El pase sanitario atiza la tensión social en Italia e inspira a los neofascistas

La introducción del pase sanitario obligatorio en Italia para todos los empleados desde el 15 de octubre aumenta la tensión social y desemboca en huelgas y manifestaciones violentas, en las que participa la extrema derecha.

Por Aleksandr Dunáev*

HUELGA GENERAL

Este lunes Italia quedó paralizada por una huelga general de 24 horas. Respondiendo al llamamiento de los sindicatos locales, más de un millón de personas salieron a las calles de Roma, Milán, Turín y otras ciudades. Paralelamente, en todo el país cruzaron las manos los trabajadores del transporte urbano, ferroviario y aéreo.

Los eslóganes son muy variados. En primer lugar, los sindicatos y sus miembros protestan contra el desbloqueo de despidos, prohibidos por el Gobierno italiano en primavera de 2020 para prevenir un brusco aumento del desempleo tras el estallido de la pandemia del covid-19.

También exigen subir los sueldos y aumentar las inversiones en la educación, la sanidad y los transportes y advierten del peligro de la privatización en estos sectores. Además, arremeten contra la cumbre del G20 que se celebrará en Roma el próximo 30 y 31 de octubre: según observan las Confederaciones de Comités de Base (Cobas), el encuentro de los líderes de los veinte países más potentes del mundo no es más que una «hipócrita pasarela de los amos de mundo».

PASE SANITARIO PARA TODOS, LO QUIERAN O NO

Pero el tema más discutido, que no deja de atizar la tensión social en Italia, es el pase sanitario o ‘green pass’, que desde el próximo 15 de octubre se hará obligatorio para todos los empleados públicos y privados.

Según explica la Unión Sindical de Base, para los trabajadores el green pass es «equivocado, discriminatorio y prejudicial». En primer lugar, no es «una medida sanitaria, ya que los vacunados con el green pass pueden ser fuente de contagio».

Además, lesiona el derecho de los ciudadanos a elegir libremente si vacunarse o no y niega el derecho al trabajo a los que prefieren no someterse a la inyección: las disposiciones del Gobierno prevén que, después del 15 de octubre, los que no tengan el pase no podrán cobrar el sueldo.

La movilización contra el pase sanitario no se limita a las manifestaciones de este lunes. Por ejemplo, los trabajadores portuarios de la ciudad septentrional de Trieste, entre los cuales el 40 por ciento no está vacunado, amenazan con bloquear el puerto el próximo viernes, si el Gobierno no da marcha atrás.

A su vez, la Federación Italiana de Sindicatos Interprofesionales (FISI) ya anunció que el 15 de octubre convocará una «huelga a ultranza» de cinco días para protestar contra «la violación de derechos y la discriminación de los no vacunados que el Gobierno italiano comete mediante una obligación subrepticia a la vacunación que prevé la exclusión del trabajo y la pérdida de la remuneración».

LOS NEOFASCISTAS APROVECHAN LA TENSIÓN

En la ciudad de Cagliari, en Cerdeña, los manifestantes caminan con la pancarta «no al fascismo, no al green pass». De hecho, estos días se habla mucho del fascismo en Italia, después de que la manifestación que tuvo lugar en Roma el pasado 9 de octubre degeneró en enfrentamientos brutales con las fuerzas del orden.

El brote de violencia en las calles céntricas de la capital se debió a la actividad de numerosos adherentes de la extrema derecha que llevaban días preparándose para «tomar Roma».

Los neofascistas de la organización Forza Nuova asaltaron la sede de la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL, por sus siglas en italiano), pero, según revelaron los medios, el objetivo primario era el Palacio Chigi, la residencia del Gobierno italiano, cuya toma debería ser la versión italiana del ataque al Congreso estadounidense en Washington del pasado 6 de enero.

El 9 de octubre la policía frenó el ataque a la sede del Ejecutivo y el día siguiente detuvo a los jefes de Forza Nuova, Roberto Fiore y Giuliano Castellino, y a otros 12 organizadores de los disturbios, mientras la Fiscalía de Roma abrió dos investigaciones sobre los violentos acontecimientos en la capital, que se saldaron con decenas de heridos.

Los medios italianos ya discuten la eventual prohibición del movimiento neofascista. De hecho, el futuro de Forza Nuova no parece muy prometedor, pero no cabe olvidar que, si los neofascistas se atrevieron a desafiar las fuerzas del orden, fue porque trataron de aprovechar el clima cada vez más tenso que reina en Italia en vísperas de la extensión del green pass obligatorio a todos los trabajadores.

El primer ministro Mario Draghi sigue afirmando que el pase sanitario es el instrumento justo para acabar con la pandemia que causó tantos daños al país. Sin embargo, si el 80 por ciento de la población adulta ya está vacunado, ¿vale la pena tratar de poner de rodillas al restante 20 por ciento sin tener en cuenta el coste social que ya está pagando Italia?

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (79947 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Comment on El pase sanitario atiza la tensión social en Italia e inspira a los neofascistas

  1. Osvaldo Buscaya // octubre 12, 2021 en 11:46 pm // Responder

    Irreversible proceso planetario impuesto por el programa del Nuevo Orden Mundial.
    No existe salida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: