20 evocadoras fotografías de niños soviéticos divirtiéndose

No tenían tabletas ni siquiera televisores, así que eran increíblemente creativos en todo lo que tenía que ver con los juegos en el exterior.

Desde principios de los años 30, la propaganda soviética había introducido un programa de entrenamiento físico llamado Listos para el trabajo y la defensa de la URSS, por lo que muchos niños estaban muy entusiasmados con él, mientras se preparaban literalmente para la defensa. Jugar a la “guerra” era muy popular.

Por supuesto, los niños utilizaban armas de juguete, que eran muy asequibles, o se hacían las suyas propias de madera.

Armas diferentes… Después de la Segunda Guerra Mundial, los niños ya no jugaban a la “guerra” abstracta, su juego estaba dirigido a derrotar a los nazis. Y, por supuesto, nadie de los que jugara quería interpretar el papel de los nazis.

Pero para tener una razón para jugar, sólo tenía que haber una simple pelota. Los niños también podían encontrar y utilizar cualquier otro objeto para sus juegos: desde botellas de vidrio hasta latas usadas.

Los juegos más complicados se practicaban sobre todo en los campamentos de pioneros y en los jardines de infancia. En la foto de abajo se aprecia a unos niños jugando en una mesa de bolos.

Una de las actividades más populares entre las niñas era el salto a la comba. Las niñas lo hacían literalmente en todas partes: durante el recreo escolar, después de las clases, todo el día durante las vacaciones e incluso en casa, molestando a los demás habitantes de los pequeños apartamentos soviéticos y suponiendo un riesgo para lámparas y luces.

Y era fácil involucrar a un grupo para este juego: dos chicas balanceaban la cuerda, mientras las demás saltaban de una en una. La que saltaba más, ganaba.

Más tarde, muchas chicas que saltaban a la comba se pasaban a los juegos con gomas, que eran complicados y muy interesantes. Incluso se les permitía jugar en los pasillos de la escuela. Los adultos comprendían la importancia de las actividades físicas para dar descanso a las mentes jóvenes.

Y las niñas, por supuesto, jugaban mucho con muñecas. A veces, una muñeca podía ser “heredada” de una hermana mayor o incluso a través de varias generaciones. Las muñecas soviéticas a las que les faltaban las piernas, los brazos o las cuencas de los ojos se encontraban a menudo en los vertederos y tenían un aspecto aterrador.

Todo niño soviético soñaba con tener un coche de juguete y los afortunados que lo conseguían eran considerados semidioses entre sus amigos. Una cuestión de honor era darles a todos un momento para montarlo. En la Unión Soviética había que compartirlo todo.

Sin embargo, si no se tenía un coche, cualquier cosa con ruedas (un viejo carrito de la compra o un cochecito de bebé) era suficiente para divertirse.

Todavía se pueden encontrar areneros en muchos patios de las ciudades rusas. Esa era una de las formas favoritas de pasar el tiempo entre los niños rusos, ¡y podían estar sentados allí durante horas! Los niños tenían formas de plástico para construir “pasteles”, castillos y diferentes animales.

A veces, ni siquiera se necesitaba un arenero ni moldes… ¡Sólo un poco de arena al azar y una taza vieja eran suficientes para entretenerse!

Sin embargo, a veces, estos juegos se convierten en un complicado proceso de ingeniería.

Aquí se muestran dos juegos. El fútbol (literalmente el juego más popular de la URSS), en el que los niños jugaban todo el año. Y el dibujo con crayones. Había asfalto en casi todas partes, así que era fácil encontrar un “lienzo”.

Muchos niños soviéticos soñaban con ser pilotos y eran aficionados a la construcción de aviones. Así que muchos construían sus propias miniaturas de aviones.

Pero incluso sin artículos, herramientas o equipos de ningún tipo había muchos juegos divertidos. Por ejemplo, el de la foto de abajo se llama “Romper cadenas”. Un miembro de un equipo tiene que intentar romper las cadenas formadas por las manos del equipo contrario.

Muchos patios contaban con zonas de juego y era habitual ver diferentes tipos de carruseles, barras de mono y columpios.

Algunos niños hacían cosas tan extremas en estos equipos que los padres no soportarían ver e imaginar hoy en día.

Sin embargo, los niños soviéticos, tanto urbanos como rurales, encontraban cualquier lugar para jugar… y si se aburrían en sus patios, se lanzaban a la búsqueda de aventuras, incluso entre la basura, edificios abandonados y otros lugares donde no debían estar. Los padres no les controlaban mucho, así que exploraban la vida…

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (87279 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: