Grupo de Puebla articula a la izquierda en búsqueda de una nueva ola progresista

La importancia de la cumbre del foro político y académico de la izquierda latinoamericana Grupo de Puebla, que se realizó la semana pasada en Ciudad de México, no puede pasar desapercibida.

Por Lucía Barrios*

No solo fue una reunión entre más de 150 líderes de la región, sino que además tenía un objetivo muy claro y específico: reactivar los motores del progresismo para posicionarlo frente a las elecciones en Chile, Brasil y Colombia.

Después de varios años en los que la izquierda había perdido predominancia en el América Latina, sus dirigentes creen que este momento histórico, en una región pospandemia y con nuevas expresiones ciudadanas en contra de los gobiernos actuales, es una oportunidad única para el progresismo.

Los líderes de izquierda consideran que el mapa político podría volver a cambiar y que el progresismo podría tener una nueva ola como la ocurrida durante los gobiernos de Néstor Kirchner (Argentina, 2003-2007), Cristina Fernández de Kirchner (Argentina, 2007-2015), Luiz Inácio Lula Da Silva (Brasil, 2003-2010), Dilma Rousseff (Brasil, 2011-2016), Rafael Correa (Ecuador, 2007-2017), Evo Morales (Bolivia, 2006-2019), Tabaré Vázquez (Uruguay, 2005-2010 y 2015-2020) y José Mujica (Uruguay, 2010-2015), entre otros.

«En estos años ha habido un cambio de vientos. Soplan vientos progresistas en la región. La creación de la Constituyente en Chile, la asunción de (Alberto) Fernández (en Argentina), la continuación de la política de Andrés Manuel López Obrador en México, el cambio de (Donald) Trump (2017-2021) por (Joe) Biden y el triunfo de Xiomara (Castro) en Honduras. Esto está señalando que la región va hacia un buen camino», dijo en una entrevista con la Agencia Sputnik el expresidente colombiano Ernesto Samper (1994-1998).

BRASIL, CHILE Y COLOMBIA

Hasta el momento, el Grupo de Puebla cuenta con cuatro gobiernos latinoamericanos que integran el foro: Argentina, Bolivia, Perú y México; sin embargo, sus líderes creen que es posible captar otras presidencias y observan con atención la situación de la izquierda en los países que están próximos a realizar elecciones: Brasil, Chile y Colombia.

Los líderes estiman que la elección en Brasil está prácticamente ganada ya que Lula lidera todas las encuestas; sin embargo, creen que el desafío es mayor en Colombia y Chile.

El excanciller ecuatoriano Ricardo Patiño fue claro a la hora hablar sobre este tema en una entrevista con la Agencia Sputnik.

«Hay una posibilidad que la izquierda llegue al Gobierno (en Ecuador), no es segura; en el caso de Brasil las expectativas son más alentadoras, en el caso de Colombia también se conoció expectativas interesantes de que (Gustavo) Petro gane las elecciones. Además, estamos contentos con las elecciones en Honduras, que significa el regreso de un Gobierno progresista», indicó.

Por su parte, uno de los fundadores del Grupo de Puebla y excandidato presidencial, Marco Enríquez-Ominami advirtió, en una entrevista con la Agencia Sputnik, que Chile es una democracia «amenazada» por la ultraderecha.

«En el caso de Chile es una democracia triste, anémica. Votó poca gente (en los últimos comicios). Lo más grave es la tristeza democrática. Después el extremismo de derecha hace su trabajo, va tan lejos en el insulto, amenaza, en la dirección del miedo, que produce alguna parálisis, no en nosotros porque seguimos produciendo pensamiento, pero sí en el resto (…) Tengo la impresión de que Chile es una democracia amenazada por la derecha», afirmó Enríquez-Ominami.

En esa contienda electoral, que se realizó el 21 de noviembre, el líder del Partido Republicano (ultraderecha), José Antonio Kast, obtuvo el primer lugar con 27,9 por ciento de los votos, seguido por el abanderado del bloque de izquierda Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, con un 25,8 por ciento.

Ambos deberán medirse en el balotaje del 19 de diciembre.

Por su parte, las elecciones en Colombia se realizarán el 29 de mayo del año que viene y las de Brasil el 2 de octubre.

ROL DE MÉXICO

Otro de los asuntos claves de la cumbre fue la participación de México. Al encuentro asistió el canciller mexicano Marcelo Ebrard y el presidente del partido oficialista Morena, Mario Delgado, quienes mandaron mensajes bastante fuertes tanto para el Grupo de Puebla como para toda América Latina.

Delgado consideró que el progresismo se fortalece con las acciones que realiza el Gobierno de México.

«Me parece que el progresismo sale fortalecido desde la esperanza que da México. (…) Coincidimos de la propuesta de modelo de desarrollo que hace el Grupo de Puebla», dijo Delgado en el cierre de la cumbre anual del foro.

Por su parte, Ebrard dijo en la cumbre que su país está interesado y dispuesto a implementar las iniciativas que elabore el Grupo de Puebla.

«El presidente de México manda un saludo y dice que ve con simpatía este encuentro. El Grupo de Puebla es un laboratorio de la esperanza. Se presentan alternativas que nos interesa. Nosotros tenemos el compromiso de implementar muchas de estas decisiones», agregó.

El Grupo de Puebla tiene entre sus integrantes más destacados a Mujica, Correa, Rousseff, da Silva, Fernando Lugo (Paraguay, 2008-2012) y José Luis Rodríguez Zapatero (España, 2004-2011), así como los actuales presidentes Luis Arce, de Bolivia, y Alberto Fernández, de Argentina.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (82701 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: