Una estela mesoamericana podría marcar el transcurrir del tiempo

La estela de la antigua ciudad huasteca de Tamtoc –conocida como el monumento 32— podría ser un marcador del transcurrir del tiempo y no un observatorio lunar como se creía, de acuerdo con el arqueoastrónomo del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, Jesús Galindo Trejo.

En un comunicado de prensa, la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM explicó que esta estela, la más grande de Mesoamérica, fue descubierta en febrero de 2005, tiene un peso de más de 27 toneladas y consta de tres partes que durante casi dos mil años estuvieron sumergidas en un cuerpo de agua y cubierto por depósitos de lodo.

La estela de Tamtoc se encuentra en el municipio de Tamuín, en San Luis Potosí, y a pesar de los estudios realizados aún se considera una incógnita, pues la Huasteca carece de fuentes etnohistóricas y no se le ha dedicado tanto tiempo como a otras culturas del centro y sur del país.

El monumento 32 consta de tres figuras paradas sobre calaveras, la central está enmascarada y tiene características femeninas y masculinas; las otras dos son de menor tamaño, no tienen cabeza y sostienen lo que parece una corona.

En la parte superior se encuentran 12 entrelaces o inscripciones escritos probablemente en teenek, aunque se desconoce su mensaje.

El transcurrir del tiempo

Aunque en el momento en el que se descubrió se creía que se trataba de un observatorio lunar, su orientación hace creer que en realidad se trata de un monumento que ayudaba a conocer la relación entre espacio y tiempo.

«Eso significa que el monumento marca de una manera equilibrada la mitad del año: del equinoccio de primavera al de otoño, la parte labrada del monolito es iluminada por el Sol, y del equinoccio de otoño al de primavera del siguiente año se ilumina, pero por su parte trasera, donde no tienen ningún dibujo labrado», explica Galindo Trejo.

El especialista considera que, dado que la línea perpendicular a la estela es muy cercana al norte del cielo, la estela «apelaría de ese modo a un equilibrio en el tiempo, determinado por su posición», mientras que las figuras pequeñas indicarían los equinoccios.

«Pero el nivel de interpretación es muy amplio, estamos elucubrando sin duda, aunque tratando de aclarar un poco más las posibilidades, porque en arqueoastronomía no podíamos asumir ninguna posición contundente, en especial porque nos falta mucha información», acotó el investigador.

Jesús Galindo agrega que en un principio se creía que era un observatorio lunar porque se halló en una ofrenda una escultura «inesperadamente hermosa» correspondiente al cuerpo mutilado de una mujer con tres arreglos de 104 puntos o escoriaciones en las piernas.

Aunado a ello, se interpretó que había 13 jeroglíficos en la estela que se relacionaban con la Luna; no obstante, se determinó que son 12 y no tienen relación con la luna, sino con el sol.

«En la región huasteca se han registrado 52 grados a la sombra. Los huastecos sabían el astro rey, lo conocían. Y por supuesto, compartieron con otras regiones su culto a nuestra estrella que da luz, calor, pero también el tiempo», aseveró el doctor en astrofísica.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86375 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: