España sigue sin revocar la condecoración que Franco otorgó a Hitler

El próximo 17 de enero el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, recibirá al nuevo canciller alemán Olaf Scholz en el Palacio de la Moncloa. En la agenda de este primer encuentro entre los dos mandatarios sobrevuelan temas como el rearme del eje socialdemócrata en la Unión Europea o los preparativos para la cumbre de la OTAN en Madrid, pero no está previsto abordar las tareas pendientes de ambos países en materia de memoria.

Con motivo de esta visita, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) –la organización memorialista más importante del país– reclamó a Sánchez aprovechar la ocasión para retirar los honores de Estado que el dictador Francisco Franco concedió a Adolf Hitler y que aún siguen vigentes, ya que ninguno de los gobiernos democráticos de España se tomó la molestia de revocarlos.

«Existe una pasividad, una falta de voluntad política que tiene que ver con los acuerdos que se hicieron en la Transición, que pasan por no crear ninguna molestia a la derecha española poniendo en evidencia sus vínculos con el nazismo. Se entierra el pasado debajo de una alfombra», dice a la agencia Sputnik el presidente de la ARMH, Emilio Silva.

El reconocimiento de Franco a Hitler se aprobó el 1 de octubre de 1937, durante la Guerra Civil que le aupó al poder, como un gesto de agradecimiento por la ayuda militar y financiera prestada por Alemania, que acabaría por ser decisiva para decantar la contienda a su favor.

Según consta en el Boletín Oficial del Estado, Hitler recibió el título de Gran Caballero y la Gran Orden Imperial de las Flechas Rojas –honor también otorgados a Mussolini– como «signo leal y firme a la amistad de los pueblos que, en esta hora trágica y gloriosa de nuestra Cruzada contra la barbarie, nos honraron con su reconocimiento sincero y amistad generosa».

En opinión de Silva, la no revocación de los honores a Hitler es solo «uno más en una lista interminable de no gestos». En esa línea, destaca que a unos pocos metros del Palacio de la Moncloa, donde Scholz será recibido el lunes, hay un arco del triunfo en honor de los ejércitos de Franco, Hitler y Mussolini, cuyos soldados desfilaron juntos por Madrid en 1939 para celebrar la victoria del bando sublevado contra la Segunda República.

«Es un monumento a la primera gran victoria militar del fascismo en Europa. Y está a pocos metros de la residencia del presidente del Gobierno, pero nadie lo ha movido en 45 años de democracia, como si no les molestara», afirma

DISCULPA PÚBLICA

Además de pedir la retirada de los honores a Hitler, la ARMH aprovechó el marco que ofrece la visita de Scholz a Madrid para solicitar a las autoridades alemanas una disculpa pública por la «responsabilidad histórica» en la construcción y consolidación de la dictadura franquista.

Con ese objetivo en mente, desde la ARMH escribieron a decenas de parlamentarios alemanes, incluido al propio Scholz, para reclamar que su visita incluya un gesto de disculpa por los daños de la Alemania nazi, tal y como hizo recientemente su predecesora, Angela Merkel, en Israel.

Esa carta recuerda que «miles de familias singuen buscando a quienes fueron asesinados y sus cadáveres escondidos con la ayuda del ejército nazi».

«Las víctimas del franquismo también han sido víctimas del nazismo. […] Igual que Alemania ha pedido disculpas a otros pueblos europeos consideramos que no somos una ciudadanía de segunda clase y merecemos el reconocimiento de los graves errores cometidos por Alemania en España», prosigue el escrito.

Por el momento, la respuesta de las autoridades nazis se limitó recordar que ya se hicieron gestos como acudir a homenajes por los brutales bombardeos en la localidad vasca de Guernica, que fueron inmortalizados en el cuadro homónimo de Pablo Picasso. Sin embargo, el colectivo memorialista lo considera insuficiente.

«Guernica fue un bombardeo de muchos, y si no fuera por el cuadro de Picasso sería uno más del que no se acuerdan. Nuestra petición no tiene que ver con acciones de guerra concretas, sino con reconocer que Alemania ayudó a edificar una dictadura que se quedó aquí 40 años. Eso tiene una responsabilidad histórica», responde Emilio Silva.

Asimismo, la ARMH pide un gesto para los 9.700 republicanos españoles que fueron deportados a los campos de concentración nazis, recordando que tras enfrentarse contra la alianza de Franco, Hitler y Mussolini en España, muchos siguieron luchando contra el fascismo en otros países europeos, por lo que «su sufrimiento y lucha merece reconocimiento».

Ante la previsible falta de respuesta institucional, desde la ARMH esperan que sus peticiones sirvan, al menos, para «hacer pedagogía y recordar al mundo que hubo unos estrechos vínculos entre Hitler y Franco» que fueron cruciales para el devenir de España.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (82608 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: