Cuba preserva y difunde ideario de Fidel Castro, a cinco años de su muerte

Con la realización de galas artísticas, foros de debate, y la inauguración de un centro destinado al estudio y difusión de su pensamiento, los cubanos recuerdan a Fidel Castro (1926-2016), líder de la Revolución de 1959, en el quinto aniversario de su muerte.

Por Miguel Fernández Martínez*

«Ayer me preguntaron cuándo conocí a Fidel. Y he respondido que desde que tengo memoria. Muchos años después fue mi jefe, pero desde que era un niño lo conozco y lo quiero». Ahora trato de seguir sus pasos. Conmigo va», escribió el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en su cuenta de la red social de Twitter.

Esta afirmación de Díaz-Canel es recurrente en millones de cubanos que nacieron después de 1959. Fidel ha estado presente en sus vidas, de una manera u otra, y es casi imposible separar recuerdos donde no aparezca, en primera persona o en el telón de fondo, la imagen del guerrillero devenido presidente.

A la hora de mirar la figura de Fidel Castro, para los cubanos solo existían dos opciones: el amor o el odio. Su personalidad de líder, su manera de dirigir el país, su pensamiento futuro, no dejaba espacios para terceras opciones.

Unos lo calificaron de líder revolucionario, otros como tirano. Incluso algunos fuera de Cuba lo tenían como el referente internacional de las clases más desposeídas. Podía verse de muchas maneras, pero nunca invisible y desconocido.

«A Fidel le debo todo lo que soy. Nací en la peor miseria, la mitad de mi familia se murió de enfermedades por no tener dinero. En el campo donde vivía no había hospitales, y gracias a Fidel y a la Revolución este campesino pobre pudo estudiar y hacerse ingeniero, y ver que mis hijos hoy son profesionales», comentó Rolando Verdecia a la Agencia Sputnik, un guantanamero de 72 años residente en La Habana.

Otros, por su parte, con una imagen diferente del actual sistema político en Cuba, lamentan la muerte del líder revolucionario.

«Si Fidel estuviera vivo todo sería diferente. Él tenía decisiones para todo, Estaba al lado de la gente, escuchaba, y se ponía a la cabeza en los peores momentos. Le confieso que no soy ni socialista ni comunista, pero sí seré siempre fidelista, aunque él no esté con nosotros», dijo Mercedes Urrutia, una anciana de 84 años residente en el municipio de Centro Habana, en la capital de la isla.

En cambio, para muchos de los cientos de miles de cubanos que viven en el extranjero, principalmente en Miami, al sur de EEUU, mencionar el apellido Castro es casi una herejía, y a quien culpan de los todos los «males» que se sufren hoy en la isla.

SEMBLANZA

Abogado de formación y procedente de una familia burguesa, Fidel Castro tomó partido muy pronto con las causas sociales de su pueblo, y se convirtió en el líder de un incipiente movimiento revolucionario que terminó tomando las armas y derrocando a la dictadura del general Fulgencio Batista (1952-1958).

En julio de 1953, al frente de un grupo de jóvenes, encabeza un ataque armado a la segunda fortaleza militar del país, en la provincia de Santiago de Cuba, en respuesta al golpe de Estado dirigido por Batista.

Después de salir de la cárcel, marcha a México donde prepara una expedición militar, y en 1956 desembarca al sureste de la isla, iniciando una lucha guerrillera que logró derrotar la dictadura y provocó el triunfo revolucionario en enero de 1959.

Castro fungió como primer ministro, encabezando el gobierno revolucionario desde 1959 hasta 1976, año en que se convierte en presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, hasta 2006, en que a causa de una grave enfermedad se retira del poder, que traspasó a su hermano, el general Raúl Castro, en 2008.

CENTRO DEPOSITARIO DE SUS IDEAS

Una de las principales acciones para conmemorar este quinto aniversario de su fallecimiento, será la inauguración del Centro Fidel Castro Ruz, en la zona del Vedado, en La Habana, un espacio destinado al estudio y difusión del pensamiento.

De acuerdo a la ley 123 aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento) el 27 de diciembre de 2016, por voluntad expresa de Fidel Castro, «su nombre no se utilizará para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles y otros lugares públicos, así como tampoco se erigiran en su memoria monumentos, bustos, estatuas, tarjas conmemorativas y otras formas similares de tributo».

A pesar de esa decisión, según el artículo 2 de la propia ley, «se exceptúa (…), el empleo de su nombre para denominar alguna institución, que conforme a la ley, se constituya para el estudio y difusión de su pensamiento y obra», argumentación legal en la que se basa la creación de este centro de estudios.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (81238 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: