Así era el único avión soviético capaz de realizar un despegue vertical desde el agua

Se suponía que se convertiría en la principal amenaza para los submarinos atómicos, pero el proyecto nunca llegó a buen puerto. ¿Por qué?

El VVA-14 fue un avión anfibio creado para detectar submarinos nucleares tanto en vuelo como a flote a principios de los años 70.

Fue un proyecto de la “guerra fría” desarrollado inicialmente para contrarrestar las amenazas de los submarinos de propulsión nuclear estadounidenses armados con los nuevos misiles balísticos UGM-27 ‘Polaris’. “Estos submarinos surgieron en la Armada estadounidense a mediados de los años 60 y los militares de la URSS necesitaban un arma que mitigara su amenaza”, explicó a Russia Beyond Dmitri Litovkin, redactor jefe de la revista Revista militar independiente.

El avión anfibio soviético VVA-14 de despegue vertical

El prototipo VVA-14 disponía de una serie de sistemas de armamento avanzados de su época: torpedos antisubmarinos, sistema de reabastecimiento a flote y un nuevo sistema de localización por radio ‘Burevestnik’ capaz de rastrear objetivos submarinos a una distancia de hasta 1500 kilómetros de la costa.

Cabe mencionar que hoy en día Rusia también utiliza un sistema ‘Burevestnik reencarnado’. Se trata de un misil de crucero de propulsión nuclear capaz de permanecer en el cielo durante meses e incluso años hasta que llegue el momento de atacar o cambiar los componentes nucleares.

El VVA-14 fue diseñado como un catamarán con 14 motores (12 de ellos se encargaban del despegue vertical desde el agua y los dos restantes se utilizaban para acelerar una velocidad de 760 kilómetros por hora en el aire). Estos motores permitían a la máquina despegar y aterrizar en el agua incluso durante una tormenta de cinco puntos, así como volar a una altura de 12 metros sobre el nivel del mar.

“Su diseño y sus características únicas fueron la razón por la que el proyecto se cerró una vez que las oficinas de diseño de Tupolev e Iluishins presentaron sus aviones anfibios. Sus aparatos no podían despegar verticalmente, pero eran asequibles para la producción en serie”, señaló el experto.

Explicó que los costes de construcción y funcionamiento del VVA-14 podían compararse con los de los aviones de la aviación estratégica, mientras que el avión anfibio no podía cubrir las mismas distancias, tenía una carga útil menor y utilizaba un armamento diferente.

“Esta ‘relación precio-rendimiento’ fue la razón por la que los militares decidieron quedarse con el Be-12 en lugar del VVA-14. Era más pequeño pero tenía un armamento que incluía bombas nucleares tácticas”, dijo el redactor jefe de la Revista militar independiente.

Según él, el proyecto VVA-14 fue abandonado y sus tecnologías de despegue vertical del agua no han sido utilizadas por los ingenieros soviéticos y extranjeros, ya que demostraron ser irrelevantes para los militares.

Desarrollos en el extranjero

“Durante el vuelo, un avión de este tipo crea a su alrededor una nube de cal y agua, que lo oculta de los posibles detectores. Los militares estadounidenses también pensaron en los años 60 en utilizar aviones similares como fuerza de ataque para asaltar barcos, lanzar una bomba y salir volando. Pero en la fase de diseño se dieron cuenta de que desarrollar un avión de este tipo para su Armada no era conveniente”, dijo el experto. 

Al principio parecía que esto le permitiría volar hasta el barco, atacarle y escapar sin ser detectado. Y luego resultó que la mencionada “nube” podía ser vista y cualquier barco seguiría abriendo fuego contra ella.

Por lo tanto, todos los proyectos de este tipo de aviones anfibios con despegue vertical se interrumpieron en la fase de pruebas o en la fase de diseño debido a la inexperiencia y a la relación calidad-precio.

“Cuando nuestros ingenieros y los extranjeros encuentren una forma más barata de fabricar aviones con despegue vertical desde el agua en lugar de utilizar 12 motores para ello, esta tecnología se adoptará para los aviones anfibios. Por el momento, hay otras cuestiones más urgentes, como el desarrollo de tecnologías de misiles hipersónicos, que requieren inversiones. Tanto intelectuales como financieras”, concluyó Litovkin.

Los dos únicos prototipos de avión VVA-14 que quedan se pueden ver en el Museo de Aviación de Monino (en los suburbios de Moscú) y en el centro de aviación de Beriev, en la región de Rostov.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86228 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: