Honduras, sin justicia a un año del secuestro de cuatro activistas afrodescendientes

La pequeña comunidad garífuna (afrodescendiente) Triunfo de la Cruz, a la orilla del Mar Caribe hondureño en el departamento de Atlántida (norte), fue noticia la madrugada del 18 de julio de 2020 cuando cuatro de sus líderes de la comunidad fueron secuestrados por hombres que vestían uniformes de la Dirección Policial de Investigación.

Por Gonzalo Becerra*

Desde entonces, la justicia y la seguridad ciudadana catracha tienen aquel suceso en la lista de sus asignaturas pendientes, pues no hay rastro de los desaparecidos en los registros policiales ni del Ministerio Público.

Transcurrido un año del secuestro, el Estado no ha podido dar con el paradero de Alberth Sneider Centeno, Milton Martínez Álvarez, Suami Mejía y Gerardo Róchez, defensores del territorio ancestral garífuna.

Al momento de su desaparición, Centeno fungía como presidente del patronato del poblado Triunfo de la Cruz, y era miembro activo de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh).

Varias organizaciones de defensa de los derechos humanos acrecentaron durante el último fin de semana la campaña por el esclarecimiento del suceso.

«SUNLA» SIGNIFICA «BASTA»

En el contexto del primer aniversario de la desaparición de los cuatro jóvenes garífunas ha surgido el Comité Garífuna de Investigación y Búsqueda de los Desaparecidos de Triunfo de la Cruz (Sunla), creado por la propia comunidad afrodescendiente hondureña, sin ninguna asociación con los cuerpos de justicia del país y con la intención de esclarecer la verdad en torno al secuestro.

La coordinadora de Ofraneh, Miriam Miranda, ofreció los detalles en una extensa entrevista para el boletín digital de la organización ambientalista catalana Eco Avant.

«La creación de este comité no es por antojo de la Ofraneh, sino que ha sido motivada por la exigencia de los familiares de los desaparecidos. En asamblea, de manera conjunta, decidimos que era necesario crearlo, pues teníamos la certeza de que no íbamos a obtener respuestas de un estado fallido como es Honduras. Debíamos investigar nosotros mismos», expuso la lideresa acreedora entre otros del Premio de Derechos Humanos 2019 de la berlinesa Fundación Friedrich Ebert.

Sunla, acrónimo que significa «basta ya» en lengua garífuna, está conformado por cinco mesas de trabajo: familiares, jurídica, investigación criminal, derechos humanos y forense.

«El Estado debe aceptar, apoyar y entender que Sunla es un espacio necesario y que tenemos el derecho, como pueblo afroindígena, de impulsar nuestra propia investigación. Los estados deberían permitir que los sectores organizados, los movimientos sociales y, en este caso, los familiares podamos participar para saber la verdad», enfatizó Miranda.

Denunció que un año después del acto de desaparición forzada no existan informes oficiales que al menos reflejen la ruta por donde fueron llevados los activistas y a Ofraneh no se le permita acceder al expediente del caso.

Tildó de inconsistentes, vacíos e irrespetuosos los informes del Estado ante la solicitud de información por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el Comité Contra la Desaparición Forzada.

«El Estado ha ejecutado acciones desesperadas para asociar los muchachos a la criminalidad, a las maras y al narcotráfico. Quisieron desviar la atención de la realidad del conflicto, porque los secuestros están ligados a la problemática en torno a la tenencia de la tierra en Triunfo de la Cruz, y es importante que la investigación no se aleje de eso», expuso la coordinadora de Ofraneh.

Para Miranda, el caso guarda similitud con el del asesinato de la ambientalista hondureña Berta Cáceres (el 2 de marzo de 2016), el cual quisieron achacar a causas pasionales, cuando en realidad fue un crimen ejecutado por medio del sicariato, tal como lo acaba de probar el juicio contra el coautor Roberto David Castillo.

VIVOS LOS QUEREMOS

Un afiche con una recreación pictórica de del rostro de los cuatro desaparecidos campea por estos días a través de las redes sociales.

En la mascarilla que cubre parte de la cara de uno de ellos puede leerse: «Vivos se los llevaron, vivos los queremos».

El movimiento de reclamo de justicia para los Cuatro de la Cruz del Triunfo, liderado por Ofraneh, cuenta con el respaldo de una docena de organizaciones sociales hondureñas e internacionales, entre ellas de Argentina, España y México.

La coordinadora residente de la ONU en Honduras, Alice H. Shackelford, exigió a través de la red social Twitter: «A un año de las desapariciones en la comunidad garífuna de Triunfo de la Cruz, OACNUDH reitera al Estado la obligación de esclarecimiento de los hechos».

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (77562 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: