Por ser «procubano y prosoviético», así fue como el PRI espió a Gabriel García Márquez

La Dirección Federal de Seguridad de México, el brazo de espionaje político del PRI en la llamada ‘Guerra Sucia’, investigó al escritor colombiano Gabriel García Márquez por sus vínculos con el presidente de Cuba, Fidel Castro.

El espionaje en contra del Nobel de Literatura inició en 1968, cuando creó la fundación Habeas, una organización en la que el autor de Cien años de Soledad realizaba labores en defensa de los derechos humanos y que se movilizó en contra de las dictaduras de Argentina y Chile.

Según los archivos desclasificados de la DFS, Habeas se dedicaba a «proteger y apoyar económica y legalmente a las personas con ideología marxista-leninista que, por su participación en grupos guerrilleros y terroristas, se escudan bajo el concepto de perseguidos políticos.

Sin embargo, el seguimiento personal de García Márquez se endurecería en 1975, cuando la agencia de seguridad se dedicó a espiar los actos públicos y reuniones privadas del escritor, y a registrar exhaustivamente los viajes que realizaba a Cuba para visitar a Fidel Castro.

Los archivos señalan que la DFS también indagó los vínculos que tenía el autor con cuatro líderes militares de la guerrilla de El Salvador y sus reuniones con Régis Debray, revolucionario francés compañero de Ernesto Guevara y consejero del presidente Francois Mitterrand.

En los informes también se da cuenta de las visitas que recibió Gabo en su casa en la Ciudad de México, y aunque no se revelan los nombres, figuran cargos como el del secretario general del Partido Comunista de Chile y el consejero político de la Embajada en Cuba.

«Gabriel García Márquez, además de ser procubano y soviético, es un agente de propaganda al servicio de la Dirección de Inteligencia de ese país», se lee en un reporte del 17 de marzo de 1982 en el que la DFS registró que García Márquez cedió los derechos de Crónica de una muerte anunciada al Gobierno de Cuba.

No obstante, para el investigador Jacinto Rodríguez citado por El País, el espionaje del que fue víctima Gabriel García Márquez es «un seguimiento suave, digamos que normal», comparado con el que vivieron otros escritores e intelectuales de la época como Octavio Paz y Julio Cortázar, quien incluso vio vulnerada su correspondencia nacional.

«Él no dejaba de ser un extranjero que no podía meterse en asuntos nacionales y que además mostró siempre una gran cautela», señaló Rodríguez.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (86228 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: