La contribución refleja

(UNA PROPUESTA PARA ELIMINAR LAS DEUDAS PÚBLICAS, LOS IMPUESTOS, LA POBREZA, EL DESEMPLEO Y GARANTIZAR ACCESO CON EQUIDAD A SALUD, EDUCACIÓN, VIVIENDA, ELECTRICIDAD, ENTRE OTROS SERVICIOS BÁSICOS).

Creo que donde hay propiedad privada y donde todo se mide por el dinero,
difícilmente se logrará que la cosa pública se administre con justicia
y se viva con prosperidad. A no ser que pienses que se administra justicia
permitiendo que las mejores prebendas vayan a manos de los peores,
o que juzgues como signo de prosperidad de un Estado
el que unos cuantos acaparen casi todos
los bienes y disfruten a placer de ellos,
mientras los otros se mueren de miseria.
Tomás Moro

“Los hombres en todos los tiempos cambiamos trabajo por trabajo,
servicio por servicio, porque nadie jamás se bastó a sí mismo.
José Cecilio del Valle

LA CONTRIBUCIÓN REFLEJA

Por Jorge Luis Oviedo*

*@jloviedo57

La Contribución Refleja es, en primer lugar, la sustitución de los impuestos fiscales, pero haciendo que toda la población contribuya por vía refleja o de espejo, sin necesidad de cobro directo o indirecto que reduzca el ingreso salarial de las personas.

Dado que el dinero no tiene valor real, sino simbólico, esto es totalmente factible, si así lo decide la mayoría a través de sendas consultas soberanas en sus respectivas naciones.

Nunca, hasta hoy, en ningún Estado que presume de democrático, se han debatido y sometido a votación temas como:

¿En manos de quién debe estar la emisión, circulación y, en general, el control del dinero?

¿De qué forma debe hacerse la recaudación fiscal de un Estado? o bien

¿Cuál es la manera más conveniente de contribuir individualmente al beneficio de toda la colectividad de un país?

¿Es conveniente que el conocimiento en ciencia y tecnología que se obtiene fundamentalmente en las Universidades alrededor del mundo se haga con apoyo público o que sigan siendo explotadas, vía patentes, los resultados de esas investigaciones por unas pocas personas a través de las grandes corporaciones informáticas, farmacéuticas, etc.?

¿Es conveniente que las sociedades, en su mayoría, sigan organizadas institucional y legalmente, de acuerdo con los intereses de los grupos oligárquicos surgidos con el sistema capitalista?

¿Es conveniente que el dinero sirva de medio para que las grandes corporaciones (unas pocas personas) adquieran el control temporal o permanente de los bienes naturales que son anteriores a la vida en nuestro planeta?

¿Es conveniente que las políticas monetarias y financieras de la mayoría de países las dicidan los grupos oligárquicos internacionales a través de los organismos internacionales de crédito financiados?

¿Deben la ciencia y la tecnología estar bajo control colectivo para hacer la vida más llevadera a todos en el planeta?

¿Es conveniente que sigan existiendo las “sociedades anónimas” , esas corporaciones farmacéuticas, comerciales, industriales y financieras que con sus especulaciones y sus cabildeos multimillonarios a nivel mundial, son las que controlan la mayoría de Gobiernos?

¿Es conveniente que continúe existiendo la banca de reserva fraccionaria, ese mecanismo de multiplicación y creación del dinero desde la nada con que el sistema financiero internacional endeuda países, empresas y personas y provoca una enorme desigualdad en la distribución de los bienes y servicios?

Estas y otras muchas preguntas es necesario que las respondamos con la participación, si no de todos, al menos de la mayoría y qué, democráticamente, se sometan a consulta popular, porque el conocimiento, tanto como el lenguaje a través del cual se archiva, difunde y retroalimenta, es un bien común. Bien común que debe estar accesible para todos en igualdad de condiciones, lo mismo que el agua de los ríos, lagos y océanos; así como los demás minerales existentes en el planeta; también el beneficio que resulta de la transformación de la naturaleza por medio del trabajo físico e intelectual de todos.

Por todo lo anterior mi conclusión es que el dinero (emisión, inversión y circulación) debe estar bajo control de las comunidades y los Estados Soberanos.

El dinero a través de la Contribución Refleja debe tener como patrón EL TRABAJO.

LOS IMPUESTOS

Ni impuestos ni la esclavitud ni la servidumbre ni la pobreza ni los pecados de origen son naturales. SON IMPOSICIONES, es decir, IMPUESTOS; por extensión, una clara forma de abuso de poder, de antidemocracia.

Los impuestos, pues, se pueden eliminar, abolir o reducir al mínimo con el propósito de que la sociedad (a nivel institucional) tenga conocimiento de las actividades productivas y comerciales de los particulares.

Los impuestos fiscales principales, actualmente se recaudan a través de:

Impuesto Sobre la Renta, es decir, la obligación de pago al Estado de un porcentaje fijo o variable del salario nominal o de los ingresos profesionales anuales de cada persona natural, salvo las excepciones que, en muchos países, se otorga a las grandes corporaciones por la vía de los incentivos fiscales.

El impuesto de la renta suele ser del 14% al 30% en las naciones pobres; y entre un tercio y el 50% en la mayoría de naciones ricas. Es pertinente señalar que, incluso, en las naciones ricas (por la acumulación lograda por un reducido porcentaje de población, los estados tienen enormes deudas públicas y, por tanto, no son capaces de abolir la pobreza.

Impuesto Sobre Venta ( ISV) o Impuesto al Valor Agregado (IVA), es decir aquel que se agrega al precio de venta de la mayoría de bienes y servicios que participan de las transacciones comerciales formales. En todas partes este es el impuesto que permite la mayor recaudación de un Estado. Los comerciantes tienen la obligación de trasladarlo en un tiempo determinado a la entidad recaudadora correspondiente.

Otros impuestos. Existen otros impuestos, tasas, peajes que se cobran por diversas circunstancias. Entre ellos están los de importación y exportación, por ejemplo.

Desde que se consolidaron, no hace muchas décadas, los impuestos fiscales; algunos países son ricos por la fortuna y el “éxito empresarial” de unas pocas corporaciones; mientras, absolutamente todos los países tienen enormes deudas públicas. Las de algunos como Japón y USA, por ejemplo, son superiores al 100% de su PIB anual.

Los impuestos fiscales, pues, no han servido para garantizar a las personas con menores ingresos salariales o de escaso éxito empresarial, una vida digna, una vida con acceso, por lo menos, a la mayoría de cosas necesarias y convenientes.

Sin embargo,vivir en Sociedad conlleva responsabilidad con la familia, la tribu, la comunidad, el ayllu o cualesquiera otra forma de vida en común existente. Pero esa contribución individual a la que estamos obligados no solo por sentido común o conveniencia personal, no tiene que ser impuesta a ningún adulto, sino el resultado de acuerdos o consensos.

Lo natural, pues, al formar parte de una comunidad, es contribuir con ella. Además, en comunidad nos instruimos, en comunidad intercambiamos bienes y servicios.

En las familias grandes, sobre todo en las sociedades agrarias que predominaban en siglos anteriores en muchas partes del mundo, las responsabilidades individuales las decidían los padres. Ellos asignaban a sus descendientes, según la edad y la experiencia, en qué labores debían contribuir para el bienestar del grupo.

En las Sociedades donde la esclavitud era legal, el trabajo más pesado, por norma general, lo hacían los esclavos. Pero, igualmente, la mayoría de integrantes del grupo, en condición de iguales, tenían también responsabilidades con la comunidad.

En este punto es muy importante destacar que por colaboración o contribución debe entenderse el trabajo y el producto reales; y no una contribución monetaria o fiscal.

Y remarco este aspecto, porque el trabajo real, físico o intelectual, que contribuye a transformar la naturaleza y realizar los procesos con más eficiencia y en menor tiempo, son los que, desde la invención de las primeras herramientas y utensilios, favoreció la inventiva humana.

Pero la esclavitud entró en declive durante el siglo XIX por varios acontecimiento históricos, entre los que se pueden destacar, particularmente, dos: Revolución Industrial y la Independencia de muchas colonias, hasta entonces bajo control total de varios reinos europeos.

Así que es demostrable que la principal razón por la que se universalizaron del Impuesto Sobre la Venta y, luego, el Impuesto Sobre la Renta, es el declive de dos PRÁCTICAS DE EXPLOTACIÓN MUY ARRAIGADAS: ESCLAVITUD Y SERVIDUMBRE. T

No está demás recordar que el incremento paulatino del comercio fue lo que volvió preferente la recaudación de impuestos por la vía fiscal.

Sin embargo, hay que remarcar que la esclavitud y la servidumbre no son naturales, sino consecuencia del abuso de las élites contra sus coterráneos y contra los pobladores de las muchas naciones que fueron conquistadas y colonizadas en siglos pasados.

En la actualidad el sistema financiero privado internacional hace, con sus artilugios especulativos, lo mismo que los esclavistas: explotar a la clase trabajadora y saquear los recursos naturales de las excolonias. Para ningún estudioso de la realidad productiva, comercial y financiera actual, resulta ajeno que EL SISTEMA CAPITALISTA (especialmente a través de su modelo neoliberal) esclaviza por deudas públicas a los países y por deudas privadas a más del 80% de las personas en edad laboral en todo el mundo.

La Contribución Refleja (CR) o de espejo es, por ende, resultado de duplicar (vía reflejo) la totalidad de la actividad productiva y de intercambio, distribución o comercio de una SOCIEDAD o país, que resulta del trabajo de todos.
Adam Smith escribió: “El trabajo anual de cada nación es el fondo del que se deriva todo el suministro de cosas necesarias y convenientes para la vida que la nación consume anualmente, y que consisten siempre en el producto inmediato de ese trabajo, o en lo que se compra con dicho producto a otras naciones.” (Párrafo primero del La Riqueza de las Naciones, Introducción y Plan de la Obra)

CÓMO CUANTIFICAR LA CONTRIBUCIÓN REFLEJA

En primer lugar, la suma de todos los salarios e ingresos personales anuales.

¿CÓMO SE REFLEJA ESTA FORMA CONTRIBUTIVA EN LA COMUNIDAD?

Como si fuese un impuesto a la renta de cada persona en edad laboral.

Su contribución en vez de ser obtenida por la vía impositiva fiscal tradicional (quitándole a cada persona un 33% o más de su ingreso anual salarial total), se calcula en forma refleja; esto es, duplicando ese ingreso a favor de la colectividad nacional.

Si el ingreso anual de alguien son 50 mil unidades monetarias; la CR de esa persona en particular será también de 50 mil unidades monetarias; sin embargo a él no se le habrá quitado ni una sola unidad como impuesto sobre la renta; se habrá generado del mismo modo que nuestra imagen frente a un espejo o la imagen de un objeto en nuestra memoria o, si se quiere, de la misma forma que la vida se duplica constantemente en el ámbito celular.

Lo más importante, en este punto, es tener claro que el trabajo individual y colectivo se convierte en patrón de la emisión monetaria de cada Nación o Estado; o de cada Estado-Plurinacional.

Si la suma de todos los ingresos de las personas naturales en un año es de 900 mil millones de unidades monetarias, la RECAUDACIÓN REFLEJA (por impuesto a la riqueza o la renta) será también de 900 mil millones de unidades monetarias.

En el caso del Impuesto Sobre Venta, se podría hacer lo siguiente: En la factura el Estado cobraría el 1%; pero por vía refleja podrá aplicar una diferencia a favor de toda la sociedad de un 14%, 19% 0 24%, según resulte más conveniente; si el impuesto fiscal establecido es de 15%, 20% o 25%.

De esta manera, si un Estado recauda actualmente 400 mil millones por IVA o ISV, la cantidad recaudada como impuesto fiscal sería de 4 mil millones y por la vía refleja de 396 mil millones.


LA GANANCIA (PLUSVALÍA) Y LA CONTRIBUCIÓN REFLEJA

El otro impuesto a la riqueza es el que se aplica a las empresas (sociedades anónimas o de responsabilidad limitada) y que muchas veces se deja de cobrar como estímulo para que inviertan más y generen empleo.

La práctica ha demostrado que este tipo de incentivos es el que más ha contribuido a incrementar las desigualdades entre los más ricos y la mayoría de los asalariados.

Con la Contribución Refleja, al eliminarse el cobro directo del impuesto a las personas naturales, también se elimina a las empresas o personas jurídicas. En consecuencia la ganancia de las empresas debe reflejarse como contribución al Estado.

De esta manera, si la ganancia total de las empresas es de 250 mil millones de unidades monetarias, el Estado obtendrá, por la Contribución Refleja, otra cantidad similar.           

EL VALOR DE USO Y LA CONTRIBUCIÓN REFLEJA

El comercio permitió identificar en los bienes y servicios lo que se denomina Valor de Cambio.

El Valor de Cambio tiene relevancia cuando el intercambio de bienes y servicios se hace por vía monetaria; pero no ocurre lo mismo cuando el intercambio es el trueque de una cosa por otra; o de un servicio por un producto o por otro servicio.

Así como la ganancia anual de las empresas y las corporaciones debe convertirse en CR a favor de toda la sociedad o del Estado, también debe hacerlo el valor de uso.

Con la recaudación fiscal tradicional esto es imposible de hacer. Sin embargo, nadie ignora que millones de mujeres en el mundo, ya tengan empleo remunerado o no; dedican durante la maternidad decenas de millones de horas (entre todas) que son fundamentales para la crianza de sus hijas e hijos.

Está demostrado que la dedicación de las madres, especialmente, en la crianza de sus hijos es fundamental en los primeros cuatro años.

Lo curioso es que muchas personas con empleo remunerado dedican más horas a la crianza de otras especies animales que a sus descendientes humanos directos.

Esto ocurre, porque no le damos el valor que corresponde a la labores asistenciales como la maternidad, el estudio en la infancia y la adolescencia (educación básica y secundaria) y tampoco a la práctica de los deportes, la música, la pintura, la danza, el teatro, la literatura que, igualmente deben ser recompensadas por la sociedad para incentivar a sus deportistas, músicos, pintores, escritores, etc.

En los países periféricos debemos agregar a todo lo anterior, a esas millones de horas de trabajo artístico y deportivo con valor de uso, la investigación científica, la invención tecnológica, la difusión y promoción cultural.

En todos estos casos en que millones de personas realizan labores no remuneradas por alguien en particular, pero que son absolutamente necesarias; lo lógico es que se les otorgue un valor equivalente como el de aquellos que reciben una recompensa salarial. Y ese equivalente simbólico que sirva para que estas personas también contribuyan de forma refleja con su nación, para que luego, la sociedad los recompense a ellos y no resulten frustrados, cuando sus oficios artísticos son tenidos como vagancia u holgazanería.

Tan importante es la tortilla y el agua para alimentar el cuerpo, como la música, la poesía y la danza para alimentar el espíritu y expandir la imaginación.

En síntesis, si la suma de toda la actividad laboral que se refleja en la producción de bienes y servicios científicos, artísticos, deportivos, de maternidad y estudio, entre otros, es de 200 mil millones de unidades monetaria en un país, significa que la contribución recibirá ese país (vía reflejo y como medio de cambio simbólico) será de otros 200 mil millones de unidades monetarias.

Con esas unidades monetarias se financiarán, entonces, los deportes, las artes, la crianza de los hijos durante los primeros 4 años.

UNA CR HIPOTÉTICA

La suma total por Contribución Refleja es de UN BILLÓN MÁS 750 MIL MILLONES, en este ejemplo hipotético.
Se ha considerado un salario promedio mensual de unos 16 600 unidades monetarias para una población de 4.5 millones de personas.

Lo que deseamos demostrar es que, perfectamente, cualquier país puede funcionar mejor bajo este modelo, pues resulta más conveniente que el de deuda pública impuesto después de la Segunda Guerra Mundial a la mayoría de países en el mundo.

La cifra podría parecer exagerada en un principio; pero en realidad se trata del reflejo del trabajo de toda la sociedad convertido en emisión monetaria base, cuyo primer objetivo es eliminar las deudas públicas; el segundo, no cargar con impuesto innecesario a la población y, el tercero, permitir que la sociedad sea más fuerte desde el punto de vista financiero; más que todos los grupos oligarcas para, de esa forma, brindar servicios públicos de calidad y con acceso equitativo para todos.

De esta suerte, si la cantidad reflejada como contribución del trabajo de toda la sociedad, resultase sobreabundante, simplemente, se reducen los porcentajes de CR.

No olvidemos que el incremento de los ingresos del Estado es conveniente, cuando, como en el caso de la mayoría de países latinoamericanos y africanos, existe una deuda social enorme.

Países con 50%, 60% o más del 70% de población en pobreza y con porcentajes del 30% de pobreza extrema.

Atender sus necesidades de salud, de educación, de vivienda, salubridad, acceso a electricidad y generación de empleo son impostergables.

También es impostergable la reforestación de millones de hectáreas de bosques en el continente americano y en el continente africano; así como la mejora de la infraestructura en carreteras, alcantarillados, sistemas de aguas lluvias, abordaje más eficiente de las inundaciones en los valles del Atlántico hondureño, por ejemplo, adquisición de tecnologías, fabricación de maquinaria mecánica, mejora de la infraestructura escolar, dotación de alimentación en el sistema escolar público en todos sus niveles y muchos otros asuntos que resolver de inmediato y otros que corresponden a la puesta al día (paso a paso) en la producción textil, tecnológica, en investigación científica de las propiedades de cada especie vegetal, etc.

Para todo lo anterior se requiere inversión. Y toda esa inversión se reduce a materiales, transformación, construcción, fabricación, invención (cuando es necesario) o modificación de lo inventado… y en todos estos asuntos hay un elemento indispensable: EL TRABAJO de las personas o el trabajo de las máquinas inventadas por personas y dirigidas por personas o diseñadas, para su trabajo autónomo, por personas (trabajo intelectual).

Ninguna de esos desafíos se puede abordar con posibilidades de éxito, si nuestros países se siguen endeudando con los fondos privados de inversión y en divisas extranjeras,

Así, pues, para alcanzar un modesto desarrollo se requiere un mecanismo financiero adecuado y una planificación responsable que permita que la solvencia económica y la eliminación progresiva de deuda no se conviertan en derroche, sino en desarrollo humano sostenible, en la forja de una vida digna para la mayoría.

Ningún dinero (oro, criptomoneda, monedas de curso legal respaldadas por deudas públicas), etc. podrá quitar el hambre, el frío o el calor; tampoco puede brindar refugio adecuado ni sustituir familiares y amigos; ni hacer el trabajo físico o intelectual de las personas. El dinero, no importa cómo se lo emita o genere, seguirá siendo una entidad simbólica como lo fue el cacao de menor calidad entre los mayas y los mexicas (aztecas).

Esta es la base de nuestra propuesta y la sometemos a los lectores en cualquier parte para su discusión o para que se proponga un mecanismo mejor que garantice la igualdad de acceso a los bienes y servicios que se producen con el trabajo de todos y para que ese trabajo que se hace transformando la naturaleza no se convierta en una acción que altere el equilibrio entre las especies ni ponga en peligro la vida en el planeta.

Es necesario que en las próximas décadas se necesitarán miles de millones de horas de trabajo dedicadas a restaurar los enormes daños ambientales provocados por un reducido grupo de Homo rapax.

About ELCOMUNISTA.NET (82608 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: