La historia del mundo en los cuadros de los artistas rusos

La brutal persecución de los primeros cristianos en el Imperio Romano, las atrocidades de los turcos en los Balcanes y la tragedia del levantamiento indio contra el dominio británico. Estos temas no podían dejar indiferentes a los artistas rusos.

Vasili Vereshchaguin. “Crucifixión por los romanos”, 1887 

Vasili Vereshchaguin

Muy extendida en el Imperio Romano, la crucifixión se consideraba una de las ejecuciones más crueles, dolorosas y vergonzosas del mundo antiguo. Unos 6.000 esclavos capturados por los romanos tras la derrota de la rebelión de Espartaco en el año 71 a.C. fueron crucificados en el camino de Capua a Roma. Jesucristo y sus apóstoles Andrés y Pedro fueron crucificados, lo que convierte a la cruz en un símbolo de la religión cristiana. 

Konstantín Flavitski. “Mártires cristianos en el Coliseo”, 1862.

Konstantín Flavitski/Museo Ruso

Los cristianos de los primeros siglos de la nueva era fueron perseguidos a gran escala por las autoridades hasta el año 313, cuando el Edicto de Milán emitido por los emperadores Constantino y Licinio legalizó su posición. El castigo más extendido para ellos, aparte de la crucifixión en la cruz, era la «damnatio ad bestias», cuando se conducía a personas indefensas al circo y se echaban a leones hambrientos.  

Henry Siemiradzki. “Luz del cristianismo (Antorchas de Nerón)”, 1882.

Henry Siemiradzki/Museo Nacional de Cracovia

El tema de la persecución de los primeros cristianos en el Imperio Romano fue continuado por el pintor ruso-polaco Henryk Siemiradzki. El cuadro representa la masacre de la comunidad cristiana romana por parte del emperador Nerón en el año 64. El devastador incendio destruyó gran parte de la Ciudad Eterna, y el gobernador trasladó la culpa del incidente a los cristianos.

Karl Briúllov. “El último día de Pompeya”, 1833.

Karl Briúllov/Museo Ruso

En el año 79, como consecuencia de una potente erupción del volcán Vesubio, varias ciudades cercanas quedaron sepultadas bajo una capa de ceniza de varios metros. Karl Briúllov representó los últimos momentos de la vida de Pompeya. Aunque la mayoría de los habitantes consiguieron huir de la ciudad antes de la catástrofe, miles de ellos se quedaron en sus calles para siempre.   

Vasili Surikov. “Primer Concilio Ecuménico de Nicea”, 1876.

Vasili Surikov/Museo Ruso

El Primer Concilio de Nicea, convocado por el emperador Constantino en el año 325, tuvo una enorme importancia en la historia del cristianismo. Elaboró y confirmó el Credo en el que se declaraba a Dios Hijo encarnado, sin orígenes y en una sola esencia con el Padre. Además, se consagró la separación definitiva del judaísmo, se reconoció el domingo como día libre en lugar del sábado y se condenó el arrianismo y otras herejías. 

Karl Briúllov. “La invasión de Roma por Genserico”, 1836.

Karl Briúllov/Galería Tretiakov

En el año 455, al final del Imperio Romano de Occidente, la «ciudad eterna» fue tomada sin lucha por la tribu de los vándalos, comandados por el rey Genserico. Tras dos semanas de saqueo, los barcos se llenaron de oro, plata, joyas, estatuas, muebles y cientos de cautivos para ser vendidos como esclavos. Es con el nombre de los vándalos que, desde la época de la Revolución Francesa, la gente empezó a asociar la destrucción gratuita de bienes culturales (aunque en realidad los exportaban en lugar de destruirlos). Sin embargo, la palabra «vandalismo» está bien arraigada en muchas lenguas del mundo.

Karl Briúllov. “Muerte de Inés de Castro”, 1834.

Karl Briúllov/Museo Ruso

Inés de Castro era la favorita del hijo de Alfonso IV, el infante Don Pedro de Portugal. Mantuvo una relación con él tanto en vida de su legítima esposa Constança Manuel como después de su muerte. A pesar de las exigencias de su padre, el viudo Pedro se negó rotundamente a volver a casarse y Alfonso IV, preocupado por el destino de la dinastía, decidió eliminar el obstáculo. Según la leyenda, ilustrada por Briúllov, fueron sus hijos no nacidos los que salvaron a Inés de una muerte segura mediante una súplica. Sin embargo, el 7 de enero de 1355 fue decapitada. Esto enfureció a Pedro y provocó el estallido de una guerra civil que duró varios años en Portugal. 

Valeri Jacobi. “El noveno de Termidor”, 1864. 

Valeri Jakobi/Galería Tretiakov

Uno de los hombres más poderosos del gobierno de la Primera República Francesa, el instigador del Gran Terror, Maximilien Robespierre, fue arrestado el 27 de julio de 1794 (el 9 de Termidor II según el calendario revolucionario francés) como resultado de una división en el gobierno. En este cuadro, Valérie Jacobi pintó una imagen de Robespierre herido (con la mandíbula partida en dos por un disparo de pistola) burlándose de los conspiradores triunfantes, mientras sus compañeros de armas se colocaban alrededor de una ventana. Al día siguiente, todos los detenidos fueron guillotinados en la Plaza de la Revolución de París.  

Vasili Vereshchaguin. “Ejecución por cañón en la India británica”, 1884.

Vasili Vereshchaguin

En 1857 comenzó en la India una gran rebelión contra la política colonial británica. Comenzó con los sipai, soldados mercenarios reclutados entre la población local. También se convirtieron en la principal fuerza de ataque de los rebeldes. Tras dos años de resistencia, las fuerzas británicas lograron una convincente victoria al someter a los rebeldes a una brutal ejecución conocida como Viento del Diablo. Los condenados eran atados a barriles de cañón y luego se les disparaba con balas de cañón o salvas de pólvora, despedazando los cuerpos de las víctimas.    

Konstantín Mákovski. “Mártires búlgaros”, 1877.

Konstantín Mákovski/Museo Nacional de Arte de Bielorrusia

Este cuadro de Konstantín Mákovski está dedicado a los trágicos acontecimientos del Levantamiento de Abril de 1876 en Bulgaria, que fue cruelmente reprimido por el ejército turco, y las tropas irregulares – Bashibuzuk, reclutadas principalmente en Albania, están representadas en el lienzo. La obra del artista evocó fuertes sentimientos en la sociedad rusa e incluso hizo llorar al zar Alejandro II. Las atrocidades turcas en los Balcanes fueron una de las principales razones por las que Rusia entró en guerra contra el Imperio Otomano en 1877, uno de cuyos resultados fue la restauración de la estatalidad búlgara.

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86319 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Trackback / Pingback

  1. LA HISTORIA DEL MUNDO EN LOS CUADROS DE LOS ARTISTAS RUSOS – CULTURA Y RESISTENCIA

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: