Chaneques y aluxes: los seres mitológicos mexicanos famosos por sus travesuras

La cultura y mitología mexicana está llena de seres mágicos que ayudan y amedrentan a los humanos que se aparecen en su camino, unos de los más populares son los llamados chaneques.

Estas diminutas criaturas que asemejan a duendes son famosos en estados como Oaxaca, Chiapas y Guerrero, aunque la leyenda también llega hasta Veracruz.

Se cree que los chaneques —que en náhuatl quiere decir «los que habitan en lugares peligrosos»— son seres creados para cuidar las junglas y bosques de México, por lo que, en su afán de proteger los ecosistemas, atacan o hacen travesuras a quienes se encuentran en su camino.

De acuerdo con la revista Arqueología Mexicana, los chaneques son los peones de los dueños de los animales y el agua, los señores del Tlalokan, un mundo acuático subterráneo que se cree está al interior del cerro Kobatépetl, en la Sierra Negra.

«Como los dueños, (los chaneques) son de naturaleza fría y no son ‘cristianos’, no hacen lumbre y no comen sal. El riesgo de enfrentarse a ellos aumenta por la noche, al mediodía, al amanecer y antes de la puesta del Sol. Todos esos momentos replican el tiempo primordial cuando el mundo se encontraba en penumbras», se lee en el artículo.

Por su parte, el investigador de la Universidad Veracruzana, Gerardo Ávila Pardo, explicó en entrevista para el Diario de Yucatán que en estados como Veracruz se cree que existen chaneques buenos que ayudan y brindan dones a los humanos, y los malos, quienes hacen diferentes travesuras, la más fuerte es la de perder niños en el bosque.

¿Cuál es la diferencia con los aluxes?

Los chaneques suelen ser confundidos con los aluxes, otros diminutos seres que también se cree que viven ocultos en cenotes y cuevas, principalmente en estados como Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Yucatán.

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los aluxes son «cuidadores de los terrenos, son residentes de las zonas arqueológicas que hay en la región, a quienes los investigadores antes de explorar estos sitios, deben solicitar permiso mediante ceremonias».

De acuerdo con la cosmovisión maya, la primera humanidad estuvo constituida por enanos destruidos por un diluvio, quienes a su vez fueron la raza primitiva de Yucatán y construyeron las primeras grandes ciudades.

Se cree que estos seres acuerdan con los campesinos ayudarlos para cosechar su milpa, por lo cual asustan con silbidos y pedradas a todos los ladrones de los productos de la tierra y castigan a quienes «cometen actos indebidos en el terreno agrícola» con enfermedades, ya sean ladrones o los propios campesinos que no les rinden tributo.

Cuando terminan la milpa, es necesario «despedir» al alux pues se cree que de no hacerlo el campesino será víctima de sus travesuras.

«Con menor frecuencia se le considera aliado del diablo, por ello, el campesino debe decidir la conveniencia de tener un alux, si bien le dará siete años de buenas cosechas, al término del periodo corre el riesgo de que el ‘duende’ mismo se lo lleve», relató la antropóloga Ella Quintal Avilés, coordinadora del equipo Península de Yucatán del Proyecto Etnografía de las Regiones Indígenas de México del INAH.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (82701 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: