Neofranquistas, venezolanos… ¿quién está detrás de los nuevos medios de la derecha española?

— ¿ Y esos quiénes son?

— ¿ De dónde salen?

— ¿ De qué pie calzan?

— ¿ Quién está detrás?

— ¿ Son de confianza?

Han sido preguntas recurrentes esta semana, también dentro del gremio periodístico, después de que un digital llamado The Objective haya decidido poner en marcha su campaña contra el ex ministro y ex secretario de organización socialista José Luis Ábalos atribuyéndole una “doble vida oscura”. Hablando de «supuestos vídeos» que no han visto ni ellos y de habitaciones de hotel destrozadas «con restos de todo«. 

Intoxicaciones por un lado y mucha dosis de moralismo. No eran preguntas banales las dirigidas sobre este nuevo medio de la derecha. El último dato de audiencia disponible era de diciembre del pasado año, cuando OJD le certificaba 456.000 usuarios únicos al mes. 

Las preguntas planeaban en el aire pese a que el proyecto hace ocho años que vio la luz. Pero sus responsables decidieron relanzarlo este septiembre, con un nuevo equipo, duplicando la plantilla y librando la batalla de la información diaria. Pero, para poder responder a los principales interrogantes y saber quién está detrás de este medio, es necesario explicar un concepto muy capitalino: Little Caracas.

Así se ha bautizado el éxodo venezolano en Madrid, cada vez más numeroso, que se está implicando políticamente, casi siempre hacia la derecha. No se trata de los ciudadanos que huyen desesperados, sin nada en los bolsillos, sino gente que hizo dinero durante el chavismo y multimillonarias familias opositoras. Un fenómeno similar al Little Havana en Miami con la diáspora cubana.

The Objective se encuentra geolocalizado dentro de este Little Caracas. Su CEO es Paula Quinteros (1980), una empresaria de los medios nacida en Colombia, criada en Brasil y a partir de los 19 años afincada justamente en Caracas. Antes de fundar The Objective, creó El Estímulo, el mismo producto pero en venezolano. Tan idénticos que comparten diseñador gráfico, pero la oposición no la hace al gobierno español de coalición, sino al Gobierno de Nicolás Maduro. 

Dentro del propio entramado mediático se encuentra la revista Clímax. Uno de sus últimos reportajes intenta demostrar que la madre de Maduro es colombiana. Una teoría calcada a la de los sectores republicanos que acusaban a Obama de no haber nacido en Hawái, sino en África, y que por tanto no podía ser presidente de Estados Unidos. Además de Quinteros, también es fundador y editor el escritor Ignacio Peyró, exasesor de Rajoy, a quien le escribía discursos, hoy director del Instituto Cervantes en Londres.

El elegido para reimpulsar al diario ha sido Álvaro Nieto, que irónicamente –según desveló Cuatro– pidió trabajo a Ábalos tras ser despedido de El País. El ministro no aceptó el autoofrecimiento y Nieto acabó en el conservador VozPopuli. Desde allí se jacta de haber revelado “exclusivas” como el Delcy Gate o el caso Plus Ultra, ambos contra Ábalos, o el caso Neurona, que persigue a Podemos por supuestos sobresueldos. Este último caso acumula ya seis archivos judiciales. Los otros dos, frente al exministro, tampoco están encontrando el recorrido judicial ante la ausencia de pruebas. Con este currículo, Nieto fue fichado por Paula Quinteros para la batalla diaria en el barro de la actualidad. El nuevo director ha duplicado la plantilla con redactores provenientes de VozPopuli o esRadio, la emisora ​​de Federico Jiménez Losantos, del grupo Libertad Digital. Dicen situarse en el centro político.

La derecha española ha tenido siempre un espacio consolidado en el panorama mediático español. Hay medios incluso centenarios como el diario ABC, con décadas en los hombros como la cadena COPE y consolidados en la era digital como el grupo Libertad Digital. Por poner unos pocos ejemplos paradigmáticos. Pero, como también ocurre en el ámbito parlamentario y electoral con la irrupción de la extrema derecha, la órbita mediática conservadora también se está reorganizando con una nueva constelación de medios que buscan hacer su agujero. En algunos casos hay mucho dinero detrás, de procedencia desconocida, pero también otros que aprovechan el abaratamiento de costes que han supuesto las redes sociales. A continuación una pequeña muestra.

Revisionismo neofranquista

Otro caso de reinvención es el digital El Debate, que recupera la cabecera conservadora histórica homónima, que se editó durante el primer tercio del siglo XX. Ahora sin papel, sólo online, pero impulsado por la misma gente: la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP). Fue uno de los grupos más influyentes del régimen franquista, donde estuvieron bien situados. Esta entidad ha llegado hasta nuestros días. Ahora defiende teorías como que Pedro Sánchez sigue “directrices mundiales” para “demoler la familia” e “imponer un cambio de mentalidad” a través de leyes como la del aborto, la de la eutanasia o la del matrimonio homosexual. La ACdP también sostiene universidades ultraconservadoras como la CEU San Pablo, en Madrid, o el Abad Oliba en Barcelona.

El presidente de la asociación y editor del diario digital es el historiador Alfonso Bullón de Mendoza y Gómez de Baluguera, a quien otros colegas del gremio sitúan en el revisionismo neofranquista, en la línea de Pío Moa, con quien ha trabajado. Cuando era párroco de la CEU San Pablo organizó un congreso “sobre la Guerra Civil y la República”, bajo el lema “la otra memoria”. Bullón de Mendoza inauguró el cónclave acusando al PSOE y al Partido Comunista de España de haber provocado la guerra civil y exigiéndoles disculpas por sus asesinatos. También es el biógrafo de José Calvo Sotelo, ministro con el dictador Miguel Primo de Rivera y dirigente de la CEDA.

El nuevo El Debate resucitó el pasado 1-O, cuando se puso en marcha el digital. El elegido para dirigirlo ha sido el gallego Bieito Rubido, director de ABC durante una década, y entre sus colaboradores cuenta con algunas de las plumas más consolidadas del espacio ultraconservador, como Alfonso Ussía. Rubido se ha encargado de tener una redacción bien conservadora. Según explica eldiario.es, el director preguntaba durante las entrevistas a los redactores si estaban casados ​​o «qué concepto tenían de la familia». Los fichajes los acabó realizando en otros medios como OkDiario o la COPE. El pasado fin de semana abría ya con una entrevista al dirigente ultraderechista Santiago Abascal, al que daban altavoz sin ninguna pregunta incómoda. En un mes de vida también han entrevistado a la líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio; el líder de la patronal CEOE, Antonio Garamendi; el empresario y presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, o el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Joan Josep Omella. Los titulares y los enfoques son suficientemente elocuentes.

IMG 9394

La conquista audiovisual

La extrema derecha ha irrumpido políticamente y también mediáticamente. Se ha podido comprobar en las últimas semanas en la sala de prensa del Congreso, donde son acreditados sin ningún problema los trabajadores de EDATV (el canal de YouTube Estado de Alarma TV) mientras otros medios más consolidados no pueden entrar. Su presencia y actitud ha provocado no sólo la incomodidad de periodistas habituales, sino también de la mayoría de grupos parlamentarios, con la excepción de Vox, que está como pez en el agua. Detrás está el polémico experiodista de El Mundo, Javier Negre, condenado judicialmente por haberse inventado una entrevista y coaccionar a una víctima de malos tratos. Con Estado de Alarma, pretendía, literalmente, «crear la Fox News española». No ha llegado tan lejos; no ha pasado de canal de YouTube. Pero sólo es la punta del iceberg.

Porque, si el panorama de los diarios digitales conservadores está revolucionado, más lo está el panorama audiovisual. Y con proyectos con muchos más recursos que un programa de YouTube realizado desde casa y con móviles. El proyecto más serio en este sentido es la televisión 7NN, nacida en contraposición a LaSexta. Nació públicamente el pasado 12 de octubre, Día de la Hispanidad, y ya puede verse en la TDT en la Comunidad de Madrid, en Aragón y en algunas ciudades esparcidas por el Estado español. Pero su intención es conseguir múltiplex para alcanzar el 70% del territorio español. Mientras tanto, también emite a través de Vodafone TV y de plataformas digitales como Twitch o YouTube. ¿Pero quién está detrás de este ambicioso proyecto, con un capital social de dos millones y medio de euros?

Detrás está la sociedad Producciones Audiovisuales Hispania SA, creada el pasado junio y que en septiembre registró la marca 7nn. Los accionistas son los hermanos José y Jaime Alonso García, ambos miembros de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), y el asistente de Vox Jaime Alonso Gila. De hecho, Jaime Alonso fue vicepresidente y portavoz de la FNFF y ha llegado a decir que la dictadura «solo fusiló a 23.000», una cifra que considera «ridícula». También ha realizado importantes donaciones al partido de Santiago Abascal. Como si fuera un filántropo del franquismo, financia ahora una cadena de televisión ultraconservadora. Una tendencia que se observa también en sus caras más visibles.

Uno de sus rostros públicos es el historiador Fernando Paz, que presenta un programa todas las noches. En su historial también consta haber sido patrón de la FNFF y candidato frustrado de Vox en el Congreso por Albacete. Tuvo que renunciar porque era incómodo incluso para Vox. Participante de actos de Falange, Hogar Social Madrid y del partido neonazi Alianza Nacional, Paz es negacionista del Holocausto (él llama “poner en contexto” y que “no se ha establecido con precisión lo que realmente pasó”). Desde las tertulias de la extinta Intereconomía defendió que, si su hijo dijera que es gay, lo llevaría a “terapias para reconducir su psicología”. De hecho, el proyecto de 7NN se ha forjado a partir de Intereconomía. También forman parte su ex director general, Marcial Cuquerella; el ex director de El Telediario de la cadena, Luis Losada, o el ex portavoz de la asociación ultraconservadora HazteOir, Javier Villamor. Hay quien les sitúa también en el entorno de El Yunque, organización secreta ultraderechista nacida en México. La nueva cadena promete ser «la televisión que estaban esperando».

No es el único proyecto entre bambalinas. El ex diputado de Ciudadanos y expresidente de Coca-Cola en España, Marcos de Quinto, también lideraba un proyecto de televisión, La Séptima. De Quinto representaba el ala más derechista de la formación; de hecho, lo dejó por la reticencia de Inés Arrimadas a aliarse con el PP y la extrema derecha de Vox. Pero la iniciativa televisiva, que decía haber captado a más de cien millones de euros de inversores, está en el aire. De Quinto la abandonó, por discrepancias con otro de los tres socios, Juan Francisco Zambudio, propietario del Grupo Empresarial Televisión de Murcia. Zambudio dice que sigue adelante con La Séptima. Y, paradójicamente según The Objective, el ex de Ciutadans, junto al tercer socio Félix Revuelta (propietario de Naturhouse) salen adelante con los planes de montar una tele, aunque no sea La Séptima.

Habrá que ver cómo termina este serial empresarial. Sea como fuere, es una buena muestra del dinamismo. La derecha y extrema derecha mediática se están reorganizando, están en ebullición, para declarar la guerra cultural –y también la guerra sucia– a la izquierda y al independentismo desde las trincheras más ultras.

https://www.elnacional.cat/ca/politica/venecuela-franquisme-nous-mitjans-dreta_666323_102.html

About ELCOMUNISTA.NET (81372 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: