“La Carretera de la Vida”, que salvó a Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial

Cientos de camiones llevaron alimentos a la hambrienta ciudad a través del hielo del lago Ladoga sin interrupción. Para muchos de ellos fue su último viaje.

El 8 de septiembre de 1941 las tropas del Grupo de Ejércitos Norte capturaron la ciudad de Schlisselburg en la orilla del lago Ladoga, cercando por tierra la segunda ciudad más grande de la Unión Soviética. Alrededor de medio millón de soldados soviéticos, casi todas las fuerzas navales de la Flota del Báltico y hasta tres millones de civiles quedaron atrapados en la ciudad cercada de Leningrado.

El lago Ladoga “La Carretera de la Vida”

El lago Ladoga “La Carretera de la Vida”

La única carretera que ahora conectaba Leningrado con el “continente” era la del lago Ladoga. En verano se empezó a evacuar a la gente de la ciudad por ella, y después de establecer el bloqueo, se utilizó para la entrega de alimentos.

En aquel momento la flotilla de guerra Ladoga dominaba las aguas del lago, y el peligro para los convoyes provenía de los aviones y la artillería que el enemigo tenía montada en la orilla. A pesar de los ataques sistemáticos de la Luftwaffe, los marineros consiguieron organizar el abastecimiento constante de la ciudad, y también tender en el fondo del Ladoga varios cables telefónicos y telegráficos.

Sobre hielo fino

Con la llegada del frío, las autoridades de la ciudad y el mando militar soviético comenzaron a pensar en cómo se llevaría a cabo la comunicación a través del lago Ladoga en invierno. Esta era la cuestión más importante para la ya hambrienta Leningrado, ya que los aviones por sí solos no habrían podido hacer frente al abastecimiento de una metrópolis tan grande.

Entrega de suministros a Leningrado sobre el hielo del lago Ladoga durante la Gran Guerra Patria.

Entrega de suministros a Leningrado sobre el hielo del lago Ladoga durante la Gran Guerra Patria.

En noviembre, equipos de hidrógrafos y exploradores empezaron a salir al hielo, todavía fino (10 cm), para definir los contornos de la futura ruta, que pronto se conoció como la “Carretera de la Vida”. A primera hora de la mañana del 17 de noviembre, un grupo de soldados del 88º batallón de construcción de puentes partió en dirección a la costa oriental. Tuvieron que caminar 30 km, marcando su camino con señales.

“El polvo nevado cegaba los ojos, un viento huracanado quemaba la cara, hacía caer a la gente”, escribió el teniente general de las fuerzas técnicas Zajar Kondratiev, que estuvo al frente de la Administración Principal del Servicio de Transportes y Carreteras durante la guerra, y describió un duro camino del grupo de reconocimiento: “El reconocimiento se alejaba cada vez más de la costa. En su camino perforaron agujeros, midieron el grosor del hielo y establecieron puntos de referencia. El peligro acechaba a cada paso… El hielo se resquebrajaba peligrosamente. En el quinto-sexto kilómetro de la orilla, el viento aumentó hasta convertirse en un vendaval. Hubo una ventisca. El hielo se hizo más fino, aparecieron las primeras grietas. Los soldados se ataron con cuerdas. Fuimos encadenados, observando los intervalos. Todos vigilaban de cerca a su compañero y en caso de problemas estaban preparados para acudir al rescate”. 

Los familiares llevan al cementerio a un hombre de Leningrado que murió de hambre.

Los familiares llevan al cementerio a un hombre de Leningrado que murió de hambre.

El grupo fue localizado por los observadores enemigos, tras lo cual la artillería alemana abrió fuego contra ellos. Algunos soldados cayeron en los cráteres y fueron sacados por sus compañeros de armas. Al día siguiente, congelados, hambrientos y con las últimas fuerzas agotadas, los exploradores llegaron a la orilla opuesta. Sin embargo, la tarea se completó: la ruta fue probada e inspeccionada.

A la ayuda de los asediados

Sin perder tiempo en la “Carretera de la Vida”, o como se llamaba oficialmente – la Carretera Militar nº 101, un vehículo tirado por caballos que transportaba suministros se dirigió hacia Leningrado. La peligrosa ruta fue seguida por camiones.

Feofán Lagunov

Feofán Lagunov.

El teniente general Feofán Lagunov, que en aquel momento era el jefe de la retaguardia del frente de Leningrado y que llegó a ser el organizador de la famosa “Carretera”, participó en la primera entrega. “El coche se hundió en el frágil hielo”, recordó el comandante militar: “Se hundió. Las grietas radiantes se dispersaron bajo las ruedas de vez en cuando en diferentes direcciones. Hubo un sonido característico, que recordaba al desgarro de la goma. El hielo vidrioso revelaba las oscuras profundidades del fondo y las burbujas de aire que escapaban de las ruedas. El coche tenía que ser conducido con mucho cuidado. En cuanto levantaba el pie del pedal o reducía un poco la velocidad, las ruedas traseras empezaban a patinar. 

Con el tiempo, el hielo se hizo más fuerte y el volumen de tráfico aumentó invariablemente. Sin embargo, en las primeras semanas, decenas de camiones se hundieron, a pesar de que circulaban por tramos considerados bastante fiables. Los científicos de Leningrado determinaron que los estallidos de hielo estaban causados por oscilaciones de resonancia, que se producían cuando la velocidad del vehículo coincidía con la velocidad de la ola bajo el hielo. Para evitar tragedias, se elaboraron normas especiales para la ruta y se propusieron recomendaciones sobre la velocidad y la separación de los vehículos.

Una empresa masiva

Los barcos transportan los productos a través del lago Ladoga hasta Leningrado

Los barcos transportan los productos a través del lago Ladoga hasta Leningrado.

Para garantizar que las toneladas de alimentos pudieran llegar a Leningrado de forma ininterrumpida, se creó una enorme infraestructura en torno a la Carretera de la Vida. “Los bosques, que en algunos lugares rozan el lago, bullían de voces, de hachas que repiqueteaban y de sierras que sonaban”, señaló Kondratiev: “Se construyeron caminos de acceso, se cortó madera para los suministros, se construyeron almacenes y bases, varios edificios para la calefacción, la alimentación y los puntos de ayuda médica y técnica. Preparamos señales de tráfico, hitos, tableros portátiles y puentes en caso de grietas en el hielo. Se equiparon talleres de reparación de vehículos, estaciones de telégrafo y teléfono, y se preparó el equipo de camuflaje. En la orilla oriental del lago se realizaron obras similares”.

Más de 300 agentes, en su mayoría mujeres, se situaron a lo largo de la “Carretera de la Vida, vestidos todos de blanco con banderas y antorchas. Estos “ángeles blancos”-como se les llamó entonces- eran claramente visibles no sólo para los conductores soviéticos, sino también para los francotiradores y pilotos enemigos.

Dos divisiones de tropas internas del NKVD se dedicaron a la protección de la ruta más importante, el cielo fue protegido por varios regimientos de aviación de combate y baterías de pequeños cañones antiaéreos llevados al hielo. La búsqueda de los saboteadores enemigos se llevó a cabo mediante boyas, pequeños yates con patines que llevaban artilleros a bordo. La protección contra los merodeadores en las paradas de transporte y en las bases de carga y descarga corrió a cargo de las fuerzas de la milicia de Leningrado.

Ayuda a Leningrado 

Sorprendentemente, las mercancías no sólo se enviaron a la exhausta Leningrado, sino también desde allí. Algunas instalaciones y especialistas de la planta de Kirov no fueron evacuados a los Urales y siguieron produciendo tanques pesados KV literalmente en el frente. Como el enemigo mantenía la ciudad fuertemente sitiada, pero no hizo ningún intento serio de asaltarla, fueron enviados a otras partes del frente soviético-alemán.

A los monstruos de acero, que pesan entre 40 y 50 toneladas, se les quitó la torreta para reducir la presión sobre el hielo y fueron remolcados en trineos. Además, el Ejército Rojo recibió morteros y piezas de artillería de la ciudad sitiada de Leningrado, que había participado en la batalla por Moscú.

El teniente general Andréi Kozlov recordaba: “El 22 y 23 de abril de 1942 unos 11.000 soldados con armas fueron transportados a través de Ladoga a la orilla oriental – refuerzo para el 54º Ejército. Sólo la mitad del camino se hizo en coche, la otra mitad fue a pie en agua helada”.

Destruir a toda costa

Para los alemanes, el Camino de la Vida era un hueso en la garganta. Dificultó seriamente su plan de matar de hambre a la ciudad, y fue atacada regularmente por la aviación y la artillería. El enemigo no atacó objetivos individuales, sino que atacó zonas en un intento de romper el hielo. 

Reunión de combatientes de los frentes Voljov y Leningrado

Reunión de combatientes de los frentes Voljov y Leningrado.

Los agujeros de hielo resultantes, cubiertos por una costra de hielo y ligeramente cubiertos de nieve, eran casi invisibles y, por lo tanto, mortales para los conductores, especialmente por la noche, cuando se producía el flujo principal de tráfico. En este caso, los mismos perforadores que habían inspeccionado cuidadosamente la ruta solían ayudar.

En la primavera de 1942, cuando se restableció la navegación, la flotilla de guerra Ladoga volvió a aparecer en el lago. Este año tuvo más enemigos: además de la aviación, los marinos soviéticos tuvieron que resistir a destacamentos de torpederos alemanes e italianos, que operaban desde la base naval finlandesa de Lahdenpohja. Además, se formó una «flotilla de transbordadores» de barcazas de desembarco Siebel.

El enemigo, sin embargo, no consiguió cambiar la situación en el lago Ladoga a su favor. Tampoco pudo evitar que se creara en mayo-junio de 1942 una tubería con combustible que iba por el fondo del lago.

El 22 de octubre, los alemanes y sus aliados intentaron capturar la pequeña isla de Suho, con un faro, una batería de artillería y una guarnición de 90 hombres. Las fuerzas atacantes contaban con más de cien hombres en 15 barcazas de desembarco apoyadas por botes. El mando soviético en Leningrado envió inmediatamente refuerzos a la isla, pero al final no fueron necesarios: la fuerza aérea había resuelto el problema.

«No más de 30 minutos después, cientos de aviones de guerra sobrevolaban el lago desde detrás del bosque a baja altura sobre nuestras cabezas…». – El capitán Gueorgui Somov, del servicio médico, recordaba: «Como supimos después, el comando llevó al aire casi toda la aviación de la flota del Báltico y parte de la aviación de los frentes de Leningrado y Voljov. Para los hitlerianos se desató el infierno. En pocos minutos perdieron la mayoría de sus embarcaciones de desembarco y botes. Los barcos de la flotilla que se acercaban acabaron con los que quedaban a flote. En esta batalla la flotilla militar fascista en el lago Ladoga fue completamente derrotada y desde entonces los barcos enemigos no nos molestaron”. 

En enero de 1943, las fuerzas soviéticas rompieron el bloqueo de Leningrado, y los suministros de alimentos comenzaron a llegar a la ciudad principalmente por tren. Durante los dos inviernos en los que la famosa ruta estuvo en funcionamiento, se entregaron más de un millón de cargamentos a la hambrienta ciudad, y alrededor de un millón y medio de civiles fueron evacuados a “tierra firme”.

Más de 300 vehículos se hundieron bajo el hielo durante este tiempo, y no se puede contar con exactitud el número de soldados, marineros, personal de seguridad y funcionarios que dieron su vida para mantener la Carretera de la Vida abierta y en funcionamiento. 

RBTH

About ELCOMUNISTA.NET (86338 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: