Lukashenko propone mandar a los inmigrantes a Múnich en aviones bielorrusos

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, declaró que podrían trasladar a Múnich, en los aviones de la compañía bielorrusa Belavia, a los inmigrantes concentrados en la frontera bielorruso-polaca.

«Si los polacos se niegan a conceder el corredor humanitario, nosotros podríamos transportarlos [a los inmigrantes indocumentados] a Múnich en aviones de Belavia, no hay problema», dijo citado por la agencia Belta.

El mandatario recordó la reciente propuesta de las autoridades de Múnich de admitir a estos refugiados, así como señaló que aceptar a 2.000 o 3.000 personas no será un problema para la Unión Europea.

Según la agencia Belta, Lukashenko subrayó que la parte bielorrusa hará cuanto esté a su alcance para que los inmigrantes no se acumulen en la frontera, y hasta podría repatriaros, pero ellos no quieren regresar a sus países.

Agregó que Bielorrusia no está interesada en ningún conflicto en su frontera estatal, declaró el presidente del país.

«Yo quisiera reiterar una vez más: no queremos ningún conflicto en nuestra frontera estatal, esto es absolutamente perjudicial para nosotros», dijo Lukashenko citado por la agencia Belta.

El mandatario calificó de «correctas» las conclusiones de los periodistas, incluidos los bielorrusos, de que «Polonia necesita este conflicto hoy».

«Los problemas internos, así como con la Unión Europea [UE] son más que suficientes, y comienza este tumulto y ya se producen disparos en la frontera estatal», enfatizó.

El Ministerio de Defensa de Bielorrusia denunció antes que la decisión de Polonia de concentrar 15.000 soldados, tanques, medios de defensa antiaérea y otras armas pesadas cerca de la frontera bielorrusa no puede considerarse una respuesta adecuada a la crisis migratoria.

La entidad castrense considera que puede tratarse de la creación de grupos de tropas de ataque, y enfatizó que las acciones del Ejército polaco contradicen todos los acuerdos internacionales y bilaterales.

Polonia aumentó el número de tropas de seguridad tras la aparición de un campamento espontáneo de refugiados en la frontera polaco-bielorrusa, en la región bielorrusa de Grodno, en el que se encuentran unas 2.000 personas.

Minsk toma medidas

Por su parte, el portavoz de la Cancillería bielorrusa, Anatoli Glaz, afirmó que las autoridades de Bielorrusia han tomado medidas para disminuir el flujo de los inmigrantes indocumentados a través del territorio de la república a los países de la Unión Europea.

«Recrudecimos las reglas de visado para los ciudadanos de determinados países, implantamos control migratorio adicional para la entrada en el país y ampliamos la inspección de la actividad de las compañías turísticas, retirando licencias a decenas de ellas», dijo.

El portavoz señaló asimismo que la compañía aérea bielorrusa Belavia jamás se ha dedicado ni se dedicará a transportar a inmigrantes indocumentados de los países orientales y africanos, agregando que es fácil verificarlo.

«Nuestra compañía de aviación es transparente y en cualquier momento podría presentar la respectiva documentación e información fáctica, si la solicitan. Vengan, vean y chequeen», dijo.

Además señaló que son completamente absurdas las acusaciones occidentales de que Minsk estimula la migración ilegal.

«Las acusaciones de que Bielorrusia usa a los inmigrantes como un instrumento son infundadas, inconsistentes y reñidas con el sentido común. No permitiremos que nos hagan tales acusaciones», subrayó el diplomático.

Últimamente Lituania, Letonia y Polonia están denunciando una avalancha de cruces ilegales desde Bielorrusia y acusan a Minsk de orquestar una crisis migratoria en represalia a las sanciones occidentales.

Las autoridades bielorrusas rechazan esas acusaciones. El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, hostigado por las sanciones de Occidente tras su polémica reelección en agosto de 2020 y la represión de las protestas que siguieron al supuesto fraude en las urnas, advirtió que Minsk no tiene «ni dinero ni fuerza» para contener el flujo migratorio.

Los guardias fronterizos bielorrusos denunciaron en numerosas ocasiones que Letonia, Lituania y Polonia expulsan por la fuerza a los inmigrantes hacia el territorio de Bielorrusia.

La semana pasada, cerca de la frontera entre Bielorrusia y Polonia se creó un campamento en que se encuentran unos 2.000 migrantes.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (81372 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: