Ratones autistas menos obsesivos y más sociables tras tratamiento con cannabis

Científicos israelíes de la Universidad de Tel Aviv dicen haber logrado que ratones con autismo sean más sociables y menos obsesivos al ser tratados con aceite de cannabis.

Pero no sólo eso, el equipo de investigadores aseguró también que su estudio será revolucionario en los avances sobre los usos médicos del cannabis en general y en el autismo en particular, porque según indicaron sus experimentos, hasta ahora se ha estado usando e investigando el compuesto equivocado de la planta.

¿CÓMO?

Usualmente, los pacientes autistas que se automedican informalmente y los ensayos clínicos sobre los productos del cannabis, refieren principalmente cannabidiol (CBD), el compuesto que es conocido, entre otras cosas, por evitar el efecto narcótico. De hecho, los productos de cannabis, que en su mayoría son CBD, han arrojado resultados positivos para pacientes autistas, de acuerdo con otro estudio israelí realizado en 2019.

El autismo es una enfermedad de neurodesarrollo con muy diversas manifestaciones. Las causas pueden ser ambientales o genéticas y sus síntomas pueden ser leves o severos, e incluyen problemas de interacción social y también comportamientos compulsivos, por ejemplo.

Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv concluyeron, después de estudiar un gran número de ratones autistas, que otro compuesto, el tetrahidrocannabinol (THC), el que causa euforia y el efecto intoxicante, puede ser mucho más eficaz que el CBD en el tipo particular de autismo que padecían.

La doctorante autora del estudio de base Shani Poleg, señaló, según el comunicado oficial de la universidad, que los estudios realizados hasta la fecha sobre el cannabis no afinan lo suficiente en los componentes del cannabis, que son muchísimos, y de los múltiples experimentos que llevaron a cabo en la Universidad de Tel Aviv los realizados con THC fueron los más efectivos.

En las primeras fases del estudio con ratones, los investigadores comprobaron que el CBD contribuyó a los roedores a administrar mejor el comportamiento compulsivo repetitivo. Cuando probaron con el THC, que se suele evitar precisamente por sus efectos narcóticos, vieron que no sólo aminoraba los comportamientos obsesivos, sino que también ayudaba al comportamiento social de los ratones, haciéndolos menos retraídos.

Poleg detalló que tras comprobar la mejora significativa en las pruebas de comportamiento después de los tratamientos con aceite de cannabis que contiene pequeñas cantidades de THC, tampoco se observaron efectos a largo plazo en las pruebas cognitivas ni emocionales realizadas un mes y medio después de que comenzara el tratamiento.

NECESIDAD DE SABER

Poleg se centró en el tipo de autismo causado por la mutación de un gen específico, el Shank3, responsable del 1 por ciento de todos los casos de autismo conocidos. Poleg indicó que, si bien, es un porcentaje minoritario de los afectados, su estudio anima fuertemente a que se lleven a cabo más sobre cómo usar bien el cannabis para tratar síntomas de autismo.

«Es muy emocionante que existan estudios como este y con tan interesantes resultados, porque por mucho que hablamos del cannabis medicinal y lo avanzado que está Israel en esto, la gente de la calle no lo sentimos», dijo a la agencia Sputnik Ángela, madre de un niño autista a quien ella administra aceite de cannabis sin supervisión médica, porque ningún neurólogo le ha recomendado su uso para frenar los ataques epilépticos de su hijo. «No lo hacen, ninguno de ellos», explica la madre. Pero las gotas funcionan en este caso.

Sin embargo, Ángela dice que quisiera saber mucho más, de los efectos a largo plazo, los secundarios, si tiene, «en fin, como cualquier otra medicación. Que hacerlo como lo hago provoca mucha inseguridad».

Poleg, en la misma línea, informa que los beneficios de los productos del cannabis pueden ser muy sorprendentes: «En el laboratorio, además de los resultados conductuales, vimos una disminución significativa en la concentración del neurotransmisor excitante glutamato en el líquido cefalorraquídeo, lo que puede explicar la reducción de los síntomas conductuales», señaló en el comunicado.

Poleg destacó que la investigación, supervisada por el profesor Daniel Offen y publicada en la revista Translational Psychology, revisada por pares, es preliminar y no debe considerarse un consejo de tratamiento.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (82814 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: