¿Por qué los soviéticos utilizaron tanques para sofocar incendios?

Los vehículos blindados sobre orugas eran eficaces máquinas de extinción de incendios.

¿Por qué no utilizar tanques para la extinción de incendios? Esta misma pregunta se la plantearon los ingenieros soviéticos a finales de la década de 1970.

Los vehículos blindados pesados sobre orugas prometían entonces algunas ventajas teóricas para los bomberos.

En primer lugar, los tanques podían, en teoría, llevar agua y mezclas de extinción directamente al epicentro del incendio. Los vehículos sobre orugas no estaban equipados con neumáticos de goma susceptibles de ser incendiados y las orugas continuas podían soportar un gran calor.

En segundo lugar, se pensaba que los tanques eran útiles para otro propósito: embestir restos ardientes y, por tanto, romper las llamas en trozos más pequeños que pudieran ser extinguidos con mayor facilidad.

Por último, el blindaje de los tanques podía proteger al personal de la metralla y de los fragmentos de proyectiles lanzados por el fuego, lo que suponía un problema para los bomberos que trabajaban en los almacenes militares y de artillería.

GPM-54

El GPM-54 fue el primer vehículo de este tipo. Producido a finales de la década de 1970 en la 17ª Planta de Reparación de Blindados del Ministerio de Defensa de la URSS en Lviv (que entonces formaba parte de la RSS ucraniana), el tanque de extinción de incendios se basaba en el T-54, uno de los mejores tanques de fabricación soviética.

Estaba equipado con un depósito de agua instalado en el lugar donde antes descansaba la torreta. El vehículo estaba equipado con una cuchara excavadora y un cañón de agua. Tenía un depósito de espuma con una capacidad de 1.100 litros y otro de agua de 9.000 litros. Su fuerza de chorro de agua era supuestamente de 40 litros por segundo.

Tras su puesta inicial en estado operativo en 1978, los tanques de extinción de incendios GPM-54 hicieron guardia en el cosmódromo de Baikonur, que entonces formaba parte de la URSS y que ahora Rusia alquila a Kazajstán desde el colapso de la URSS en 1991.

Tras la explosión del reactor nuclear de la central nuclear de Chernóbil, cerca de la ciudad de Prípiat (actual Ucrania), el 26 de abril de 1986, algunos tanques GPM-54 se utilizaron para combatir los incendios en el lugar.

 A principios de la década de 1990, los GPM-54 se asignaron a departamentos de bomberos especializados en la extinción de incendios naturales y de grandes incendios industriales.

Tras el colapso de la URSS en 1991, estas máquinas también se utilizaron para extinguir incendios en depósitos de munición de artillería.

A pesar de la prometedora idea que había detrás del invento, el resultado final sufría de algunos inconvenientes graves. Uno de ellos era la incapacidad del vehículo para desplazarse y hacer funcionar simultáneamente la bomba de agua.

Otra tara era que los motores diesel no soportaban el calor y a veces se paraban en medio de la misión por sobrecalentamiento y falta de oxígeno en el lugar de la emergencia. Para los miembros de la tripulación, estar atrapados dentro de una “lata” de metal sin un motor que funcionara era algo parecido a una sentencia de muerte, ya que no podían escapar debido a las temperaturas extremas del exterior.

SLS-100

Los problemas a los que se enfrentaron empujaron a los ingenieros hacia un modelo actualizado de tanque de extinción de incendios. A finales de la década de 1990, se desarrolló un prototipo llamado SLS-100.

La máquina estaba equipada con un sistema de control remoto, por lo que podía funcionar cerca de fuentes de contaminación radiactiva y química, así como en otras zonas peligrosas sin poner en peligro a la tripulación. Sin embargo, cuando las condiciones lo permitían, el tanque de extinción de incendios podía ser operado por una tripulación de dos personas.

El alcance de lanzamiento de agua y espuma se mejoró drásticamente y ascendió a 100 y 70 metros, respectivamente.

Impulse-2M

En 1988 salió al mercado otro modelo de cisterna contra incendios, el Impulse-2M. El objetivo principal de este modelo era resolver el problema del volumen de la salva de incendios que era bastante inadecuado en otros vehículos similares.

El nuevo carro de combate de incendios se basaba en el carro de combate T-62 de fabricación soviética.

El Impulse-2M disponía de un cañón de lanzamiento múltiple de 50 barriles para lanzar cápsulas cargadas de agua, arena o polvo extintor. La máquina sobre orugas era capaz de acelerar hasta 50 km/h y pesaba unas 35 toneladas.

Podía soportar el retroceso de cinco salvas de agua consecutivas de diez cañones, gracias a la sólida plataforma del T-62. El sistema de control automatizado bloqueaba las salvas accidentales de más de diez cañones a la vez. Además, para eliminar el problema más acuciante del modelo GPM-54, se instaló un sistema de riego que protegía el cuerpo de la máquina de las quemaduras y el sobrecalentamiento.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86228 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: