El Kremlin equipara a ruptura de relaciones las eventuales sanciones de EEUU

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, equiparó a una ruptura de relaciones la propuesta de senadores estadounidenses de imponer las llamadas sanciones paralizantes contra Rusia en el caso de un ataque a Ucrania.

«Se trata de sanciones que, por su naturaleza, y tomando en consideración una inminente respuesta pertinente, podríamos de hecho equiparar a la iniciativa de ruptura de relaciones», declaró Peskov a los periodistas.

Tal y como se ha formulado la propuesta de nuevas restricciones, agregó, «no cabe interpretarlas de otra manera».

El representante del Kremlin valoró en términos muy negativos que legisladores estadounidenses hayan presentado esa iniciativa mientras Rusia y Occidente mantienen varias rondas de negociaciones sobre seguridad, «infructuosas pero negociaciones al fin y al cabo».

«Que estas declaraciones hayan coincidido con el proceso de negociaciones es, por supuesto, un intento —sin sentido, a priori‒ de presionar a Moscú», sentenció.

Peskov dijo que «Moscú no planea responder por el momento», confiando en que el sentido común acabará por triunfar y que no sean más que declaraciones rimbombantes, un ruido de sables en el intento de ejercer influencia sobre Rusia.

Además, Peskov comunicó que las amenazas de nuevas sanciones de EEUU son un intento de presionar a Rusia.

También, el Kremlin lamenta discrepancias entre Rusia y EEUU sobre temas principales pero reitera la disposición a dialogar.

«En Rusia nunca hubo falta de voluntad política para celebrar conversaciones y para continuarlas (…) pero tiene que haber resultados concretos», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al comparecer ante la prensa.

El funcionario remarcó que el objetivo de las negociaciones era «obtener respuestas concretas a cuestiones concretas planteadas», pero, en lugar de ello, quedaron marcadas las discrepancias sobre esos temas.

Rusia busca impedir el emplazamiento de misiles de ataque de Estados Unidos y otros países de la OTAN cerca de sus fronteras y la incorporación de Ucrania en el bloque bélico. Además reclama a Washington la retirada de sus armas nucleares del continente europeo.

Peskov remarcó que los puntos clave de las negociaciones siguen en el aire, si bien hubo momentos positivos.

El portavoz se refirió también a las intenciones de la OTAN de seguir incorporando a nuevos países.

«Escuchamos las declaraciones de la OTAN de que continuará expandiéndose, escuchamos las declaraciones de los estadounidenses que llaman a nuevos países a la OTAN, me refiero a Finlandia y Suecia. Escuchamos las declaraciones de algunos Estados de la OTAN que exigen aumentar los contingentes militares de la alianza en sus territorios, tengo en cuenta a los países bálticos [Estonia, Letonia y Estonia]. ¿De qué distensión están hablando en este contexto? La OTAN quiere dictarnos cómo y adónde mover nuestras tropas en nuestro propio territorio, eso es imposible«, subrayó.

Rusia, enfatizó, «no desplaza sus fuerzas militares por el territorio de otros países».

Tras el cara a cara de Estados Unidos y Rusia en Ginebra, las conversaciones sobre la seguridad prosiguieron el 12 de enero en el Consejo Rusia-OTAN en Bruselas y este 13 de enero el tema es debatido en el seno de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Viena.

Desde Moscú denuncian que los países de la OTAN, entre ellos Estados Unidos, están acumulando tropas y equipos militares cerca de las fronteras rusas y en los últimos años aumentaron sus acciones disruptivas. A su vez, los estadounidenses esgrimen un supuesto plan de Rusia para incursionar en Ucrania, algo que Moscú califica de absurdo.

Rusia exige a EEUU y a la OTAN, en su conjunto, garantías creíbles y vinculantes de que no emplazarán misiles de ataque cerca de sus fronteras, en particular en Polonia y Rumanía.

Washington cuenta ya con una base militar en la localidad polaca de Redzikowo, a unos 180 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado, y otra en el poblado rumano de Deveselu, a unos 600 kilómetros de la península de Crimea.

A finales de 2021, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia publicó sus propuestas para EEUU y la OTAN sobre las garantías de seguridad en Europa, en las que se plantea a los países de la Alianza Atlántica comprometerse a contener la ampliación del bloque y excluir la adhesión de las exrepúblicas soviéticas, en especial de Ucrania.

Mientras continúan las negociaciones, un grupo de senadores demócratas presentó el 12 de enero al Congreso de EEUU un proyecto de ley para imponer sanciones «paralizantes» a una docena de grandes bancos de Rusia y a altos cargos del Gobierno, incluidos el presidente Vladímir Putin, el primer ministro, los titulares de Asuntos Exteriores y de Defensa, así como los altos mandos militares, en caso de un ataque a Ucrania.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (82526 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: