Assange de nuevo en la encrucijada

Stella Moris, pareja de Julian Assange, contrapuso la oferta humanitaria de México con la pasividad de Australia respecto a su ciudadano y cofundador de WikiLeaks, en vísperas de conocer la decisión judicial sobre el próximo recurso del proceso de extradición, que se espera el lunes 24.

Por Lourdes Gómez*

El Alto Tribunal se pronunciará en una vista oral prevista en la sala 4 del edificio neogótico ubicado en el centro de Londres. En liza está el permiso solicitado por Assange para elevar al Supremo el recurso contra la sentencia del pasado diciembre, que revertió el fallo original contrario a la extradición emitido en enero de 2021 y dio luz verde al proceso de expulsión del Reino Unido requerido por Estados Unidos.

DOBLE PODER

Los dos jueces que escucharon el recurso de apelación – el jefe de la judicatura en Inglaterra y Gales, lord Ian Duncan Burnett, y su colega lord Timothy Holroyde – controlan la llave de acceso a la corte de máxima instancia del país, según observó incrédula Moris en un debate en SOAS, facultad de la Universidad de Londres donde estudió Política y Derecho. En ambos letrados recae la decisión de certificar o rechazar la petición de acudir al Supremo.

«Aquí, en SOAS, adquirí una comprensión crítica del poder, las relaciones internacionales y la interconexión entre la política y la ley en el ámbito internacional. Son aspectos que están en juego en este caso», explicó a la audiencia.

PERSECUCIÓN POLÍTICA

Una decisión favorable de los jueces abrirá la puerta del Supremo, donde el equipo del profesional australiano quiere centrar la batalla en la legalidad de las garantías ofrecidas a última hora por EEUU sobre condiciones carcelarias y tratamiento médico proyectados para Assange, si es deportado de Londres.

La defensa también abordaría la naturaleza política del procedimiento, entre otros puntos en disputa. «A Julian le están procesando por publicar pruebas de crímenes de guerra y está en prisión porque EEUU está encubriendo sus crímenes de guerra… Es incuestionable la dimensión política del caso», denunció Moris.

Miembro del equipo legal de su prometido y padre de sus dos hijos, con experiencia en derechos humanos, habla con rabia de la posición adoptada por el Gobierno australiano en este drama persecutorio que empezó hace más de doce años. «Australia ha abandonado completamente a Julian», criticó.

RESPALDO DE MÉXICO

Moris contrapuso la pasividad pública del Ejecutivo australiano con las señales humanitarias emitidas por el jefe de Estado de México, Andrés Manuel López Obrador. «El presidente de México reiteró hace unas semanas no solo su deseo de concederle asilo político, sino que incluso escribió a (Donald) Trump y lo repitió con (Joe) Biden, pidiéndole que perdone a Julian y que frene el caso. Eso sí es una intervención política. Australia no ha hecho nada», explicó la abogada de origen hispanoamericano.

El exlíder laborista Jeremy Corbyn se sumó entonces al debate organizado por ICOP SOAS, sección de la universidad que trata literalmente de «influir en los pasillos el poder». El diputado contó cómo escuchó en vivo la oferta del mandatario mexicano en una reciente visita al país acompañando a su mujer, Laura. «La puerta humanitaria de México está abierta para Julian… López Obrador le garantiza santuario», aplaudió.

Corbyn, que fundó el Proyecto Paz y Justicia el año pasado, reconoce a Assange como un «héroe» que «hizo el mundo más seguro». «Julian expuso la verdad y si hubiera hecho lo mismo con información rusa, sería un héroe en todo el mundo, excepto probablemente en Rusia», señaló.

LONDRES Y QUITO CÓMPLICES

A su vez, Moris acusó a las «autoridades británicas de complicidad en la persecución política» de su pareja y alegó que su controvertido arresto en la embajada de Ecuador en Londres, en abril de 2019, se urdió en negociaciones secretas entre Washington, Quito y Londres.

«Julian se enfrenta a una condena de 175 años en prisión por su labor editorial, por recibir información de una fuente que exponía la verdad. Su deber como editor era publicar esa información», defendió en su antigua universidad.

Un juzgado de Virginia reclama al periodista e informático australiano para juzgarle por un cargo de conspiración para infiltrar sistemas informáticos gubernamentales y por diecisiete supuestos delitos de obtención y difusión de información confidencial en violación de la ley de Espionaje, de 1917.

Las imputaciones, que se remontan a acciones de 2009 y 2010 , están relacionadas con la publicación en WikiLeaks de documentos sobre las guerras de Afganistán e Irak, cables del Departamento de Estado e informes de Guantánamo.

Los ficheros desvelan crímenes y abusos cometidos por autoridades y operativos estadounidenses, como el asesinato de civiles en Bagdad, desde un helicóptero Apache, que documenta el notorio video «Collateral Murder» (Asesinato colateral). Lo filtró el ahora exanalista militar Chelsea Manning y se proyectó en el evento de SOAS ICOP.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86228 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: