EDITORIAL.- Europa, la crisis del gas y Rusia

Los precios del gas y la luz en Europa están batiendo récords, y la escasez de gas incluso amenaza con la de alimentos.

Hay varias razones para el aumento de los precios y la carencia de gas.

El invierno pasado fue inusualmente frío en Europa, la calefacción fue demasiado dura y las reservas de gas almacenadas se agotaron. El calor del verano estimuló la demanda de energía eléctrica (debido al aire acondicionado), pero secó los embalses y redujo la generación de centrales hidroeléctricas. Las turbinas fueron seguidas por las turbinas eólicas: Europa tuvo su verano más ventoso desde mediados del siglo pasado. Todo esto ha estimulado la demanda de gas. Demanda que se extiende además en todo el mundo por el cercano fin de la energía fósil.

La propia producción de gas natural de Europa se está reduciendo. Además de las menguantes reservas en el Mar del Norte, varios campos de gas noruegos están cerrados por mantenimiento planificado.

Según el grupo ruso Gazprom, las reservas del gas natural en los almacenamientos subterráneos de Europa están muy por debajo del nivel registrado en las mismas fechas de 2020.

Al ritmo actual de reposición de existencias, indica la empresa rusa, habrá unos 76.000 millones de metros cúbicos de gas en almacenamientos subterráneos europeos para el 12 de octubre. Eso significa que un 28 por ciento del volumen retirado de los depósitos en la temporada anterior ‒18.600 millones de metros cúbicos de un total de 66.200 millones‒ estará sin reponer.

Esos retrasos ocurren cuando el precio del gas natural en el mercado de  referencia en Europa, el TTF holandés, se mantiene por encima de los 95€/MWh. A las 06:02 GMT de este viernes, los futuros de noviembre rozaron los cien euros por MW/h.

Europa está cambiando a la energía verde, cerrando centrales nucleares y de carbón. Pero las energías renovables son un recurso inestable para la forma de vida actual y el gas escasea.

Un estudio científico ha advertido que los principales exportadores de carbón del mundo deberán abandonar casi el 90% de todas sus reservas para 2050, mientras que los países ricos en petróleo y gas deberán detener un 60% de sus extracciones para alcanzar los objetivos climáticos.

La semana pasada, Gazprom anunció la finalización del tendido del gasoducto Nord Stream 2 que une a Rusia y Alemania por el fondo del mar Báltico. Rusia es el primer productor de gas del mundo con una existencia estimada de energía gasística para los próximos cien años.

La infraestructura, en cuya construcción participaron también compañías de Alemania, Austria, Francia y Países Bajos, consta de dos ramales de 1.230 kilómetros para transportar hasta 55.000 millones de metros cúbicos de combustible anuales.

El proyecto que se inició en septiembre de 2018, fue concebido para diversificar las rutas del suministro de gas y elevar la seguridad energética de Europa.

Europa se enfrentará con falta de gas en los almacenes en el periodo de otoño e invierno por retrasos, comunicó el presidente del consorcio energético ruso Gazprom, Alexéi Miller.

«Los retrasos a la hora de llenar los almacenes de gas en Europa no se pueden compensar, Europa entrará en el periodo de otoño e invierno con falta de gas en los depósitos subterráneos», dijo.

Añadió que en el futuro cercano los precios de gas podrían volver a batir todos los récords.

Recalcó también que la capacidad de la producción excedente de Gazprom en caso de demanda máxima es de 150.000 millones de metros cúbicos.

El inicio del funcionamiento del gasoducto Nord Stream 2 equilibrará los precios en el mercado de gas de Europa, señaló recientemente el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El consorcio ruso Gazprom dio por concluida el 10 de septiembre la construcción del Nord Stream 2; su jefe, Alexéi Miller, comunicó que los suministros de gas al mercado europeo podrían empezar ya en esta temporada de calefacción y hacia finales del año en curso alcanzar unos 5.600 millones de metros cúbicos.

«Una rápida puesta en explotación del gasoducto Nord Stream 2 permitiría, sin duda, equilibrar los precios del gas natural en Europa, en particular en el mercado spot. Existe mucha demanda de gas, y podría aumentar aún más si el próximo invierno viene frío», dijo Peskov a los periodistas.

Preguntado si Moscú ya recibe de sus clientes europeos solicitudes de aumentar los suministros de gas, el portavoz del Kremlin contestó que «sería mejor dirigir tal pregunta al proveedor».

Europa debe soltar amarras con los EEUU, y con su política de sanciones a Rusia. Lo contrario provocaría una crisis energética y social en los países europeos de gran magnitud.

Europa necesita la ayuda urgente de Rusia y para obtenerla hay que tender puentes de inmediato.

About ELCOMUNISTA.NET (79947 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: