El Gobierno español aprueba la reforma laboral para «pasar página a la precariedad» entre el recelo de sus socios y la CEOE

Entrará en vigor este miércoles tras su publicación en el BOE, aunque se decida tramitar como proyecto de ley.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el Real Decreto-ley que reforma el mercado laboral para atajar las elevadas tasas de temporalidad en España, que es líder en la Unión Europea (UE), y «pasar página a la precariedad» ante el recelo de sus socios de Gobierno, que reclaman una «derogación real» de la norma aprobada por el PP en 2012, y de la CEOE, que amenaza con salirse del pacto si el texto acordado sufre modificaciones parlamentarias en su tramitación en el Congreso.

«Hay jóvenes y mujeres que no han conocido un contrato que no sea basura en su vida», ha dicho la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien ha agradecido el trabajo de los agentes sociales para sellar el acuerdo tras nueve meses de intensas negociaciones y que da cumplimiento al objetivo comprometido con Bruselas de tener lista la norma antes de finalizar 2021 para recibir una nueva partida de los fondos europeos. «Gracias a los múltiples equipos técnicos y a las muchísimas personas que han trabajado para que hoy tengamos un marco laboral que va a cambiar la vida de la gente en nuestro país«, ha apuntado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha estado acompañada por el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que ha avanzado detalles sobre las sanciones a las que se enfrentarán las empresas que decidan no implantarla.

La norma llega al Consejo de Ministros tras el «histórico» acuerdo que alcanzó el Gobierno con sindicatos y empresarios la víspera de Nochebuena y entrará en vigor este miércoles tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), aunque se decida tramitar como proyecto de ley. Precisamente en el Congreso la negociación se anticipa complicada, pues algunos grupos ya han anunciado que se opondrán a la misma si sale adelante en los mismos términos que se ha pactado con los agentes sociales; mientras que el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha amenazado con descolgarse del acuerdo social si el texto pactado con los agentes sociales se modifica a su paso por la Cámara Baja.

«El Gobierno viene dialogando con las formaciones políticas y lo vamos a seguir haciendo con discreción y con la convicción de que el diálogo es posible», ha recalcado la vicepresidenta, quien ha señalado en este sentido que «la ciudadanía no quiere ruidos», sino «entenderse» y, por ello, tendrán «la mano tendida a las fuerzas que apoyan al Gobierno». «Diálogo y más diálogo», ha insistido, al tiempo que ha criticado al PP por su ‘no por el no’, que a su juicio «hace mucho daño a España».

En este sentido, el líder ‘popular’, Pablo Casado, ha calificado como «humo» y «contraproducente» la reforma laboral aprobada este martes, que en su opinión «ha definido la debilidad de Sánchez: ha tenido que asumir que no deroga la reforma laboral del PP». Por este motivo, ha recalcado que cuando el PP llegue al Gobierno, recuperarán la norma puesta en marcha por Rajoy en 2012.

Las empresas tendrán tres meses para adoptar la norma

El pacto alcanzado la semana pasada con patronal y sindicatos supone modificar algunos aspectos de la reforma laboral del PP en 2012, tal como reclamaban las voces más ortodoxas del Gobierno como la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, frente a su derogación completa como insistían desde Unidas Podemos. Por un lado, establece que el contrato de trabajo ordinario sea el indefinido y que los temporales solo puedan celebrarse por circunstancias de la producción o por sustitución de persona trabajadora con derecho a reserva del puesto de trabajo. Además, recupera la ultraactividad de los convenios, la prioridad del convenio sectorial en materia salarial y sienta las bases de un nuevo modelo de ERTE que sirva de alternativa al despido ante crisis o reconversiones sectoriales.

Asimismo, entre las principales novedades conocidas este martes, las empresas contarán con un plazo de tres meses para transformar los contratos temporales en indefinidos. Mientras que en el caso de los de obra y servicio que estén en vigor, la duración máxima será de seis meses. Además, se endurecen las penalizaciones: ahora serán individualizadas y llegarán hasta un máximo de 10.000 euros por trabajador.

«Hoy es uno de los días más importantes del Gobierno y de esta legislatura», ha añadido la vicepresidenta, que ha incidido en que con estos cambios «se recuperan derechos de los trabajadores» frente a otras políticas de recortes y retrocesos. «Es el primer acuerdo de los últimos 40 años que cambia la tendencia de perdida de derechos y devaluación salarial», ha insistido.

Recelos de la CEOE y de sus socios de Gobierno

A pesar de su entrada en vigor este miércoles, la norma necesita convalidarse posteriormente en el Congreso de los Diputados, un proceso que se antoja complicado, pues algunos de los socios parlamentarios del Gobierno como ERC y Bildu ya la han rechazado al considerar que no es una «derogación real» del texto elaborado por el PP en 2012, aunque confían en que se tramite como proyecto de ley para introducir cambios.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha dicho que ahora están «en un ‘no’ bastante claro», ya que quieren que la reforma laboral sea «realmente una derogación real de los aspectos más lesivos» de la norma del Gobierno de Mariano Rajoy. «De momento pinta regular, veremos», ha declarado a los periodistas en referencia al Gobierno a su llegada al pleno del Congreso. En la misma línea, la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha advertido de que si el texto se queda como está no darán su apoyo. «Tienen que cambiar muchas cosas para que realmente sirva en defensa de los trabajadores, que es lo que este país necesita», ha sostenido la portavoz. Mientras que el PNV ya advirtió de que no respaldará la reforma laboral si no plasma la «prelación» de los convenios vascos sobre los de ámbito estatal.

Ante este contexto, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, avisó este lunes de que la patronal se saldrá del pacto si el texto acordado sufre modificaciones parlamentarias en su tramitación en el Congreso. «Lo pactado no se toca», insistió en una entrevista en RNE, para señalar que «el derecho laboral es muy técnico y muy complejo» y «cada coma es un mundo». Desde CC.OO., por su parte, no creen que la reforma laboral aprobada hoy por el Gobierno sea modificada en la tramitación parlamentaria. “No hay riego de que se pierda el espíritu de esta reforma, aunque me imagino que en trámite parlamentario habrá intentos de incorporar alguna medida. Estaremos vigilantes”, ha asegurado su secretario general, Unai Sordo, en el informativo 14 horas de RNE.

Por su parte, Unidas Podemos ha iniciado una ronda de contactos para recabar el apoyo de sus socios parlamentarios a la reforma, mientras que el PSOE les ha pedido respetar «lo máximo posible» el texto y no descarta la tramitación como proyecto de ley. 

About ELCOMUNISTA.NET (82768 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: