La pobreza severa ya afecta a más de seis millones de personas en España

Es la cifra más alta de pobreza severa desde 2007, con un aumento de casi dos millones de personas respecto a 2018.

Solo el 18,6% de los solicitantes del Ingreso Mínimo Vital en esa situación lo está cobrando o lo tiene concedido.

La crisis agudizada por la pandemia está dejando un impacto social muy preocupante y una profunda huella en las condiciones de vida y niveles de integración de las personas y familias. En 2021, año y medio después del estallido de la COVID-19, son 11 millones las personas que se encuentran en situación de exclusión social en España y, por primera vez desde 2007, los ciudadanos en exclusión severa superan los seis millones, con un incremento de casi dos millones respecto al año 2018. 

Así lo recoge el informe Análisis y Perspectivas 2021, impulsado por Cáritas y la Fundación FOESSA, que analiza cuál está siendo el alcance de la pandemia en la cohesión social en España. 

Según el avance de resultados de la encuesta FOESSA 2021—realizada a más de 7.000 hogares de todas las Comunidades Autónomas— que se incluye en el informe, se ha producido un ensanchamiento del espacio de la exclusión, donde viven ahora 2,5 millones de personas nuevas respecto a 2018, fecha de la anterior encuesta.

El grupo que más crece, «el de los más desfavorecidos»

Se registra, además un empeoramiento generalizado de los niveles de integración para el conjunto de la población: la integración plena en 2021 —hogares que disfrutan de una situación en la que no sufren ningún rasgo indicativo de la exclusión— es disfrutada por solo 4 de cada 10 hogares de España (el 42%). Esto marca un descenso de más de 7 puntos respecto del año 2018 (donde el porcentaje era del 49%).

“Una primera conclusión —señala Thomas Ubrich— sería que se ha producido un deslizamiento de los diferentes estratos de la sociedad hacia situaciones de mayor precariedad y exclusión social, una fuga imparable hacia una sociedad más desigual donde el grupo que más crece es el de los más desfavorecidos”.

Los datos de FOESSA “vienen a constatar lo que a lo largo de los últimos meses se ha venido comprobado a través de la acción social de Cáritas: que la pandemia está golpeando con más fuerza a los que ya eran los perdedores, a los más frágiles, los que ya tenían dificultades para mantenerse a flote, a los que no ha llegado el escudo social, ni tenían ya el soporte de los mecanismos de protección propios, desgastados en la crisis anterior de 2008”.

Otra de las advertencias del informe es que, por primera vez desde 2007, las personas en exclusión severa superan los 6 millones de personas, convirtiéndose en uno de los grandes damnificados por la COVID-19, con un incremento de casi dos millones personas respecto del año 2018.

Perfiles más afectados: familias con menores

Si bien el aumento de la exclusión se ha dado de forma generalizada en el conjunto de la población, en el estudio Análisis y Perspectivas 2021 se identifican los grupos y colectivos sobre los que la crisis ha tenido mayor impacto. Es el caso de un grupo tradicionalmente afectado, el de las familias con niños, niñas y adolescentes en su seno. Las dificultades que entraña la crianza, y la debilidad de los apoyos públicos a las familias con menores de edad a cargo, incrementan el riesgo de exclusión social en estos hogares, que es del 27% de parejas con hijos frente al 18% entre parejas sin hijos.

Esta incidencia es mucho más significativa si se trata de una familia numerosa (47%) o de un hogar monoparental (49%), especialmente cuando la persona sustentadora principal es una mujer.

Por otro lado, el país de origen es otro de los condicionantes que pueden ser determinantes. La pandemia ha intensificado situaciones de exclusión críticas para la población de origen inmigrante y ha convertido en crónica su obvia posición de desventaja. Esto se evidencia en una clara sobrerrepresentación de este grupo en el espacio de la exclusión (38%), aún más marcada en el de la exclusión severa (65%).

Las mayores dificultades se dan en el acceso al empleo y a la vivienda

Asimismo, la pandemia ha incrementado los niveles de exclusión en el conjunto de la población y lo hace en todas las dimensiones de exclusión analizadas por FOESSA: empleo, consumo, salud, educación, política, vivienda, conflicto social y aislamiento social.

Los efectos son especialmente intensos en dos aspectos estructurales en nuestra sociedad, como «derechos vulnerados de manera sistemática para un gran número de personas», independientemente de que el contexto económico sea de crecimiento o de crisis: el empleo y la vivienda.

El 25% de los hogares atraviesan graves dificultades en la dimensión del empleo, debido a las situaciones de desempleo, pero también por la realidad de un mercado laboral cada vez más precarizado y donde obtener un trabajo digno es cada vez más difícil, lo que conllevan una realidad de ingresos bajos e insuficientes, sostiene el estudio.

Esta precariedad salarial afecta en particular a la hora de garantizar el acceso y mantenimiento a una vivienda y suministros, y que afecta al 24% de hogares españoles.

El empleo no asegura la integración social. Respecto a 2018, prácticamente se ha duplicado el número de hogares con todas las personas activas desempleadas (pasando de 5,9% a 10,3%) y de hogares cuya persona sustentadora principal está activa, en inestabilidad laboral grave, pasando del 4,8% al 10,3%. Vivienda, energía, agua e internet son derechos humanos sistemáticamente vulnerados. Sigue aumentando el número de familias para quienes los gastos de la vivienda suponen tal carga que, una vez realizados estos, se quedan en situación de pobreza. Esta realidad afecta a día de hoy al 14% de los hogares.

Aumento de la pobreza severa y erosión de las relaciones sociales

Asimismo, la dimensión del empleo y de la vivienda se vinculan de manera innegable con la exclusión del consumo, que se ha disparado notablemente, al pasar del 14,5% en 2018 al 17,6% en 2021, lo que supone un alza del 21%. La estrecha relación entre dificultades con el empleo y exclusión en el consumo se hace patente al comprobar que, para el conjunto de hogares afectados por la exclusión en el empleo, la pobreza severa se eleva hasta el 30%, que triplica el nivel de afectación del conjunto de la sociedad.

Por otro lado, si en el anterior informe FOESSA las buenas relaciones existentes entre las personas dentro del hogar y con su entorno social más cercano era una noticia esperanzadora esta crisis lo cambia todo. Un aspecto diferencial es que la pandemia sí está erosionando con fuerza la calidad de las relaciones en los hogares, al duplicarse el número de estos cuyo clima de convivencia muestra dificultades serias.

El conflicto social, la dimensión que mide la calidad de las relaciones dentro de los hogares, ha pasado de afectar a un 5% de los hogares en 2018 a casi un 10% en 2021. Esta dimensión es la que, según el informe, más ha aumentado porcentualmente en cuanto al nivel de afectación para el conjunto de la población.

Nuevo motor de desigualdad: brecha digital

El análisis identifica también un nuevo motor de exclusión social y desigualdad, la brecha digital. No disponer de conexión suficiente ni de un dispositivo conectado y de habilidades para manejarse en el entorno digital están marcando fuertemente la diferencia en una sociedad cada vez más digitalizada: supone una pérdida de oportunidades en ámbitos como el empleo, la educación, las ayudas públicas o las propias relaciones sociales.

Esta es una realidad que afecta a un 46% de los hogares en situación de exclusión frente al 35% del conjunto de hogares.

El informe ve «lagunas» al Ingreso Mínimo Vital

Análisis y Perspectivas 2021 dedica un capítulo específico a analizar las debilidades de nuestro modelo de protección social, poniendo un foco especial en el Ingreso Mínimo Vital (IMV).

El informe señala cómo en su configuración y normativa actual esta Ingreso ofrece una cobertura insuficiente y presenta «lagunas importantes».

Un primer obstáculo se produce antes siquiera de llegar a iniciar los trámites para solicitarla. Algo más de un año después de su aprobación, un altísimo porcentaje de los hogares en situación de pobreza severa no cuenta todavía con suficiente información para su solicitud o tramitación.

Solo una cuarta parte de estos hogares ha recibido información correcta y suficiente para iniciar el trámite de solicitud, y, en consecuencia, sólo un 26% de los hogares en pobreza severa han conseguido realizar el mismo.

Es decir, más de dos tercios de estos hogares (el 68%) no lo han solicitado a pesar de sus escasos o nulos ingresos. En definitiva, solo el 18,6% de los solicitantes en pobreza severa está cobrando el IMV o, al menos, lo tiene concedido, y a casi la mitad del total de solicitantes en pobreza severa (el 49%), le ha sido denegado.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (81238 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: