El piloto soviético más joven de la Segunda Guerra Mundial

A los 16 años, Arkadi Kamanin ya era un experimentado piloto de combate que había recibido varios honores. Parecía tener un gran futuro en la aviación, pero el destino le deparó un una trágica muerte.

Decenas de miles de niños participaron en el conflicto más brutal y sangriento de la historia de la humanidad: la Segunda Guerra Mundial. Obviamente no llamaban a fila a los menores y en su mayoría trabajaban en fábricas de proyectiles en el frente interno. Pero también hubo quienes tenían tantas ganas de luchar contra el enemigo que se escaparon de casa y se abrieron camino hacia el frente. 

En los ejércitos de las naciones en guerra y en las unidades partisanas, los niños realizaban sobre todo tareas domésticas lejos del frente. Sin embargo, se sabe que participaron en incursiones de reconocimiento, emboscadas, sabotajes y combates reales. 

Muchos jóvenes se convirtieron en soldados de infantería, portadores de proyectiles y francotiradores, y unos pocos llegaron a dominar equipos tan sofisticados como los aviones de guerra. Así que, tras falsificar su partida de nacimiento, Tom Dobney, de catorce años, se matriculó en la escuela de vuelo, y un año después estaba a los mandos de un bombardero nocturno de la Royal Air Force. Participó en 20 misiones de combate antes de que se descubriera su engaño.

Hubo un caso similar en la aviación soviética. Arkadi Kamanin, de 14 años, no tuvo que engañar a nadie para convertirse en el piloto más joven de las Fuerzas Aéreas del Ejército Rojo.

Arkadi Kamanin

Arkadi Kamanin

Soñando con el cielo

Arkadi nació en la familia del célebre piloto militar Nikolái Kamanin, quien, por salvar a la tripulación del vapor Cheliuskin, que se hundió en los hielos del Ártico en 1934, se convirtió en uno de los primeros Héroes de la Unión Soviética. No es de extrañar que el chico estuviera obsesionado con la aviación desde su infancia.

Al ser una familia militar, la familia de Nikolái viajó por todo el país, y en todas partes Arkadi corría al aeródromo a primera hora, donde pasaba todo su tiempo libre, y a veces incluso el tiempo destinado a la escuela. “En Asia Central, durante el primer año de la guerra, se pasaba todo el día en los hangares. En aquel momento me pareció muy natural: ¿qué adolescente pasaría indiferente por los aviones de verdad?”, escribió Nikolái Kamanin en sus memorias Pilotos y cosmonautas.

Nikolái Kamanin con su hijo Arkadi, 1944

Nikolái Kamanin con su hijo Arkadi, 1944

Al cumplir los 13 años, el chico conocía tan bien la estructura de los aviones que se le permitió trabajar en los talleres de reparación de aeronaves. “Se unió a todos los demás para parchear agujeros, limpiar piezas, reparar daños y sustituir bloques. Trabajaba con frío y con calor, con lluvia y con aguanieve”, recordaba mi padre con orgullo.

En 1942, Nikolái Kamanin, comandante de la aviación del distrito militar de Asia Central, fue trasladado de Tashkent al frente soviético-alemán. A principios de 1943 su familia insistió en que los acogiera.

En el nuevo lugar, Arkady, de catorce años, se unió al Ejército Rojo, convirtiéndose en mecánico de equipos especiales en el escuadrón de comunicaciones del cuartel general. Pero esto no era suficiente para él: quería surcar los cielos él mismo.

Al ver su entusiasmo los pilotos se dedicaron a enseñar al joven Kamanin. Al principio le dejaban rodar por el suelo, y luego dirigir el avión en vuelo horizontal, para realizar maniobras sencillas. El adolescente demostró estar extremadamente dotado: pronto fue capaz de despegar y aterrizar, de realizar complejas maniobras.

Al final se trataba de permitir volarle solo. Para un avión de combate de alta velocidad o de ataque a tierra era demasiado joven, por supuesto, pero el lento biplano multipropósito U-2 (Po-2), que sirvió en la Fuerza Aérea del Ejército Rojo como avión de enlace, avión de reconocimiento y bombardero nocturno, le vino bastante bien.

El general de división del ejército del aire Kamanin, apodado por sus colegas “piedra” por su exigencia y rigor, tomó personalmente el examen del joven piloto. Tras unos exámenes exhaustivos, finalmente autorizó a su hijo a volar y, en julio de 1943, Arkadi, de 14 años, fue nombrado piloto del 423º escuadrón de comunicaciones militares independientes.

Hazañas en el cielo y en tierra

Al principio Arkadi hacía recados para el Cuartel General del Ejército del Aire y el Cuartel General del Frente. En una ocasión logró evadir magistralmente un Messerschmidt que lo perseguía, y se le permitió volar a los puestos de mando en el frente y a los partisanos detrás de las líneas enemigas. 

En el transcurso de uno de sus vuelos, Kamanin observó un avión de ataque Il-2 derribado en una franja neutral. Aterrizando junto al avión, el frágil Arkadi, siendo un adolescente, bajo el fuego de los morteros consiguió arrastrar al piloto herido junto con el equipo fotográfico y el material secreto filmado hasta el Po-2 y llevarlo al hospital. Por su hazaña se le concedió la Orden de la Estrella Roja.

En 1944 Kamanin se distinguió durante la defensa del cuartel general del frente del ataque de las unidades del Ejército Insurgente Ucraniano. Tras conseguir poner su avión en el aire bajo el fuego, comenzó a lanzar granadas de mano al enemigo, por lo que se le concedió la segunda Orden de la Estrella Roja.

Al final de la guerra, Kamanin, de 16 años, ya era un piloto experimentado, con 650 salidas en su haber. Además de las dos Órdenes de la Estrella Roja, se le concedió la Orden de la Bandera Roja, las medallas “Por la toma de Budapest”, “Por la toma de Viena” y “Por la victoria sobre Alemania en la Gran Guerra Patria de 1941-1945”.

“Arkadi volaba mucho, con entusiasmo y pasión de niño”, escribió el senior Kamanin sobre su hijo: “Se acercaba al servicio con honestidad, observaba la disciplina estrictamente y en sus sueños se veía a sí mismo, por supuesto, como piloto de aviones de combate reales Il-2”.

Los sueños y las esperanzas del piloto soviético más joven, por desgracia, no se hicieron realidad. Arkadi Kamanin sobrevivió con éxito a la Segunda Guerra Mundial, pero murió de meningitis en 1947, con tan solo 18 años.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86375 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: