Por qué la OTAN odiaba el sistema de defensa aérea soviético S-200

La revista Military Watch explica las dificultades que pasaron las tropas de la OTAN debido a este sistema de misiles que empezó a producirse en los años 60 y actualmente es utilizado por gran cantidad de países de todo el mundo.

El sistema de misiles tierra-aire de largo alcance S-200 desempeñó un papel fundamental en las defensas aéreas soviéticas durante la mayor parte de la Guerra Fría y comenzó a ser exportado a gran parte del mundo a partir de 1982, y varios clientes siguen utilizándolo. Entre sus principales operadores actuales se encuentran Corea del Norte, Siria, Irán, Polonia y Bulgaria, que adquirieron los sistemas de misiles en las décadas de 1980 y 1990, y Uzbekistán, Kazajstán, Turkmenistán y Azerbaiyán, que los heredaron tras el colapso soviético. Diseñado para poder proteger objetivos de alto valor de todo tipo de ataques aéreos, como contrapartida de gama más alta y de mayor alcance al sistema S-75, más utilizado, que había empezado a entrar en servicio en el ejército soviético a partir de 1957. Las primeras unidades de S-200 se pusieron en activo nueve años después, a partir de 1966, y permanecerían en servicio hasta 1996, cuando tras la caída de la URSS y el fin de la Guerra Fría Rusia retiró grandes cantidades de sistemas de defensa aérea de la era soviética.

En el servicio soviético se desplegaron muy rápidamente 18 emplazamientos S-200 y más de 342 lanzadores a finales de 1966, y en 1969 ya estaban operativos 60 emplazamiento. En 1989 eran 130 emplazamientos con 2.030 lanzadores. Los misiles utilizaban la iluminación por radio con corrección de rumbo en la mayor parte de su vuelo, antes de utilizar el radar semiactivo en su fase terminal, y detonar una ojiva de fragmentación de 217 kg o una ojiva nuclear táctica de 25 kilotones – esta última oólo podía activarse mediante una señal de mando. La diferencia de rendimiento entre los S-200 producidos en la década de 1980 y las variantes originales de la década de 1960 era muy significativa, ya que la variante de gama alta S-200D tenía un alcance de 300 km en comparación con los 175 km del S-200A original.

Las variantes posteriores tenían un techo de vuelo más alto, de hasta 40 km, eran más versátiles, con una capacidad superior de misiles antibalísticos, y tenían una probabilidad mucho mayor de alcanzar sus objetivos. También podían atacar objetivos que se desplazaban a velocidades hipersónicas bajas de hasta Mach 6, en comparación con las velocidades de sólo Mach 4 de las variantes más antiguas, y tenían un rango de detección contra objetivos de hasta 600 km y la capacidad de buscar objetivos en el espacio a altitudes de más de 45.000 metros, ambas capacidades ideales para las defensas de misiles balísticos.

Cada batallón de S-200 utiliza seis lanzadores de misiles de carril único y un radar de control de fuego, y el sistema se diseñó pensando en la lucha contra misiles balísticos y contra aviones más grandes, como los bombarderos. Sin embargo, el sistema también puede amenazar a los cazas, incluso a mayor distancia, y en manos sirias derribó aviones A-4 de la Marina estadounidense y F-16 de la Fuerza Aérea israelí.

A pesar de sus impresionantes capacidades, entre las que se incluye un alcance de combate que aún no ha sido igualado por ningún rival occidental y que solo ha sido superado por el misil especializado 40N6E utilizado en pequeñas cantidades por los sistemas rusos S-300V4 y S-400, el S-200 adolece de una única e importante debilidad que llevó a su temprana retirada. Se trata de su falta de movilidad y de su despliegue únicamente desde emplazamientos fijos, a diferencia de las series S-300 y S-400, que podían equiparse con misiles más compactos de lanzamiento vertical y permanecer casi constantemente en movimiento. Sin embargo, la ubicación de los S-200 podría determinarse por medio de la vigilancia en las primeras etapas de un conflicto y permanecerían fijos, lo que los haría mucho más fáciles de apuntar y neutralizar.

La relevancia del S-200 para la mayoría de sus clientes restantes sigue siendo limitada, ya que muchos han adquirido desde entonces sistemas más modernos y móviles, en la mayoría de los casos variantes del S-300 de la década de 1990. A pesar de desplegar los S-300 Irán se ha destacado como operador del S-200 por invertir fuertemente en la mejora del sistema y, según se informa, en hacerlo móvil. Se espera que continúe siendo desplegado a lo largo de la década de 2020 antes de que se retiren las últimas unidades.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (79236 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: