Los hospitales de Haití no logran atender a víctimas del terremoto, agravado por la tormenta Grace

Tras el terremoto de 7,2 grados que golpeó a la isla el sábado, los hospitales del país se encuentran sin recursos ni personal para atender a los casi 10.000 heridos, entre los cuales cientos de niños y bebés. Los servicios de rescate, reanudados tras el paso de Grace, contabilizan ya 1.941 muertes tras el sismo. 

La situación actual en Haití es como una bomba de tiempo que explotó en muchos pedazos. Una prolongada ola de violencia en las calles, un presidente asesinado, una crisis social y sanitaria por la pandemia de Covid-19 y ahora el reciente terremoto de 7,2 que sacudió a la isla el sábado y el paso de la tormenta tropical Grace.

Según dijo el Servicio de Protección Civil de Haití, los hospitales luchan por atender a todos los heridos, cuyo recuento oficial aumentó a 9.915, con muchas personas aún desaparecidas o bajo los escombros. Sin embargo, sin médicos suficientes, y faltos de medicinas y de instalaciones para atender a los heridos, los hospitales no dan abasto. 

Una mujer dijo a la agencia de noticias Reuters que los servicios de emergencias, colapsados, no pudieron atender a tiempo a su hija de 26 años, quien quedó atrapada en los escombros de un edificio. «No había suficientes médicos y ahora está muerta», dijo Lanette Nuel, habitante de Les Cayes, una de las ciudades más afectadas por el sismo.

Más de 500.000 niños afectados por el terremoto y cientos de ellos sin acceso a urgencias

Bruno Maes, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Haití, aseguró que unos 540.000 niños y niñas del país han sido afectados por el reciente terremoto, casi la mitad de las personas afectadas, y solicitó 15 millones de dólares en fondos para ayudarlos.

«Innumerables familias de Haití lo han perdido todo debido al terremoto y viven ahora literalmente con los pies en el agua debido a las inundaciones. (…) «En este momento, alrededor de medio millón de niños y niñas haitianos tienen acceso limitado o nulo a refugio, agua potable, atención médica y nutrición”, dijo el representante de Unicef.

Desde que se produjo el terremoto el sábado, en el Hospital de Les Cayes cientos de niños esperan atención. La pediatra Marie Cherry advirtió que no tienen personal suficiente para atender a los heridos, entre los que se encuentran más de 30 bebés hospitalizados con lesiones cerebrales traumáticas, huesos rotos o extremidades cortadas.

El paso de la tormenta Grace empeoró la ya difícil situación

Las fuertes lluvias de la tormenta Grace azotaron el suroeste de Haití el lunes en la noche. Las autoridades advirtieron que algunas áreas podrían recibir hasta 38 centímetros de agua. Además, lluvias intermitentes cayeron en la ciudad de Les Cayes, la zona más afectada por el reciente terremoto, y en Puerto Príncipe, la capital.

Así, Grace provocó inundaciones que han obstaculizado el trabajo de rescatistas nacionales y extranjeros para buscar sobrevivientes del terremoto de 7,2, que hasta ahora deja 1.941 muertos y casi 10.000 heridos.

Según informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos, Grace continúa avanzando por el Caribe hacia la península de Yucatán, en México, pasando por Jamaica y el este de Cuba, mientras en el Atlántico, la tormenta tropical Henri se refuerza en el sureste de Bermudas.

A pesar del trabajo de los socorristas, el acceso a ciertas zonas afectadas ha sido difícil por el control que ejercen las pandillas en puntos clave de las ciudades y en algunas construcciones derrumbadas son los mismos habitantes los que intentan buscar a amigos y familiares.

Se prevé que las víctimas mortales sigan aumentando a medida que las autoridades avanzan en la búsqueda de personas. Los equipos de rescate continuan trabajando, sin embargo, ya son pocas las esperanzas de encontrar vida entre los escombros.

Escepticismo ante la llegada efectiva de la ayuda humanitaria

El primer ministro del país, Ariel Henry, quien juramentó hace menos de un mes tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse, prometió desembolsar la ayuda humanitaria y gestionar los fondos de manera eficaz. 

Por su parte, Naciones Unidas informó que han destinado ocho millones de dólares para brindar atención médica esencial, agua potable, refugio de emergencia y saneamiento para los afectados por el terremoto y las inundaciones.  

Sin embargo, muchos habitantes temen que esta ayuda no llegue nunca a quienes la necesitan, ya que el país ha visto cómo las ayudas internacionales enviadas al país tras el terremoto de 2010 quedaron atrapadas en medio de una mala gestión de las autoridades locales.

Las trágicas imágenes del terremoto del sábado hacen recordar aquellas del sismo que sufrió Haití en 2010, mucho más mortal y considerado como una de las catástrofes humanitarias más graves de la historia.

El terremoto de aquella época, de 7,0 de magnitud, dejó más de 200.000 muertos, unos 350.000 heridos y 1,5 millones de damnificados. Ahora que la isla sufre nuevamente la misma tragedia, sumada a la tormenta Grace, muchos haitianos vuelven a quedar en un estado de vulnerabilidad social.

Entre tanto, la paciencia de los haitianos se agota, pues las ayudas del Gobierno no llegan y tampoco hay suficientes rescatistas trabajando en el terreno. «Los fotógrafos pasan, la prensa, pero no tenemos lonas para nuestros techos», dijo a la agencia de noticias AP un habitante de Cap-Hatien.

Por su parte, Jerry Chandler, jefe del Servicio de Protección Civil de Haití, reconoció que «la gente se está volviendo agresiva», en medio de la catástrofe.

France24

About ELCOMUNISTA.NET (81372 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: