Museo de los Objetos, donde las pertenencias de los niños hablan de violencia

Una curiosa muestra basada en objetos y juguetes de algunos niños que han sido víctimas del conflicto armado en Colombia se expone por estos días en Bogotá con el objetivo de aportar otra mirada a la violencia del país, de la que también son víctimas indirectas otros cientos de niños y adultos que a diario la visitan.

Se trata de Mumo: Museo de los Objetos, una iniciativa del Instituto Distrital de las Artes (Idartes) de Bogotá desarrollada en conjunto con la Comisión de la Verdad y el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, en la que la música, el relato, los títeres y el jolgorio se integran cada día para escuchar aquellas historias de vida de los más pequeños, enmarcadas en el contexto, la familia y las experiencias cotidianas.

«Los objetos en esta experiencia de contenido audiovisual representan la historia de elementos vinculados a familias que por diferentes circunstancias se vieron influenciadas por distintos puntos del conflicto armado, de modo que los objetos hablan en sus historias de estos sucesos del conflicto, desde un lenguaje coloquial y a través de títeres, que es un lenguaje próximo a los niños», dijo a la Agencia Sputnik la responsable general del Programa Nidos, Paola López.

LA INICIATIVA

Durante el 2020, como respuesta a la emergencia sanitaria por covid-19, el Programa Nidos (adscrito a Idartes) creó Mumo como una iniciativa virtual, pero luego de que la pandemia fue cediendo en el país la muestra se lanzó de manera presencial en Bogotá el pasado 24 de agosto, fecha desde la cual ha sido visitada por cientos de niños que buscan interactuar con los artistas que la componen y compartir con ellos sus historias de vida.

«Mumo nos permite aportar esos mecanismos a través de los cuales los niños y las niñas pueden ser escuchados en sus percepciones a través del juego y el arte. Nuestra responsabilidad como adultos es ayudarles y ofrecerles herramientas y medios para que no solo entiendan lo que pasó en la historia de este país, también para que puedan tramitar todas esas emociones e imágenes que les deja el conflicto», agrega Paola.

Y es que, en un país tan convulsionado como Colombia, ningún menor de edad, tanto del campo como de la ciudad, es ajeno a la violencia, la cual se vive en carne propia o bien de manera sensorial, a través de redes y medios de comunicación, lo que al final termina por permear la psiquis de los más pequeños.

«La exposición es el resultado de múltiples experiencias artísticas presenciales y virtuales que los artistas de Nidos han llevado a cabo durante el último año con las niñas, los niños y sus familias en el Laboratorio Artístico El Parque, uno de los 19 espacios físicos que tiene actualmente el Programa en toda la ciudad para el disfrute de las artes desde edad temprana», explica Catalina Valencia, directora de Idartes.

VERDAD Y MEMORIA

La muestra se centra esencialmente en la verdad y la memoria, dice Catalina Valencia, ya que parte del hecho de que se debe conocer el pasado y entender el presente «para que las futuras generaciones no vivan lo mismo», y porque las instituciones tienen «un compromiso ineludible con un país que ha vivido un conflicto armado por más de 60 años».

Al ser una exposición presencial, los niños pueden experimentar y descubrir -a través de las emociones y los sentidos- cómo la memoria está relacionada con los objetos y las evocaciones del recuerdo, al tiempo que les permite expresar una perspectiva particular de la historia del conflicto.

Los visitantes a Mumo encuentran en la muestra una representación que reúne narración, imagen y audio de las vivencias y expresiones de los menores que transitaron por esta experiencia artística, así como esos objetos y juguetes que atestiguan momentos dolorosos de la historia del país pero que pueden ser manipulados por otros niños, dándoles así otro matiz y carácter, propio de la inocencia de la primera infancia.

HISTORIA COMPARTIDA

«Los niños cuyos objetos complementan esta muestra fueron y son visitantes-participantes de las experiencias artísticas. Ellos pertenecen a varias comunidades de la ciudad, así que hay desde niños que hacen parte de colegios de bogotanos hasta otros de la comunidad indígena Embera», una de las más afectadas por la violencia en el país, explica Paola López.

Visto de otro modo, la historia de esos niños pasa de mano en mano, pues los objetos pueden ser tocados y compartidos, tras lo cual vuelven al lugar de la muestra para que otros visitantes también los contemplen e interactúen con ellos.

Diez artistas comunitarios, cuatro personas especializadas en pedagogía, dos integrantes de la Comisión de la Verdad y otros más de Idartes componen el equipo de Mumo, una muestra que por ahora permanece en la localidad de Santa Fe, en el centro tradicional de Bogotá, pero que prevé convertirse en itinerante y visitar otras zonas de la ciudad para mostrar cómo los objetos de los niños también tienen una historia de Colombia por contar.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (80063 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: