Yolanda Díaz reivindica la transversalidad y rechaza limitarse a la izquierda del PSOE

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha reivindicado este jueves la transversalidad de su proyecto político y ha rechazado limitarlo a estar a la «izquierda del PSOE», que es un espacio «muy marginal», cuando precisamente su aspiración es desplegar políticas para la mayoría social. Díaz prevé comenzar ya en su proyecto electoral pasadas las Navidades, cuando esté lista la reforma laboral.

«Yo trabajo para la sociedad en su conjunto y las políticas que despliego son para la mayoría social. Yo no quiero estar a la izquierda del PSOE, le regalo al PSOE esa esquinita. Eso es algo como muy pequeño y muy marginal. Yo creo que las políticas que despliego son transversales», ha indicado en una entrevista a Radiocable.

Es más, Díaz ha desgranado que ella nunca trabaja «desde la izquierda de la izquierda», pues lo que le «seduce» es «pensar un país en grande» donde quepan «prácticamente todos» y demostrar, desde posiciones aglutinantes, que España tiene «enorme potencialidad para ser mejorada y cambiada».

«La extrema izquierda no la quiero»

«Este debate, este presunto regalo que nos quisieron hacer. Fíjese en la extrema izquierda, no la quiero, nunca he trabajado así, con fetichismos ideológicos, y no lo voy a hacer», ha ahondado la también ministra de Trabajo para citar el caso de la sanidad pública, una materia que no es «ni de izquierdas ni de derechas, sino de la ciudadanía española».

Bajo esta perspectiva, Díaz ha enfatizado que poner «etiquetas» ideológicas no es positivo y ha defendido la construcción de proyectos de unidad desde las «posiciones concretas», donde «muchos» se pueden encontrar en un proyecto «más allá» de las propias convicciones.

De esta forma, ha subrayado que el «reto apasionante» y donde quiere estar la vicepresidenta es en tejer un proyecto de mayorías sociales, con protagonismo de la ciudadanía, donde prime el diálogo, y que despierte «entusiasmo» para imaginar un futuro mejor.

Sus palabras llegan después de dos encuentros el mes pasado con mujeres políticas del sector de la izquierda. En el primero, celebrado en Valencia junto con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, la líder de Más Madrid, Mónica García, y la portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía en Ceuta, Fátima Hamed, fue polémica la ausencia de invitadas del partido morado como Irene Montero o Ione Belarra. Lo definió como «el principio de algo maravilloso».

Y el segundo acto, celebrado en Barcelona, sí contó con la secretaria de Organización de Podemos, Lilith Vestrynge, así como la líder de los ‘comunes’ en el Parlament, Jessica Albiach.

Comenzará a trabajar en su proyecto en 2022

Sin embargo, Díaz ha reafirmado que ahora mismo no está en su mente encabezar una posible candidatura que aglutine a formaciones progresistas y solo está volcada en su labor al frente del Ministerio de Trabajo.

No obstante, ha detallado que el año que viene arrancará el proceso de escucha activa a la ciudadanía «con la mirada puesta en levantar e imaginar un país» para la próxima década, reto al que pondrá «enorme cariño e ilusión». «Cuando escuche mucho pensaré luego lo que tenemos que hacer colectivamente», ha ahondado la líder de Unidas Podemos en el Ejecutivo. P

De nuevo, ha reiterado que este proyecto «no va de formaciones políticas» y que, aunque puede haber gente en su espacio que puedan ver su postura como «my naif», el protagonismo debe recaer sobre la sociedad, sobre todo cuando se percibe a los partidos ahora como un «obstáculo». Por tanto, ha pedido cambiar esa concepción «muy masculina, muy centralizada y muy jerarquizada» para hacer las cosas de otra manera.

En este sentido, ha asegurado que quiere que los partidos progresistas estén en esta plataforma pero ya se verá su papel porque deben actuar, como ella, como simples herramientas. Y es que su objetivo no es solo «unir a la izquierda» sino que la sociedad sea «imprescindible» para que «hable» y esté todo el mundo posible.

Asegura que en febrero de 2020 vio venir la pandemia pero le llamaron «alarmista»

Por otra parte, Díaz se ha referido a la pandemia. En este sentido, ha señalado que el 15 de febrero del año pasado convocó a su equipo del Ministerio de Trabajo para pensar medidas frente al coronavirus, dado que ya se veía que la pandemia «azotaba fuertemente a Italia» y que podía pasar también en España.

Así, ha explicado que el 4 de marzo su Ministerio presentó una guía de prevención ante el Covid-19 que en aquella época generó una «enorme polémica» en el Gobierno y algunos, en alusión a la CEOE, le tildaron de «alarmista».

«Me acuerdo bien de que Pablo (Iglesias) era vicepresidente y lo llamé desolada por lo que estaba pasando. Yo el 15 de febrero como la pandemia azotaba fuertemente a Italia convoqué a mi equipo porque tenía la convicción de que España es Italia y necesitábamos desplegar un montón de medidas porque veíamos lo que iba a pasar. Tanto fue así que el 4 de marzo presenté una guía enormemente polémica en el Gobierno, y también fuera se me acusó de alarmista. Esto fue en la antesala del 8M», ha explicado la titular de Trabajo.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (82526 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: