La OTAN, Rusia y Ucrania: la tensión sigue en aumento

Rusia ha sostenido este enero varias consultas con Estados Unidos (EEUU), la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) sobre las garantías de seguridad en Europa, pero la situación acerca de Ucrania –uno de los temas principales– parece volverse aún más tensa y volátil.

Por Polina Tsvíyovich*

Este lunes, la OTAN anunció que sus Estados miembros están poniendo sus fuerzas en estado de alerta, así como enviando barcos y aviones de combate adicionales a los desplegados por la Alianza Atlántica en Europa del Este para reforzar la disuasión y la defensa de los aliados ante la acumulación de tropas rusas cerca de la frontera ruso-ucraniana.

El bloque bélico precisó que Dinamarca va a enviar una fragata al mar Báltico y cuatro cazas F-16 a Lituania; España va a enviar varios barcos para que se unan a las fuerzas navales de la OTAN y también está estudiando la posibilidad de enviar varios cazas a Bulgaria.

Francia, por su parte, expresó su disposición a trasladar sus tropas a Rumanía y ponerlas bajo el mando de la Alianza; Países Bajos va a mandar dos aviones de combate F-35 a Bulgaria en abril y también va a poner un barco y tropas terrestres en espera de la señal de la Fuerza de Respuesta de la OTAN; y EEUU también considera aumentar su presencia militar en los despliegues de la Alianza Atlántica en Europa del Este.

A este anuncio de la OTAN sigue otro, hecho el 23 de enero por el Departamento de Estado de EEUU, que autorizó la salida voluntaria de una parte de su misión diplomática en Ucrania y de todos los parientes de los empleados estadounidenses de la embajada debido a la «continua amenaza de acción militar por parte de Rusia».

En breve, declaraciones similares emitieron Reino Unido, Alemania y Australia, mientras el Ministerio de Asuntos Exteriores de España llamó a los ciudadanos del país a evitar los viajes a Ucrania debido a una situación volátil.

A su vez, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, afirmó que la Unión Europea (UE) no ve razones para la evacuación de su personal diplomático que está en Ucrania y advirtió que prevé preguntarle al secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, cuál es el motivo de la evacuación de representantes norteamericanos del país eslavo.

POR OTRA PARTE

Mientras la OTAN y sus aliados están a la espera de la presunta invasión de Ucrania por parte de Rusia, el mando de la Milicia Popular de la Autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD) denunció este lunes los supuestos preparativos del Ejército de Ucrania de una ofensiva sobre Donbás, ubicado en el este del país.

El jefe adjunto de la Milicia, Eduard Basurin, declaró que detectaron tropas ucranianas desplegadas en la zona de la llamada operación de las Fuerzas Conjuntas que «se están preparando para lanzar una ofensiva sobre Donbás».

Más tarde, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, apoyó esta declaración al afirmar que las autoridades ucranianas concentran «cantidades enormes» de fuerzas y equipos en la línea de contacto con las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y que el carácter de esta concentración «apunta a los preparativos para acciones ofensivas».

Por su parte, los mandos del Ejército ucraniano aseguran que todas estas concentraciones de tropas y armas no son más que maniobras militares programadas con antelación, lo que es justo lo mismo que Rusia explica sobre la presencia de sus tropas cerca de la frontera con Ucrania, mientras Occidente lo interpreta como preparativos para una posible invasión.

PROMESAS Y ESPERANZAS

El 21 de enero, en la ciudad suiza de Ginebra se realizaron las consultas del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y Antony Blinken, centradas en las iniciativas rusas sobre las garantías recíprocas de seguridad.

Lavrov y Blinken acordaron que esta semana EEUU, después de mantener consultas con sus aliados y socios, proporcionará una respuesta a las propuestas de Rusia.

Si Washington lo hace, otra reunión ministerial de Rusia y EEUU podría celebrarse en febrero, «pero en cualquier caso, no en los primeros días» del mes, según lo explicó a la agencia Sputnik una fuente de la delegación rusa familiarizada con el asunto, ya que Moscú necesitará varias semanas para estudiar la respuesta.

Además, el próximo 26 de enero, en París, se celebrarán las negociaciones en formato de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) –una de las principales plataformas de consultas que buscan resolver el conflicto en el este de Ucrania– a nivel de asesores políticos.

Mientras tanto, por todas partes surgen las acusaciones recíprocas, promesas de responder a cualquier tipo de agresiones y llamamientos a mantener diálogos y conversaciones constructivos y pacíficos con respecto a la situación en Ucrania.

Blinken, tras celebrar su reunión con Lavrov, expresó su convicción de que EEUU y Rusia son capaces de trabajar para alcanzar un entendimiento y desarrollar acuerdos conjuntos que aseguren su seguridad mutua.

La situación acerca de Ucrania incita a creer en estas palabras y a esperar que, efectivamente, todos los involucrados logren hallar un terreno común y solucionar a los problemas a través de medidas pacíficas.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86228 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: