Nuevo orden mundial: el AUKUS empieza una ‘guerra’ contra China que sabe que va a perder

La penúltima semana de septiembre se vio marcada por una noticia que sacudió a la comunidad internacional. Estados Unidos y el Reino Unido sellaron una alianza técnico-militar con Australia, el AUKUS. Desde el principio dijeron que esta no está dirigida contra ningún país, pero pronto se hizo obvio que su principal enemigo es China.

Por Denis Lukyanov*

En su reciente entrevista para la cadena CBS el primer ministro de Australia, Scott Morrison, se pronunció sobre los verdaderos objetivos al construir submarinos. Camberra rompió el acuerdo con París que preveía la construcción de sumergibles galos para la nación austral y firmó un acuerdo con Washington y Londres en el marco de la nueva alianza técnico-militar.

Morrison señaló que la construcción de los submarinos busca intimidar a China. Curiosamente en la misma entrevista subrayó que la alianza no está dirigida contra ningún país en particular. Los demás líderes del AUKUS, Boris Johnson y Joe Biden, ofrecieron comentarios parecidos los días anteriores.

Los países parte del pacto proclaman que su nueva alianza busca fortalecer su cooperación en el ámbito técnico-militar y fortalecer su presencia en la región Indo-Pacífica, pero la verdadera razón detrás de la creación del nuevo bloque es el temor a la creciente influencia de Pekín en dicha zona. Los políticos pueden negarlo, pero todos entienden qué pretenden: debilitar al Estado chino.

El cuento que se repite

El carácter antichino del nuevo bloque técnico-militar no es una sorpresa porque Pekín desde hace muchos años se ha convertido en el principal adversario de Occidente en la región. Rusia ya no le preocupa tanto como el poderío del gigante asiático, que crece permanentemente en la región Indo-Pacífica. Estados Unidos quiere contrarrestar a China, pero no quiere hacerlo solo.

La principal y más potente alianza de la que EEUU forma parte es la OTAN. Pero su imposibilidad de actuar en esta región se esconde en su nombre: es el bloque de países que más o menos pertenecen al Atlántico del Norte. Por eso Washington optó por una alianza con Camberra, que está más cerca de China y sí se siente amenazada por el rápido crecimiento de su influencia y su arsenal militar.

Muchos no llegan a comprender por qué el Reino Unido participa en esta alianza si su objetivo es contrarrestar a China, que, por cierto, está a miles de kilómetros de su territorio. Hay cuatro razones principales.

Primero, el Reino Unido y Australia tienen estrechos lazos históricos. Segundo, Londres todavía siente la necesidad de jugar un papel importante en los asuntos internacionales.

Tercero, los británicos todavía están enojados con la expansión de la autoridad política china sobre la Región Administrativa Especial de Hong Kong, la urbe que antes de 1997 pertenecía al Reino Unido. Hong Kong tiene derecho a una amplia autonomía hasta 2047, pero China trata de establecer el control estrecho sobre la región desde hace tiempo.

Y, finalmente, la cuarta razón podría ser la no disposición de Nueva Zelanda de participar en este complot antichino.

Este último caso es el más curioso, porque Nueva Zelanda forma parte del bloque ANZUS, creado en 1951, en la época de la Guerra Fría, y compuesto, además, por EEUU y Australia. Buscaba contrarrestar la influencia de la URSS y la propagación del comunismo en la misma región. Wellington fue suspendida de la organización en 1986. La creación del AUKUS en 2021 le hizo sombra al ANZUS, así que este último perdió su importancia.

La opinión rusa

Occidente a menudo introduce nuevas reglas y las presenta como ley, según declaró el 26 de septiembre la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova. También agregó que se presupone que el nuevo orden mundial estará basado en estas nuevas reglas.

«Todos [en Occidente] estaban contentos con ellas [las nuevas reglas]. Dejaron de gustarles cuando se enfrentaron a este concepto en la práctica. Cuando EEUU, el Reino Unido y Australia crearon en un solo día, sin preguntar a nadie, una triple alianza que cambia la configuración política en el mundo y expulsaron, en el sentido económico, a uno de sus aliados más cercanos, Francia, de todos sus proyectos. Así empieza a construir un sistema de seguridad colectiva absolutamente nuevo», opinó Zajárova en un comentario a la cadena rusa Rossiya 1.

Sputnik»Justo entonces estas mismas reglas, que ayer parecían tan interesantes, resultaron ser poco atractivas», continuó.

La vocera del ministerio de Exteriores ruso indicó que en el pasado el orden mundial estaba regulado por la Carta de las Naciones Unidas.

«[El marco legal] solía ser discutido y aprobado colectivamente. Las opiniones de diferentes países, que a menudo no coincidían, se tomaban en consideración sobre la base de consentimiento y gracias al respeto a los intereses de los demás. Hoy las reglas se introducen de manera absolutamente caótica», agregó.

Según Zajárova, en la actualidad se puede observar una contienda ya en la etapa de la aprobación de nuevas reglas, que a menudo resultan ser poco comprensibles incluso para sus autores.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (79969 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: