Miles de franceses vuelven a manifestarse en todo el país contra el pase sanitario

Por cuarto fin de semana seguido, las calles de toda Francia se volvieron a llenar, con miles de personas contrarias al pase sanitario que entrará en vigor este 9 de agosto a iniciativa del Gobierno de Emmanuel Macron. Entretanto, España prorrogó las restricciones a países de alto riesgo por el virus, mientras en la isla de Cuba aumentaron los hospitalizados. Allí el Gobierno está implantando medidas de intervención sanitaria.

El temor a una nueva ola de coronavirus con mayor incidencia de la variante Delta ha llevado a varios países a retomar ciertas restricciones. En Europa, en plena temporada estival, estas medidas son un duro varapalo para el sector turístico, que en países como Francia e Italia, se ven aumentadas con la implantación de un pase sanitario que exigirá estar vacunado o en posesión de pruebas de Covid negativas para poder entrar en ciertos espacios interiores.

Estas medidas han desatado numerosas manifestaciones por atentar, según los ciudadanos, a sus derechos básicos y suponer una discriminación para aquellos no vacunados, ya sea por temor o por negarse a recibir la vacuna. La polémica está servida, pues, en el otro extremo, están quienes también defienden que debería ser obligatoria para toda la población.

La legislatura de Emmanuel Macron al frente del Elíseo ha estado marcada por las manifestaciones. En esta ocasión, y como cuarto fin de semana consecutivo, son miles las personas que protestaron en contra del certificado sanitario para entrar en lugares cerrados como bares o restaurantes, al igual que por el resto de medidas para frenar el avance de la variante Delta en el país.

Según el Ministerio del Interior francés, más de 200.000 personas se manifestaron en toda la nación contra una medida que tiene el visto bueno del Consejo Constitucional y que entrará en vigor el próximo lunes 9 de agosto. El certificado sanitario que acredita estar vacunado o ser negativo en coronavirus ya existe desde el pasado julio, pero ahora se extenderá a bares, restaurantes y numerosos lugares públicos.

«Aunque no me quedará otro remedio, voy a boicotear a todos los comercios que lo pidan. Soy creadora, voy a ferias y mercados y habrá ciertas actividades que no vaya a poder hacer. Va a ser complicado a nivel financiero, pero acepto asumir ese riesgo», explica a EFE Marie, participante en la protesta parisina.

Lo que comenzaron como protestas de ciudadanos negacionistas o anti-vacunas se han convertido en una amalgama de ciudadanos de diversa índole, incluidos políticos y partidarios de la ultraderecha. Pero también muchos ciudadanos que ven en la medida un ataque a sus derechos fundamentales.

«Somos ciudadanos responsables, absolutamente comprometidos en la defensa de nuestros derechos fundamentales y de nuestras libertades. Somos irreprochables, estamos unidos y sin etiquetas políticas», señaló Sophie Tissier, del colectivo ‘Paris pour la Liberté’.

En el Congreso, la medida ha tenido también la oposición de la izquierda, asumida por el partido La Francia Insumisa. Mientras, Macron, que está de vacaciones, se mantiene firme en sus medidas y se apoya en que han sido votadas constitucionalmente en el Parlamento.

France24

About ELCOMUNISTA.NET (79288 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: