Para evitar una nueva guerra: cómo Stalin lanzó la idea de unirse a la OTAN

¿Fue inevitable la Guerra Fría? Algunos eruditos creen que podría haberse evitado. A fines de la década de 1940 y principios de la de 1950, el gobierno soviético consideró unirse a la OTAN, y los sucesores de Stalin incluso respaldaron la idea a mediados de la década de 1950. ¿Fue simplemente un movimiento de relaciones públicas de los líderes soviéticos, o hubo más, un deseo sincero de detener la peligrosa competencia entre las grandes potencias y poner fin a la Guerra Fría?

La idea de que Moscú se uniera a la OTAN ya había estado flotando en la capital soviética en el momento de la creación de la alianza en 1949. Fue impulsada por las discusiones en el parlamento británico sobre si era necesario invitar a Moscú a ingresar en la nueva organización de seguridad. Aunque la Guerra Fría ya había comenzado, el recuerdo de la lucha común contra la Alemania nazi aún estaba vivo.

En este contexto, el canciller soviético Andrey Vyshinsky envió una nota a Londres proponiendo hablar sobre la posibilidad de que Moscú se una al club de seguridad. La idea soviética, sin embargo, fue recibida con silencio.

¿Qué había en la risa de Stalin?

El tema resurgió un poco de nuevo en 1952 en una reunión entre el embajador francés en Moscú, Louis Joxe, y el líder soviético Joseph Stalin. El diplomático explicó que, según el líder francés, el general De Gaulle, la OTAN era una organización pacífica cuya existencia no contradecía la Carta de la ONU. Stalin se rió al escucharle, y preguntó si la URSS debería unirse a la OTAN en ese caso.

Vista general tomada el 4 de abril de 1949 en Washington de la ceremonia de firma oficial que crea la Organización del Tratado del Atlántico Norte

Vista general tomada el 4 de abril de 1949 en Washington de la ceremonia de firma oficial que crea la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Según la historiadora Natalia Egorova, lo más probable es que esto fuera solamente ironía por parte de Stalin. Sin embargo, muchos eruditos tienden a leer mucho más sobre él. El historiador Nikolai Kochkin cree que los motivos de Stalin eran serios, y fundamenta esta afirmación señalando el hecho de que en 1951 la URSS declaró repetidamente que Moscú «se uniría a la alianza», si estaba dirigida contra una posible agresión alemana futura; (el destino deel dividido Alemania fue el más agudo problema en Europa en ese momento).

Preocupaciones soviéticas

Al mismo tiempo, Stalin pensó que la OTAN estaba «socavando a la ONU» porque la alianza tenía un «carácter agresivo», ya que era un «alineamiento militar cerrado de estados» en medio de la falta de un acuerdo de seguridad en Europa.

Es por eso que cuando en 1954 los sucesores de Stalin, un triunvirato formado por Nikita Khrushchev, Georgy Malenkov yNikolai Bulganin – renovó la idea de unirse a la alianza, Moscú presentó algunas condiciones. Defendió el principio de soberanía, argumentando que no era correcto inmiscuirse en los asuntos internos de otros países. A Moscú tampoco le gustó la presencia militar estadounidense en Europa, que aspiraba a eliminar las bases estadounidenses del continente.

El compromiso de Moscú

Al presentar su propuesta oficial a Occidente el 31 de marzo de 1954, el liderazgo soviético no quiso enfatizar demasiado esas condiciones. Kochkin cita un memorando del Ministerio de Relaciones Exteriores que decía: “El tema de nuestras preocupaciones … debería estar ahora enmarcado en una forma muy general para no dar a los gobiernos de las tres potencias (Gran Bretaña, Franciay Estados Unidos) una oportunidad para llamar a la propuesta un paso propagandístico «.

Los políticos soviéticos Nikita Khrushchev, Nikolai Bulganin y Georgy Malenkov

Los políticos soviéticos Nikita Khrushchev, Nikolai Bulganin y Georgy Malenkov.

La propuesta se complementó con otra idea soviética: la firma de un tratado paneuropeo sobre seguridad colectiva, algo que le recordaría remotamente a uno hoy en día los acuerdos de seguridad contemporáneos de la OSCE.

Para descartar posibles críticas de Occidente, Moscú suavizó aún más su posición e invitó a Estados Unidos a unirse a un tratado europeo propuesto. Antes declaró que Washington no tenía nada que ver con los asuntos europeos.

La amenaza a la civilización

¿Qué impulsó a los líderes soviéticos a impulsar un tratado de seguridad europeo y considerar una posible membresía en la OTAN? Los motivos de Moscú se pueden inferir de un discurso del primer ministro soviético Georgy Malenkov el 12 de marzo de 1954. Dejó de lado los clichés ideológicos tradicionales y advirtió sobre la amenaza de un fin de la civilización humana como resultado de una tercera guerra mundial que inevitablemente sería un conflicto nuclear.

En mayo de 1954, Occidente rechazó la propuesta de Moscú, alegando que la membresía soviética sería incompatible con los objetivos democráticos y defensivos de la OTAN. La idea del tratado tampoco fue bienvenida.

En opinión del historiador británico Geoffrey Roberts, los soviéticos entonces «estaban abiertos … a discusiones serias sobre el establecimiento de estructuras de seguridad paneuropeas, negociaciones que podrían haber llevado al fin de la Guerra Fría «. 

El académico lamenta que Occidente haya presentado «una respuesta más flexible» a las propuestas soviéticas.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (79969 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: