Los cinco francotiradores soviéticos más mortíferos de la Segunda Guerra Mundial

Entre los cinco acabaron con cerca de 3.000 soldados y oficiales enemigos. Pero no todos ellos recibieron la mayor distinción estatal.

1. Mijaíl Surkov

En la cuenta del francotirador soviético más letal de la Segunda Guerra Mundial Mijaíl Surkov hay 702 soldados y oficiales enemigos. Durante las batallas de verano y otoño de 1942 en el este de Ucrania y el Cáucaso Norte, este cazador siberiano mató una media de 160 alemanes al mes.

Surkov no solo luchó a larga distancia. El 30 de noviembre de 1942, en la batalla cerca de la aldea osetia de Ardon, irrumpió en un búnker enemigo y mató con una daga a tres hombres armados con ametralladoras.

Tras caer herido el 30 de noviembre de 1942, le dieron la baja. Nunca se le concedió el más alto grado de distinción: el rango de Héroe de la Unión Soviética. Todavía no se sabe por qué. Según una de las versiones más extendidas, la razón principal fue el carácter independiente del francotirador y su lenguaje desafiante, que no le permitía llevarse bien con sus superiores.

2. Vladímir Salbíyev

Salbíyev tuvo una larga y distinguida carrera: defendió Leningrado y Stalingrado, participó en la liberación de Ucrania, fue herido tres veces y recibió cuatro impactos de bala. La metralla, que le alcanzó la cabeza cerca de Járkov en marzo de 1943, le acompañó hasta el final de su vida.

El mejor francotirador del primer frente ucraniano y uno de los mejores de todo el Ejército Rojo, Salbíyev mató a 601 soldados y oficiales del enemigo. Además, entrenó a varias unidades de francotiradores eficaces.

Por sus asombrosos éxitos, recibió más de veinte premios, pero, como en el caso de Surkov, por alguna razón desconocida no se le concedió el título de Héroe de la Unión Soviética. En cambio, en el último momento se le concedió una segunda Orden de la Bandera Roja.

3. Vasili Kvachantiradze

Se decía que Vasili Kvachantiradze era la persona que mejor predecía el comportamiento del enemigo. El famoso francotirador soviético mató a 534 soldados y oficiales enemigos.

Kvachantiradze trabajó tanto en solitario como en pareja. En su momento, su compañero fue otro famoso francotirador: Kuzmá Smolenski (414 enemigos muertos). Una vez, cuando estaban detrás de las líneas enemigas, fueron descubiertos. Al entrar en combate abierto, este dúo mortal eliminó a dos tripulaciones de cañones enemigas y acabó con más de treinta alemanes antes de dirigirse a los suyos.

Las relaciones con los títulos de héroe también fueron difíciles al principio. El 9 de julio de 1943 fue sometido a la más alta distinción por el mando del 43º Ejército, pero el mando del Frente de Kalinin solo aprobó concediéndole la Orden de Lenin. Sin embargo, acabó recibiendo el merecido título de Héroe de la Unión Soviética el 24 de marzo de 1945.

4. Ajat Ajmetiánov

Un profesor de matemáticas de una escuela de pueblo, Ajat Ajmetiánov, mató a 502 soldados enemigos durante la guerra. Archivó escrupulosamente la información sobre ellos en su libro personal, al que llamó El relato de la venganza.

“Haz lo que el enemigo piensa que es imposible. Ponte en su lugar más a menudo. Aprende del enemigo”, le gustaba repetir a Ajmetiánov. Transmitió su experiencia y conocimientos como instructor a dos centenares de francotiradores.

En 194 tras una herida en el estómago, Ajmetiánov fue dado de baja. Volvió con gusto a su ocupación favorita: la enseñanza.

5. Iván Sidorenko

El teniente Iván Sidorenko comenzó la guerra contra la Alemania nazi como comandante de una compañía de morteros. Durante las batallas en la región de Smolensk, a principios de 1942, tuvo que disparar con un rifle, para lo cual, resultó tener un indudable talento.

El mando decidió transferir a Sidorenko a las filas de los francotiradores, y acertó: Iván Mijáilovich acabó con unos 500 soldados y oficiales del enemigo y consiguió entrenar a 250 francotiradores. Más de una vez condujo a sus alumnos a emboscadas, les enseñó a identificar los hábitos del enemigo, a recordar su camuflaje, los caminos que recorrían y los lugares donde se escondían.

El 4 de junio de 1944 “por el desempeño ejemplar de las tareas de combate del mando en el frente de la lucha contra los agresores fascistas y por el valor y el heroísmo demostrados” Iván Sidorenko fue condecorado con el rango de Héroe de la Unión Soviética.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (79873 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: