15 funcionarios nicaragüenses, a los que acusa de «no garantizar elecciones libres y justas».

La campaña internacional por deslegitimar al Gobierno sandinista arreció a partir del 2 de junio, cuando fue sometida a arresto domiciliar la opositora Cristiana Chamorro, quien había expresado su intención de presentar su candidatura presidencial.

La hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) no militaba en ningún partido político y los sondeos de opinión afines a la oposición le conferían un 21% de posible respaldo en las urnas.

Para entender el ambiente político que prima en Nicaragua en la proximidad de la principal celebración sandinista del año y a 16 semanas de la cita con las urnas, Sputnik conversó con Carlos Fonseca Terán, vicesecretario de Relaciones Internacionales del FSLN.

¿COSTO POLITICO?

El dirigente sandinista argumentó que las detenciones se amparan en la Ley 1055 de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, que entró en vigor el 30 de diciembre de 2020, legislación aplicada para contrarrestar la acción de personas al servicio de intereses de una potencia extranjera y hostil, en referencia a Estados Unidos.

«Es una ley que está siendo trasgredida por esta gente (derecha opositora) este año cuando ya está en vigencia. Entonces, no fueron arrestados por ser opositores, tal como propaga una matriz de opinión difundida en medios internacionales y locales afines a esa corriente política», aclaró.

Fonseca Terán comprende que los procesos judiciales en curso pudieran implicar un costo político para el partido de Gobierno en pleno año electoral.

«Estamos conscientes de que la aplicación de la ley para nosotros es políticamente costosa, es algo que al enemigo le sirve para deslegitimar nuestro proceso electoral ante la opinión pública internacional», admitió.

Fonseca Terán señaló que, si las autoridades se guiaran por un cálculo coyuntural, de tipo electoral-político, entonces no aplicarían la ley, lo cual afectaría intereses estratégicos de Nicaragua como nación.

«Eso es un criterio superior y además estamos obligados a hacer cumplir el estado de derecho en el país», enfatizó.

Entre ese grupo de arrestados, sujetos a investigaciones por presunta conspiración, están los ex comandantes guerrilleros Dora María Téllez, Víctor Hugo Tinoco y Hugo Torres.

IZQUIERDAS DE CAFETÍN

«Lamentablemente, algunas personas que se consideran de izquierda también se prestan (a la campaña). Por lo general son grupos de izquierda de cafetín. Creen saber cómo se hace la Revolución y se dedican a decirnos a quienes la hacemos que es lo que debemos hacer. Nos gustaría que hicieran ellos la Revolución para saber nosotros como se hace. Se atreven a decir quien es revolucionario en el mundo y quien no», comentó.

De esa manera explicó Fonseca Terán una matriz de opinión generada en esos círculos, principalmente desde el Cono Sur, a raíz de los últimos acontecimientos en Nicaragua.

Sobre quienes lucharon en las filas de la guerrilla sandinista y en los años 80 formaron parte del proceso político que creó un parteaguas en la historia de Nicaragua, pero se escindieron del FSLN, consideró la necesidad de recapitular en esa parte de la historia.

«Esta gente que fueron sandinistas y tuvieron méritos históricos que ellos mismos borraron después, se fue del Frente a mitad de los años 90 al perder el debate en la sesión extraordinaria del II Congreso de la organización (1994), en el cual proponían la renuncia al socialismo, el antimperialismo y le carácter de vanguardia del partido», recordó.

De aquella coyuntura surgió el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) que concurrió solo a las elecciones generales de 1996, en las cuales alcanzó el 0,44% de apoyo popular, mientras el FSLN era la segunda fuerza más votada (37,83%).

A las siguientes presidenciales (2001) y las municipales de 2004, el MRS fue en alianza con el Frente Sandinista, la llamada Convergencia, Luego se volvieron a distanciar en los comicios generales de 2006, y dos años más el Consejo Supremo Electoral le retiró la personería jurídica.

«Entonces se dedicaron a respaldar a los candidatos más reacios y recalcitrantes de la derecha», resumió Fonseca Teran.

Agregó que los de MRS siempre han cerrado filas con la derecha, incluso se ocuparon de dirigir la parte militar durante el fallido golpe de estado de 2018 contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.

«La cereza en el pastel la pusieron en enero de este año cuando cambiaron el nombre de MRS por Unamos (Unión Democrática Renovadora), y Dora María Téllez expresó que el nombre sandinista la causaba repelo, que en buen nicaragüense significa aversión, pero para la izquierda de café del Cono Sur sigue siendo la gran guerrillera, la gran revolucionaria».

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (81113 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: