¿Cómo fue la vida de la primera mujer cosmonauta?

Valentina Tereshkova, hija de trabajadores soviéticos, se convirtió en una heroína nacional cuando voló sola al espacio. Diecinueve años después de su vuelo, otra mujer se aventuró en el espacio.

Es el año 1962. Una chica de complexión robusta con el pelo recogido en un moño apretado, lleva una blusa de cuello modesto y una falda oscura midi con un cinturón ancho alrededor de la cintura. Lleva sandalias de color claro. Es una de las 8.000 chicas de la URSS que querían ir al espacio. Una de las cinco que pasaron la prueba. Su nombre es Valentina Tereshkova. Hija de un conductor de tractor y de una trabajadora de una fábrica textil, formó parte del primer escuadrón de vuelo de mujeres cosmonautas.

Valentina Tereshkova (en el centro), que más tarde se convertiría en la primera mujer cosmonauta del mundo, en un paseo con sus amigas, 1956

Valentina Tereshkova (en el centro), que más tarde se convertiría en la primera mujer cosmonauta del mundo, en un paseo con sus amigas, 1956.

“No nos equivocamos con la persona”, dirían más tarde sus superiores, cuando Valentina dé 48 vueltas a la Tierra y aterrice sola en un lago de Altái. Jrushchov se situó en el podio del mausoleo de la Plaza Roja junto a Tereshkova y se burló de EE UU: mientras que la burguesía siempre ha considerado a las mujeres como el sexo débil, en el socialismo las mujeres tienen las mismas oportunidades. Excepto que, después de ella, la siguiente mujer no iría al espacio en la Unión Soviética hasta 19 años después.

Buscando en toda la Unión Soviética

Hay varias versiones sobre cómo los soviéticos decidieron enviar a la primera mujer al espacio. Se dice que fue Serguéi Koroliov, el jefe del programa espacial soviético, fue quien lo quiso; para él era un paso lógico después de varios vuelos exitosos con cosmonautas masculinos. Según otro, el cosmonauta Guerman Titov viajó a EE UU después de su misión en la nave Vostok-2 y se enteró de que las autoridades estadounidenses estaban considerando seriamente la posibilidad de enviar a una mujer al espacio.

De alguna manera, la idea llegó a oídos del líder soviético Nikita Jrushchov, que entró de lleno en una nueva ronda de la carrera espacial.

La tarea de selección era más difícil que para los hombres. Mientras que sus candidatas eran seleccionadas entre los pilotos militares, en la Unión Soviética había muchas menos mujeres piloto. Decidieron buscar también entre las mujeres paracaidistas. Los requisitos básicos eran los siguientes: hasta 30 años de edad, altura hasta 170 cm, peso hasta 70 kg.

Miembros del Aeroclub de Yaroslavl, incluida la futura primera mujer cosmonauta del mundo, Valentina Tereshkova (cuarta por la derecha), 1961

Miembros del Aeroclub de Yaroslavl, incluida la futura primera mujer cosmonauta del mundo, Valentina Tereshkova (cuarta por la derecha), 1961.

Los finalistas fueron 30 personas, de las cuales quedaron 5. Zhanna Yérkina, Tatiana Kuznetsova, Valentina Ponomariova, Irina Soloviova y Valentina Tereshkova, que había pasado por un club aéreo y había hecho 90 saltos en paracaídas.

¿La mejor entre las peores?

Tereshkova, de 25 años, ganó un “billete” al espacio: fue elegida para ser la piloto principal. Pero lo que se omitió en esta decisión fue que ella no era la mejor candidata. Por el contrario, según los resultados de las pruebas médicas y la formación teórica, Tereshkova ocupaba el último lugar (su suplente, Soloviova, por ejemplo, tenía unos 700 saltos y era maestra del deporte en paracaidismo).

Sin embargo, a Nikita Jrushchov le pareció la mejor candidata: Tereshkova tenía un “historial” adecuado. Una chica sencilla de una familia obrera pobre de un pueblo de Bielorrusia, que tras completar siete años de escuela fue a trabajar a una fábrica de neumáticos para ayudar a su madre, y luego, siguiendo a su madre y a su hermana, a una fábrica textil; su padre fue asesinado en la guerra soviético-finlandesa (1939 – 1940); ella misma fue secretaria del Komsomol [organización juvenil comunista]. Era una verdadera “chica del pueblo”.

El segundo factor determinante lo señaló en su diario por Nikolái Kamanin, jefe del entrenamiento de los primeros cosmonautas soviéticos: “Tanto Soloviova como Ponomariova podrían haber sido enviadas al primer vuelo. Estoy seguro de que no habrían realizado el vuelo peor, e incluso mejor que Tereshkova, pero después del vuelo sólo podrían haber sido utilizadas como cosmonautas. <…> Tereshkova puede y debe ser algo más que la primera mujer cosmonauta. Es inteligente, tiene voluntad, causa muy buena impresión a todo el mundo y puede hacer un gran discurso en cualquier podio alto. Tereshkova debería ser una figura pública, representaría a la Unión Soviética en cualquier foro internacional con honor y brillantez”.

La cosmonauta Valentina Tereshkova durante su entrenamiento, 1963.

La cosmonauta Valentina Tereshkova durante su entrenamiento, 1963.

Tereshkova realizó su vuelo espacial el 16 de junio de 1963. Dijo a sus familiares que se iba a una competición de paracaidismo. Se enteraron de su su salida al espacio por las noticias de la radio. Decían que la soviética llevaba casi tres días en el espacio y se encontraba bien. Eso es lo que dicen los informes oficiales. En realidad, no fue así.

El riesgo de no volver

“Tereshkova, según la telemetría y el seguimiento televisivo, soportó el vuelo de forma casi satisfactoria. Las comunicaciones con las estaciones de tierra eran lentas. Restringió mucho sus movimientos. Se sentó casi sin moverse. Es evidente que sufrió un cambio en su estado de salud de carácter vegetativo”, según los informes del doctor Vladímir Yazdovski, uno de los padres fundadores de la “medicina espacial”. No rellenó su cuaderno de bitácora y no pudo realizar los experimentos previstos.

En un momento dado, Tereshkova incluso se quedó dormida por el sobreesfuerzo, lo que estaba estrictamente prohibido. No respondió a las preguntas de la Tierra. La única persona que la despertó fue Valeri Bikovski, otro cosmonauta soviético, que había volado al espacio el día anterior a Tereshkova, para estar en órbita en el momento de su vuelo (los cosmonautas estaban conectados y podían hablar y apoyarse mutuamente, pero sólo moralmente; técnicamente aún no era posible conectar las dos naves espaciales).

Sin embargo, no fueron las náuseas, el letargo y la somnolencia lo peor del calvario. Valentina Tereshkova guardó silencio sobre el siguiente incidente durante 30 años. En la nave Vostok-6 se había introducido un programa de vuelo erróneo. En el momento en que había que corregir la órbita y dirigirse al aterrizaje, resultó que los automatismos hicieron lo contrario: Vostok-6 abandonaba la órbita, es decir, enviaba la nave al espacio profundo, lejos de la Tierra. Una vez localizado este momento, Tereshkova consiguió corregir manualmente la órbita y regresar a la Tierra. Pero los problemas tampoco terminaron ahí.

La cosmonauta Valentina Tereshkova fuera de la cápsula espacial Vostok 6 tras el aterrizaje, junio de 1963

La cosmonauta Valentina Tereshkova fuera de la cápsula espacial Vostok 6 tras el aterrizaje, junio de 1963.

Una vez en la Tierra, obviando todas las instrucciones, antes de que llegaran los rescatadores, estuvo con los lugareños y les mostró unos tubos espaciales destinados a la investigación y se deleitó con patatas hervidas y kvas. Koroliov estaba furioso: “No más mujeres en el espacio mientras yo viva”, supuestamente prometió.

No más mujeres

Sin embargo, este hecho no fue más que una anécdota y no se olvidó. Sin embargo, quedó la noción de que el cuerpo de la mujer era peor para esas cargas de trabajo. El experimento con una mujer en el espacio no entusiasmó a los responsables del programa espacial soviético (no reconocido oficialmente, por supuesto). Los datos de telemetría, satisfactorios pero lejos de ser ideales, pusieron en duda la conveniencia de tales misiones.

“Estábamos preparando a otra mujer para volar, pero Serguéi Koroliov decidió no arriesgar la vida de las mujeres porque una de las del escuadrón de cosmonautas ya tenía familia”, relató Tereshkova. “Estábamos en contra”, dijo, “escribimos al Comité Central que no estábamos de acuerdo con esa decisión”.

Sin embargo, la decisión no se reconsideró hasta 1982. De las cuatro chicas que quedaban en el cuerpo de cosmonautas, ninguna se pondría en órbita. Valentina Tereshkova sigue siendo la única mujer del mundo que ha realizado un vuelo espacial en solitario (posteriormente, las mujeres sólo fueron enviadas en misiones conjuntas). Seguirá siendo miembro del cuerpo de cosmonautas hasta 1997, en 1995 se convertirá en la primera mujer general del Ejército ruso, pero no volverá a ir al espacio. En cambio, se le confiará otra misión.

Crear un político

Una niña, vestida como la cosmonauta Valentina Tereshkova, recibiendo un premio de Hilda Laing después de un concurso de disfraces en el día deportivo anual de Laing en Elstree

Una niña, vestida como la cosmonauta Valentina Tereshkova, recibiendo un premio de Hilda Laing después de un concurso de disfraces en el día deportivo anual de Laing en Elstree.

“Cuando se decidió la cuestión de qué debía hacer Tereshkova después del vuelo, aconsejé encarecidamente a Valia (diminutivo de Valentina) que se preparara para una gran actividad pública y política. <…> tratando de convencerla de que, hablando desde las altas tribunas del Estado, podría ser de gran ayuda para la causa de la exploración espacial en nuestro país”, recordó Nikolái Kamanin.

Diputada del Soviet Supremo de la URSS, Héroe de la Unión Soviética, piloto-cosmonauta soviética, primera mujer cosmonauta del mundo Valentina Tereshkova, febrero de 1968, URSS

Diputada del Soviet Supremo de la URSS, Héroe de la Unión Soviética, piloto-cosmonauta soviética, primera mujer cosmonauta del mundo Valentina Tereshkova, febrero de 1968, URSS.

Pero Tereshkova insistió en que quería graduarse en la Academia Militar de Ingeniería Aérea, donde se matriculó después de su vuelo, y seguir trabajando en el Centro de Formación de Cosmonautas como instructora de pruebas. Para entonces, ya se había casado con el cosmonauta Andriyán Nikoláiev y había dado a luz a una hija.

Héroe de la Unión Soviética, el piloto-cosmonauta soviético Andriyán Nikoláyev, su esposa Héroe de la Unión Soviética, la piloto-cosmonauta soviética Valentina Tereshkova y su hija Elena en su casa, en Moscú, 1970

Héroe de la Unión Soviética, el piloto-cosmonauta soviético Andriyán Nikoláyev, su esposa Héroe de la Unión Soviética, la piloto-cosmonauta soviética Valentina Tereshkova y su hija Elena en su casa, en Moscú, 1970.

“Para motivar tal decisión, se refirió a sus enfermedades y dolencias, que se hicieron más frecuentes en los últimos dos o tres años, a su deseo de implicarse personalmente en la crianza de Alionka (tenía mala salud, caía enferma a menudo y no tenía niñera), a la necesidad de reforzar la familia (los frecuentes viajes al extranjero y el trabajo en Moscú podían alterar las rutinas establecidas en la vida cotidiana). Valia me suplicó entre lágrimas que no la dejara salir del Centro, diciendo que el nuevo trabajo podría arruinarla”, escribió Kamanin.

el equipo espacial ruso

El equipo espacial ruso «Romeo y Julieta», Valentina Tereshkova y el teniente coronel Valeri Bikovski, reconocen los vítores de la multitud durante las celebraciones de bienvenida desde lo alto del Mausoleo de Lenin en la Plaza Roja, el 22 de junio de 1963.

Pero la voluntad del Estado fue más fuerte. Desde 1966 Tereshkova se conviertió en una figura pública. Comenzó a dirigir y a formar parte de decenas de las ONG: el Comité de Mujeres Soviéticas, el Consejo Mundial de la Paz, la Federación Democrática Internacional de Mujeres, etc. – hasta ser elegida para el Soviet Supremo de la URSS y, posteriormente, para la Cámara Baja del Parlamento ruso.

La primera mujer cosmonauta del mundo, Valentina Tereshkova, durante una recepción en la Embajada de la República Socialista Checoslovaca (RSC) en Moscú, 1963

La primera mujer cosmonauta del mundo, Valentina Tereshkova, durante una recepción en la Embajada de la República Socialista Checoslovaca (RSC) en Moscú, 1963.

La autoridad y la fama de Tereshkova la convirtieron en un icono del estilo entre las mujeres soviéticas. “Era una heroína. Era una mujer hermosa, escultural, alta. Le encantaban los trajes, las chaquetas, las blusas con lazos. Tenía una buena figura. Era elegante y sabía cómo llevar las cosas”, dice la historiadora de la moda Alla Shchipákina.

La primera mujer cosmonauta del mundo, Valentina Tereshkova durante su discurso en el Congreso Mundial para el Año Internacional de la Mujer en Berlín, (20-24 de octubre de 1975)

La primera mujer cosmonauta del mundo, Valentina Tereshkova durante su discurso en el Congreso Mundial para el Año Internacional de la Mujer en Berlín, (20-24 de octubre de 1975).

El vestuario de Tereshkova llamaba mucho la atención: viajando por todo el mundo con todo tipo de comités, se vestía de una manera que las mujeres soviéticas no podían. Éstas, a su vez, comenzaron a escribir a Tereshkova en masa, pidiéndole consejos sobre cualquier cosa: desde cómo avanzar en la cola de los pisos hasta cómo hacer que su marido deje de beber. Las respuestas llegaban, pero en forma de falacias burocráticas como “su recurso ha sido remitido al Comité Ejecutivo de Distrito”.
Tereshkova no concede entrevistas francas y se sabe poco de su vida privada. Se divorció de su primer marido en 1982. Sólo lo comentó una vez: “En el trabajo – oro, en casa – déspota”. Se casó por segunda vez con el general de división del servicio médico Yuli Sháposhnikov.

Valentina Tereshkova, Presidenta del Presidium de la Unión de Sociedades Soviéticas para la Amistad y las Relaciones Culturales con el Extranjero, y M. Gilbert, Presidente-Ejecutivo de la Sociedad Francia-URSS, Moscú, 3 de noviembre de 1987

Valentina Tereshkova, Presidenta del Presidium de la Unión de Sociedades Soviéticas para la Amistad y las Relaciones Culturales con el Extranjero, y M. Gilbert, Presidente-Ejecutivo de la Sociedad Francia-URSS, Moscú, 3 de noviembre de 1987.

Desde 2015, la excosmonauta es miembro del grupo adjunto para la protección de los valores cristianos y dirige la fundación benéfica Memoria de las Generaciones. Tereshkova ha apoyado algunos proyectos legislativos, como el aumento de la edad de jubilación en 2018. En 2020, propuso una enmienda constitucional que eliminaría los límites al número de mandatos presidenciales. Esta enmienda fue aprobada posteriormente.

El presidente ruso, Vladímir Putin y la vicepresidenta del Comité de la Duma Estatal sobre Estructura Federal y Autonomía Local,  Valentina Tereshkova, el 24 de mayo de 2017.

El presidente ruso, Vladímir Putin y la vicepresidenta del Comité de la Duma Estatal sobre Estructura Federal y Autonomía Local, Valentina Tereshkova, el 24 de mayo de 2017.

Valentina Tereshkova cumplió 85 años el pasado 6 de marzo. Sigue siendo miembro activo de la Duma Estatal.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86319 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: