La operación con la que los alemanes intentaron rescatar a sus tropas de Stalingrado

Si los alemanes hubieran tenido éxito en su Operación ‘Tormenta de Invierno’ (Operación Wintergewitter), todos los esfuerzos y sacrificios de las tropas soviéticas que habían estado defendiendo heroicamente Stalingrado habrían sido en vano.

“La nieve caía sobre las huellas de nuestros vehículos. Teníamos un ánimo frenético y, si hubiera tenido sentido, habríamos gritado ‘¡Hurra!’. Disparábamos a todos los objetivos que aparecían, manejando nuestras ametralladoras hasta el límite… La infantería rusa se dispersó en todas direcciones; debieron pensar que estábamos locos”, así recordaba el teniente primero Horst Scheibert el lanzamiento de la Operación Tormenta de Invierno que pretendía romper el cerco del 6º Ejército de Friedrich Paulus en Stalingrado.

PzKpfw IV alemán

Panzer IV alemán

La Operación Urano soviética, como resultado de la cual la agrupación alemana de 300.000 hombres terminó atrapada en una bolsa el 23 de noviembre de 1942, conmocionó a los líderes del Tercer Reich. Aun así, creyeron que podrían evitar el desastre. Los alemanes ya habían tenido la exitosa experiencia de utilizar un “puente aéreo” para reabastecer al II Cuerpo de Ejército, de 100.000 efectivos, aislado cerca de Demiansk a principios de ese mismo año y liberarlo con éxito de su trampa tras varios meses de encierro. Hitler esperaba que el éxito se repitiera aquí y ordenó a Paulus que se mantuviera en Stalingrado, mientras recibía los alimentos esenciales, las armas y las municiones suministradas por vía aérea. El recién formado Grupo de Ejércitos Don, bajo el mando del mariscal de campo Erich von Manstein, reforzado con divisiones transferidas desde el Cáucaso Norte y Europa Occidental, recibió el encargo de abrir un corredor hacia la ciudad.

Soldados alemanes empujando un avión Junkers-52 a través de la nieve en el aeródromo soviético Pitomnik durante la batalla de Stalingrado.

Soldados alemanes empujando un avión Junkers-52 a través de la nieve en el aeródromo soviético Pitomnik durante la batalla de Stalingrado.

Las posiciones más cercanas de las tropas alemanas al 6º Ejército cercado se encontraban en la zona del río Chir (a sólo 40 km). Creyendo que aquí se intentaría romper el cerco, el mando soviético concedió especial importancia a este sector y lo reforzó intensamente. Entonces Manstein cambió la dirección de su ataque principal hacia el sur, a una zona menos reforzada cerca de la ciudad de Kotelnikovo, desde donde había más de 120 km hasta las fuerzas de Paulus. El 12 de diciembre, en el marco de la Operación Tormenta de Invierno, el Grupo de Ejércitos alemán Hoth (llamado así por su comandante, el coronel general Hermann Hoth) lanzó un ataque por sorpresa y aplastó a la superada 302ª División de Fusileros del Ejército Rojo, emprendiendo posteriormente un rápido avance en dirección a Stalingrado.

Erich von Manstein (Izquierda) y Hermann Hoth.

Erich von Manstein (Izquierda) y Hermann Hoth.

Al darse cuenta de su error, el mando militar soviético ordenó al 2º Ejército de la Guardia, bajo el mando del teniente general Rodión Malinovski, que acudiera a la zona de combate. Las unidades y subunidades soviéticas que ya estaban allí debían contener al enemigo hasta su llegada. Se produjeron intensos combates cerca de la aldea de Verjnekumski, donde las fuerzas soviéticas lograron resistir a los alemanes durante unos cinco días, ganando así un tiempo precioso. El 18 de diciembre, el 4º Cuerpo Mecanizado, que se había distinguido especialmente en los combates aquí, recibió el título de “Cuerpo de Guardia”.

Tanques soviéticos en Stalingrado.

Tanques soviéticos en Stalingrado.

“Los tanques abrieron su fuego devastador y los fusiles de asalto de la infantería hitleriana tosían y traqueteaban. Los combates se extendieron a toda la profundidad de nuestra defensa”, así describió más tarde el jefe político de la 20ª Brigada Independiente de Artillería Antitanque, Vladímir Bubnov, los combates en la vecina localidad de Gromoslavka. “Los artilleros antitanques (escuadrones de fusileros antitanques) lucharon hasta el último asalto, hasta la última granada. Destruyeron e incendiaron los tanques y vehículos blindados del enemigo, aniquilaron a la infantería enemiga. Pero el enemigo siguió presionando su ataque, sus tanques y vehículos blindados alcanzaron nuestras posiciones atrincheradas y comenzaron a ‘arrollarlas’. Pero en cuanto un tanque pasaba por encima de un atrincheramiento, nuestros hombres (soldados, sargentos y oficiales) se levantaban de nuevo y abrían fuego tras los blindados que se marchaban.”

Tropas soviéticas cerca de Stalingrado.

Tropas soviéticas cerca de Stalingrado.

Las tropas alemanas sufrieron importantes pérdidas y les resultó difícil avanzar. “No quedó ni rastro de nuestro tan cacareado elemento sorpresa”, señaló el comandante de la 17ª División Panzer, el general de división Fridolin von Senger und Etterlin. El último éxito alemán en la Operación Tormenta de Invierno fue alcanzar el río Mishkova a 48 km de Stalingrado el 19 de diciembre. Aquí se encontraron con el recién formado 2º Ejército de Guardias soviético que finalmente había llegado a escena.

Tropas alemanas durante la Operación Tormenta de Invierno.

Tropas alemanas durante la Operación Tormenta de Invierno.

Se iniciaron intensas conversaciones entre los Cuarteles Generales de Manstein y Paulus sobre la necesidad de emprender la ejecución de la Operación Trueno, un avance del 6º Ejército para enfrentarse al Grupo de Ejércitos Hoth. Sin embargo, el comandante de las tropas cercadas no dio la orden. La razón principal fue sus bajísimas reservas de combustible, que habrían permitido a su centenar de tanques recorrer sólo 30 km, mientras que las fuerzas de socorro estaban a casi 50 km de distancia. El general temía que, privado de su fuerza de ataque acorazada, el grueso de sus tropas, que se movían lentamente, fuera simplemente reducido a polvo por el Ejército Rojo en la helada estepa.

Friedrich Paulus en Stalingrado.

Friedrich Paulus en Stalingrado.

“Habría tenido que salir al encuentro del 4º Ejército Panzer luchando por los cuatro costados como si formara un cuadrado”, escribió Erich von Manstein en sus memorias, Victorias perdidas. “En esto se enfrentaría constantemente al peligro de que su empuje hacia el suroeste pudiera estancarse o de que el enemigo pudiera abrumar su retaguardia o sus defensas de flanco. Y la misión tendría que ser llevada a cabo por tropas que estaban completamente cansadas por la falta de alimentos y cuya movilidad se había perdido casi por completo. Sin embargo, la esperanza de reestablecer la libertad y escapar de la muerte o del cautiverio habría dado a las tropas la fuerza para hacer posible lo imposible.”

Soldados alemanes luchando en Stalingrado, diciembre de 1942.

Soldados alemanes luchando en Stalingrado, diciembre de 1942.

Las esperanzas alemanas de rescatar a la agrupación cercada se vieron finalmente frustradas por la operación soviética “Pequeño Saturno”, que comenzó el 16 de diciembre. Mientras que al sur de Stalingrado algunos soldados soviéticos contenían la embestida de los tanques de Hoth, al noroeste de la ciudad, en la zona del gran recodo del río Don, sus compañeros les hacían una visita a las divisiones italiana y rumana: Rompieron las líneas del frente enemigo, avanzaron 340 km dentro de ellas y alcanzaron la retaguardia del propio Grupo de Ejércitos Don. Los alemanes comenzaron a retirarse, perseguidos por el 2º Ejército de Guardias de Malinovski, que había iniciado un contraataque el 24 de diciembre.

“Las unidades ansiaban recibir noticias alentadoras”, recordaba un oficial de la sección de inteligencia del 6º Ejército, Joachim Wieder. “La línea del frente aguantaba con sus últimas fuerzas, confiando en que Hitler cumpliría de forma inminente, en vísperas de Navidad, su promesa de relevo. La frase ‘¡Que viene Manstein!’ todavía estaba en boca de todos. Pero fue precisamente durante esos días, cuando todo el mundo seguía esperando, creyendo y deseando, que las formaciones que se acercaban encargadas de liberar al 6º Ejército de su cerco fueron detenidas y luego empujadas hacia atrás por las fuerzas rusas sin alcanzar su objetivo.”

Prisioneros alemanes en Stalingrado.

Prisioneros alemanes en Stalingrado.

Habiendo sobrevivido a la ‘Tormenta de Invierno’ y sin haber oído el ‘Trueno’, el mando soviético volvió con calma a elaborar su operación planificada para dividir y destruir definitivamente la agrupación Paulus, cuyos preparativos habían sido interrumpidos por la ofensiva alemana. Este plan se llevaría a cabo con éxito a principios de 1943.

Ejército Rojo en Stalingrado, enero de 1943.

Ejército Rojo en Stalingrado, enero de 1943.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (82701 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: