La batalla de la Segunda Guerra Mundial que se convirtió en un ‘ensayo’ de Stalingrado

En febrero de 1942, las fuerzas soviéticas en el noroeste de la URSS rodearon por primera vez a una agrupación alemana de 95.000 hombres. Sin embargo, no pudieron aplastar al enemigo en ese momento.

A finales de 1941, el Ejército Rojo infligió una aplastante derrota a los alemanes en Moscú, empujando a la Wehrmacht a varios cientos de kilómetros de la capital. Envalentonado por el éxito, el mando soviético decidió que había llegado el momento de dar un giro importante a la guerra e inició una gran ofensiva en todos los frentes. “Los alemanes quieren… ganar tiempo y obtener un respiro”, señaló el mando soviético en su momento: “Nuestra tarea es impedir que los alemanes tengan ese respiro, conducirlos hacia el oeste sin detenerse, hacer que agoten sus reservas antes de la primavera… y asegurar así la derrota completa de las fuerzas de Hitler en 1942”.

Prisioneros alemanes cerca de Moscú

Prisioneros alemanes cerca de Moscú.

Según los planes, uno de los golpes debía de ser contra el Grupo de Ejércitos Norte, que asediaba Leningrado. El 7 de enero de 1942, las tropas del Frente Noroeste bajo el mando del teniente general Pável Kurochkin atacaron las posiciones enemigas cerca de los lagos Ilmen y Seliger, avanzando en dirección a Demiansk y Staraya Russa. “El noroeste es difícil a su manera”, escribió Vladímir Flankin, comandante de la Batería de Morteros de la Guardia: “Allí, sin embargo, casi no hay heladas amargas ni calor insoportable. El clima es suave y húmedo. Pero hay bosques y pantanos por todas partes. Hay humedad todo el año. Si te apartas del camino, caerás por un agujero. No hay carreteras”. 

Tanques soviéticos del Frente Noroeste en la ofensiva

Tanques soviéticos del Frente Noroeste en la ofensiva.

A pesar de las dificultades del terreno y de la feroz resistencia alemana, el Ejército Rojo avanzó con éxito en varias direcciones, con la intención de tomar al enemigo en una pinza. El preocupado mando del 2º Cuerpo de Ejército de la Wehrmacht pidió a Berlín permiso para retirarse, pero recibió una respuesta categórica: “Demiansk debe ser defendida hasta el último hombre”. Como resultado, el 20 de febrero, avanzando unos hacia otros, las unidades soviéticas cerraron el anillo de cerco en el pueblo de Zaluchye, cortando una fuerza sustancial del 2º Cuerpo y la división motorizada de las SS Cabeza Muerta con una fuerza total de 95.000 hombres.

Bajo el control de la agrupación cercada había un área de 3.000 kilómetros cuadrados, en la que se encontraban la ciudad de Demiansk y una serie de pequeños asentamientos. Los dirigentes del Tercer Reich prohibieron llamarla “caldera” y prefirieron utilizar expresiones como «fortaleza de Demiansk» y «fortaleza en el Este». Los soldados del 2º Cuerpo, por su parte, se referían a ella simplemente como Condesa, ya que su comandante, el general Walter von Brockdorf-Alefeld, era efectivamente un Conde.

El mando soviético era muy consciente de la necesidad de destruir al enemigo atrapado lo antes posible, pero todos los intentos del Ejército Rojo de penetrar en las defensas del 2º Cuerpo acabaron prácticamente en nada. “El enemigo bloqueó todas las carreteras, todos los pequeños caminos y accesos adecuados para nuestra ofensiva”, recordó Kurochkin: “Y como el movimiento de un gran número de tropas fuera de las carreteras era imposible, era muy difícil superarlo… Los tranquilos campos cubiertos de nieve frente a estos pueblos podían convertirse en un infierno en un momento en cuanto comenzáramos la ofensiva. Cada metro de espacio era atravesado por numerosas ametralladoras, armas que acechaban en los pueblos. 

 Consejo Militar del Frente Noroeste

Consejo Militar del Frente Noroeste.

Para la agrupación alemana, la defensa también resultó ser un gran esfuerzo. “Las fortalezas están equipadas y ocupadas con personal. Hasta el último soldado está implicado, incluidos los cocineros…”, escribió el militar Martin Steglich en su diario. Iván Novohatski, comandante del pelotón de comunicaciones del 37º Regimiento de Artillería de la Guardia, pinta un cuadro espeluznante en sus memorias: “Los alemanes construyeron parapetos con nuestros soldados muertos, colocándolos y vertiendo agua sobre ellos, ya que por lo general era imposible cavar – el agua no lo permitía, que en muchos lugares estaba a 20-30 centímetros de la superficie”. 

Sin un suministro regular de provisiones y municiones, las tropas de Brockdorf-Alefeld no podían resistir durante mucho tiempo, y Hermann Göring lanzó en ayuda de la Fortaleza Demiansk todas las fuerzas de aviación de transporte disponibles. Las unidades aéreas fueron retiradas del Grupo de Ejércitos Centro e incluso del Cuerpo Africano. Dado que la supremacía aérea seguía siendo de la Luftwaffe, las Fuerzas Aéreas del Ejército Rojo no pudieron interferir significativamente en el funcionamiento del puente aéreo. Sin embargo, los alemanes perdieron más de un centenar de transportes Junkers-52 y Heinkels-111 mientras abastecían Demiansk.

General Walter von Seidlitz-Kurzbach

General Walter von Seidlitz-Kurzbach.

Con la llegada de la primavera, las tropas alemanas comenzaron a hacer intentos de romper el anillo de cerco, lo que, finalmente, consiguieron. El 22 de abril de 1942, cerca de la aldea de Ramuszewo, el grupo del ejército del teniente general Walter von Seidlitz-Kurzbach entró en contacto con los soldados del general de división Hans Zorn. Se formó el llamado “corredor Ramushev”, de hasta un kilómetro de ancho. Sin embargo, los alemanes consiguieron ampliarla hasta 8 kilómetros y reforzarla con campos de minas y decenas de búnkeres y casamatas. Los numerosos intentos de las tropas soviéticas por destruir esta línea de suministro fracasaron.

La exitosa defensa de Demiansk le jugó una cruel broma a Hitler. Cuando en noviembre de 1942 el ejército de 300.000 hombres de Friedrich Paulus cayó en una trampa en Stalingrado, el Führer le prohibió salir de la ciudad, pues estaba seguro de que también aquí la Luftwaffe rescataría a las tropas cercadas. Sin embargo, el líder del Tercer Reich no tuvo en cuenta el aumento de la actividad y la eficacia de las Fuerzas Aéreas del Ejército Rojo y las condiciones dramáticamente diferentes de la zona de Demiansk: una cosa era volar unas docenas de kilómetros sobre los bosques profundos, y otra muy distinta – 200 km sobre la estepa abierta, superando la dura resistencia de las fuerzas de defensa aérea soviéticas. Los nazis pronto tuvieron que pagar un alto precio por este error.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86228 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: